eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Detenido en España a un ex sicario de los servicios secretos de la extinta Yugoslavia

Un intento de asesinato por el que fue condenado a 15 años de cárcel sirvió para hacer una película titulada 'The Hitman Yugoslava'

- PUBLICIDAD -

El Servicio de Información de la Guardia Civil detuvo el pasado 9 de noviembre en Burgos a un ciudadano croata de 72 años llamado Vinko Sindicic sobre el que pesaba una orden de búsqueda y detención tramitada por la Interpol. Se trata de un ex sicario de los servicios secretos de la extinta Yugoslavia que actualmente colaboraba con las autoridades alemanas. Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, en el momento de su arresto pidió que avisasen a la embajada de Alemania en España.

Se encontraba acompañado de una mujer italiana y portaba una Carta de Identidad de Italia a su nombre así como un pasaporte croata. Al día siguiente de su detención fue puesto a disposición de la Audiencia Nacional y posteriormente ingresó en la cárcel madrileña de Soto de Real donde se encuentra actualmente.

Las fuentes consultadas indican que Sindicic fue agente de los servicios secretos del Partido Comunista de la extinta Yugoslavia, durante el mandato del Mariscal Tito, funciones que siguió ejerciendo tras la muerte del líder yugoslavo en 1980.

UNA DOCENA DE ASESINATOS

Al detenido en España se le ha vinculado con una docena de asesinatos en todo el mundo entre 1970 y 1988. Precisamente en el expediente de antecedentes de Interpol consta sobre Sindicic una requisitoria por Falso Testimonio cometido en Munich (Alemania) durante un juicio en el que se identificó como agente de los servicios secretos alemanes.

Se trata del juicio por el conocido como 'caso Perkovic' llamado así por Josep Perkovic, principal sospechoso junto a Zdravko Mustac del asesinato de Stephen Djurenkovic, un emigrante croata afincado en Alemania. Por estos hechos Vinko Sincidic estaba inicialmente acusado por complicidad en el asesinato, aunque posteriormente se convirtió en un testigo clave para el esclarecimiento del caso.

No fue hasta septiembre de 2014 cuando Croacia aceptó extraditar a Alemania a Perkovic y a Mustac, pero Vinko Sindicic se negó a comparecer ante el tribunal alegando que su seguridad personal está en peligro. En fechas recientes, se había llegado un acuerdo para que Vinko Sindicic declarase, bajo la condición de que los jueces germanos se desplazasen en el mes de diciembre de este año a la localidad de Monza (Italia), lugar que Vinko Sindicic consideraba seguro para realizar su declaración en este caso.

Los argumentos que alegó Sindicic para no acudir a declarar sirvieron a las autoridades croatas para abrir un proceso contra él por falso testimonio, razón por la que ahora ha sido detenido. Le reclamaba el Tribunal de Rijeka (Croacia). La Embajada de Croacia en Madrid ya está en contacto con las autoridades competentes en España.

A Sindicic también se le vinculó con el asesinato de Stephen Sevo, cometido en 1972. Además fueron asesinadas la mujer y la hijastra de Sevo, un activista político croata, que residía en Alemania y que pertenecía al Movimiento por el Estado de Croacia. Sindicic fue acusado por Alemania e Italia por estos hechos, pero no fue condenado. También se le atribuyó el asesinato Bruno Busic cometido en 1978. Fue juzgado y absuelto en Zagreb (Croacia) en el año 2000.

En 1988 fue condenado a 15 años de prisión por el intento de asesinato en Escocia de un emigrante croata, también activista político llamado Nikola Stedul. De esta condena cumplió 8 años en prisión. En relación a este suceso se filmó en 1994 una película titulada 'The Hitman Yugoslava'. Cuando salió de prisión, regresó a Croacia, donde intentaron juzgarle sin éxito.

DESCUBRÍA A OTROS AGENTES

Las fuentes consultadas apuntan a que el ahora detenido gozaba de una posible protección por parte de las autoridades alemanas con las que estaría colaborando para descubrir a otros agentes de países de la antigua Yugoslavia.

En el momento de su detención advirtió a los agentes de la Guardia Civil del riesgo que corría si fuese entregado a las autoridades croatas. También pidió que su arresto fuese comunicado al personal de la embajada alemana en España ya que se significaba como un "importante colaborador" de las autoridades alemanas.

Además de los hechos mencionados, se le atribuyen secuestros de otros croatas en Suecia y conexión como colaborador o autor de asesinatos en Alemania. Siempre según las mismas fuentes Sindicic ejercía una violencia inusual sobre las personas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha