eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernández encabeza la última inauguración del año legislativo de su mandato

- PUBLICIDAD -
Fernández encabeza la última inauguración del año legislativo de su mandato

Fernández encabeza la última inauguración del año legislativo de su mandato

La presidenta argentina, Cristina Fernández, inaugurará este domingo un nuevo período de sesiones ordinarias en el Parlamento y entrará simbólicamente en la recta final de su mandato, marcada por la muerte del fiscal Alberto Nisman y los conflictos entre el Ejecutivo y la Justicia.

Como es tradicional cada 1 de marzo, la mandataria abrirá el año legislativo con un discurso, previsto para alrededor del mediodía local (15.00 GMT), en el que hará balance de su gestión ante el pleno de las dos cámaras y anuncios para el resto del año.

La ceremonia contará con la presencia de gobernadores, ministros, diplomáticos, jueces e invitados especiales y se convertirá en su primera comparecencia pública después de que la Justicia decidiese desestimar la polémica denuncia en su contra por presunto encubrimiento a terroristas presentada por el fiscal Nisman cuatro días antes de morir.

Será la octava y última vez consecutiva que Fernández, como jefa de Estado, concurra al Congreso para iniciar el año legislativo, ya que su segundo mandato concluirá a finales de este año.

El kirchnerismo, debilitado en el comienzo de este 2015 electoral, buscará además mostrar su fuerza en las calles de la capital argentina con una movilización de militantes que se prevé multitudinaria.

Los simpatizantes del oficialismo están llamados a concentrarse mañana frente a la Casa Rosada, en la emblemática Plaza de Mayo, aunque la movilización afectará previsiblemente también a la zona del Congreso y las céntricas calles que lo conectan con la sede del Ejecutivo.

La convocatoria busca escenificar el respaldo popular a Fernández, que se ha enfrentado en los últimos dos meses a uno de los momentos más complicados de su vida política.

La muerte aún no esclarecida del fiscal Alberto Nisman, el pasado 18 de enero, se convirtió en un escándalo político que ha profundizado la polarización en la sociedad argentina.

Además, el caso Nisman ha aumentado la brecha entre el Gobierno y la oposición y avivado el enfrentamiento con el Poder Judicial, que tiene en la mira a varios altos cargos del Gobierno, incluida la propia Fernández, en una causa que investiga presuntas irregularidades financieras en una empresa hotelera de la que es accionista.

Otro de los grandes afectados por las investigaciones judiciales, el vicepresidente Amado Boudou, procesado en dos causas por presunta falsificación de documentos y corrupción, no estará presente en la ceremonia ya que representará a Argentina en la ceremonia de investidura del nuevo presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

Pese a todo, el Gobierno de Fernández recibió un balón de oxígeno el pasado jueves, cuando el juez Daniel Rafecas decidió desestimar la denuncia por presunto encubrimiento a terroristas iraníes presentada cuatro días antes de morir por Nisman, fiscal encargado de investigar el atentado contra la mutualista judía AMIA, que causó 85 muertos en 1994.

No obstante, el dictamen del juez aún puede ser apelado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha