eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Comienza una nueva ronda de diálogo político sobre el conflicto sirio en Ginebra

- PUBLICIDAD -
Comienza una nueva ronda de diálogo político sobre el conflicto sirio en Ginebra

Comienza una nueva ronda de diálogo político sobre el conflicto sirio en Ginebra

La séptima ronda de negociación política sobre el conflicto sirio comenzó hoy en Ginebra con la llegada al Palacio de la ONU del jefe de la delegación gubernamental, Bachar Yafari, mientras la calma prevalece en el sur del país gracias al segundo día de tregua acordado entre EEUU, Rusia y Jordania.

El enviado especial de la ONU para este proceso de diálogo, Staffan de Mistura, comenzó su ronda de contactos con el representante del régimen de Bachar al Asad, como es habitual.

Se espera que durante la jornada de hoy De Mistura se encuentre también con los representantes de la principal alianza opositora, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), aunque aún no se sabe si también se entrevistará con los otros dos grupos opositores, la Plataforma de Moscú y la Plataforma de El Cairo.

Estos dos últimos grupos son tolerados por el régimen, por lo que la CSN recela de su independencia y no quiere que se integren en sus filas, a pesar de los repetidos llamamientos del mediador, que insiste que su trabajo sería mucho más fácil si solo tuviera que lidiar con dos delegaciones.

Esta previsto que esta tarde De Mistura ofrezca una rueda de prensa en la que delineará los pasos que pretende dar en esta séptima ronda de negociaciones que lidera él como mediador.

Los anteriores intentos de dos otros enviados especiales de la ONU no surgieron los frutos esperados.

El proceso comienza con matizadas expectativas, dado que si bien la ONU ensalza el diálogo técnico que mantiene con las partes enfrentadas, el proceso puede verse lastrado por el hecho que los países garantes del alto el fuego no hayan logrado concretar la implementación de las zonas de distensión.

Tal y como ha ocurrido en los últimos seis meses, el enviado especial de la ONU para Siria convocó la nueva ronda de negociación política justo después del encuentro de Astaná, donde se lleva a cabo el proceso de profundización del alto el fuego que supuestamente está en vigor en Siria desde el 30 de diciembre de 2016.

Ese encuentro fue interpretado por muchos como un fracaso porque los países garantes -Irán y Rusia, valedores del régimen sirio, y Turquía, adalid de la oposición- no lograron concretar cómo implementar las llamadas "zonas de distensión", cuatro regiones donde habría un total cese de las hostilidades.

El acuerdo de los tres garantes prevé la creación de cuatro zonas de distensión que se ubicarán en la provincia de Idleb, al norte de la ciudad de Homs, en Guta Oriental (provincia de Damasco) y en el sur del país.

Precisamente, los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, Vladimir Putin, acordaron el pasado viernes en el marco del G20 establecer un alto el fuego en el suroeste de Siria que entró en vigor al mediodía de ayer.

La creación de esta última "zona de reducción de la tensión" en el suroeste de Siria puede facilitar la entrada de ayuda humanitaria y hacer posible la instauración de una tregua duradera en esa zona de Siria, según sus garantes.

Sin embargo, en la reunión de Astaná, los garantes no lograron concretar su delimitación geográfica y los mecanismos para garantizar su funcionamiento, que incluyen el despliegue de fuerzas para supervisar el cumplimiento del alto el fuego, algo que debía haber sido establecido el pasado 4 de junio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha