eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Condenado a 13 años tras reconocer que mató a su mujer por celos en Marchena

- PUBLICIDAD -

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 13 años de cárcel a José María Moreno Cascajosa, de 52 años, que en el juicio reconoció que mató a su mujer por celos en la vivienda de ambos de Marchena (Sevilla), poco después de dejar de vivir juntos y cuando ella fue a prepararle la comida, lo que hacía a diario.

En una sentencia de la sección cuarta de la Audiencia, notificada hoy y a la que ha tenido acceso Efe, se condena al marido, con el que la víctima no había iniciado aún los trámites de la separación judicial, por un delito de homicidio con la agravante de parentesco cometido el 14 de noviembre de 2015.

Tras el veredicto unánime del jurado popular, emitido hace siete días, la Audiencia también condena al hombre a pagar una indemnización de 175.000 euros a cada uno de los dos hijos en común que tenían, de 19 y 11 años.

Además, el condenado, que estaba "tranquilo" tras la agresión, según los vecinos y policías que fueron a la casa, deberá pagar a los padres de la víctima, Eva María P.D., de 42 años, 60.000 euros a cada uno de ellos.

En la sentencia, la magistrada Margarita Barros recuerda que todas las partes personadas en el proceso -Fiscalía, Junta de Andalucía, acusación particular y la defensa del acusado- coincidieron en pedir 13 años de prisión por un delito de homicidio, cuya pena máxima es de 15 años.

La condena impuesta, explica la juez, "se encuentra dentro de la mitad superior de la pena señalada en abstracto para el delito de homicidio en el artículo 138 del Código Penal, que va de 10 a 15 años de prisión".

"Y dentro de dicha mitad superior, se fija en la concreta extensión de 13 años de prisión, ligeramente por encima de la mitad", matiza la presidenta del tribunal.

En la sentencia, que es recurrible, la juez recuerda que el acusado admitió los hechos y que confesó el crimen a los vecinos, a los que dijo que su mujer, que había iniciado una relación con otro hombre, "era lo que más quería".

"Si no es para mí, no es para nadie", le dijo a los vecinos.

Antes de la agresión mortal, la pareja discutió porque él le pedía una explicación de por qué ella había dejado la casa, luego él le dio varios golpes en la cabeza con la mano abierta y después cogió un cuchillo con el que se había preparado un bocadillo y se lo clavó en el pecho con intención de matarla, según declaró el condenado.

"No estaba en mi juicio" y "tenía la cabeza que me iba a explotar", dijo el acusado en el juicio antes de admitir que conocía la nueva relación sentimental de su mujer.

Tras matar a su mujer, de lo que en el juicio aseguró que se arrepentía, afirmó que se clavó el cuchillo en el tórax, lo que le hizo sangrar pero no le impedía moverse ni hablar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha