eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Concierto Vasco, apoyado por los clásicos, cuestionado por los nuevos

- PUBLICIDAD -
El Concierto Vasco, apoyado por los clásicos, cuestionado por los nuevos

El Concierto Vasco, apoyado por los clásicos, cuestionado por los nuevos

El Concierto Económico Vasco ha estado este año en el centro de la polémica al ser cuestionado por los nuevos partidos como Ciudadanos y Podemos, y también UPyD, mientras que los grandes y clásicos como PNV, PSE y PP lo han defendido a capa y espada.

La crisis que ha llevado al límite la financiación de las autonomías españolas ha provocado que varios dirigentes políticos pusieran sus ojos en el Concierto, la ley que da la autonomía fiscal a Euskadi, y el Cupo, la cantidad que paga cada año el País Vasco al Estado por las competencias no transferidas, como defensa y asuntos exteriores.

Sobre todo, en el Cupo, que se fija cada año y que, como toda cantidad, es susceptible de "regateo"; de hecho, los gobiernos central y vasco no se han puesto de acuerdo desde 2007 en cuánto tiene que pagar Euskadi, aunque el mantener estas diferencias -que suman ya más de mil millones- no ha provocado ninguna crisis política.

Entre los grandes partidos no hay dudas, e incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado partidario de "no abrir" el debate sobre el Concierto, una posición que el PP vasco respalda sin fisuras. La semana pasada lo repitió el ministro de Economía, Luis de Guindos, al decir que se equivoca quien cuestione el Concierto.

El PNV, que gobierna en Euskadi, saltó como un resorte ante el cuestionamiento del Concierto, y avisó de que es la piedra angular del autogobierno vasco. "No vamos a permitir una modificación unilateral del Concierto; es una línea roja que no vamos a admitir que se traspase", advirtió el lehendakari, Iñigo Urkullu.

En el PSOE, que no entre los socialistas vascos, sí hubo reticencias entre los "barones", como las de la andaluza Susana Díaz o el valenciano Ximo Puig. Como admitió Patxi López, "algunos líderes socialistas no han estado muy finos, pero hay que entender que la situación financiera de algunas comunidades es dramática".

Las críticas callaron cuando el secretario general, Pedro Sánchez, zanjó el debate señalando que el PSOE no cuestiona "elementos singulares que nosotros contribuimos a construir y reconocer", como el Concierto y el Cupo.

Tras saltar la polémica, las instituciones vascas, con el Parlamento a la cabeza y el respaldo de estos tres grandes, PNV, PSE y PP, han aprobado varias declaraciones de defensa del Concierto. Todas ellas han contado con la abstención de la otra gran fuerza en Euskadi, la izquierda abertzale.

Como explicó el parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno, su formación defiende el Concierto Económico, pero lo que quiere es la "soberanía plena".

Si los partidos clásicos respaldan el Concierto, entre los emergentes hay más dudas, sobre todo, en Ciudadanos. Su presidente, Albert Rivera, llegó a decir en abril que suprimiría el Concierto "progresivamente", aunque en su programa se limita a defender una reforma federal de la financiación autonómica. Lo que sí ha propuesto es que Euskadi pague un 25 o un 30 por ciento más al Estado.

En Podemos también hay dudas: el mismo Consejo Ciudadano de Euskadi, cuando lo dirigía Roberto Uriarte, admitió "la falta de sintonía y de claridad de algunos posicionamientos de miembros de Podemos sobre cuestiones vascas, como el Concierto económico".

Uriarte apostaba por el Concierto, aunque "mejorado", y tras su salida, el cabeza de lista de Podemos por Bizkaia en las próximas elecciones generales, Eduardo Maura, ha defendido el Concierto como una "herramienta solidaria y de mutuo beneficio".

El único voto claramente en contra en Euskadi es el de UPyD. Según su parlamentario vasco, Gorka Maneiro, el Concierto es un sistema "anacrónico", que "blinda la desigualdad" entre comunidades autónomas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha