eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno en Trípoli expresa su descontento con León y pide a la ONU el relevo

- PUBLICIDAD -
El Gobierno en Trípoli expresa su descontento con León y pide a la ONU el relevo

El Gobierno en Trípoli expresa su descontento con León y pide a la ONU el relevo

Jalifa al Gauil, el jefe del gobierno libio con sede en Trípoli no reconocido internacionalmente, expresó hoy su "profundo descontento" con la postura y la manera de trabajo del enviado especial de la ONU para Libia, Bernardino León, y pidió a la secretaria general "un cambio".

En un comunicado difundido a través de su página web, el jefe del llamado Gobierno de Salvación Nacional (Trípoli), acusó al diplomático español de violar los tratados internacionales y de ampliar la brecha entre los dos Ejecutivos rivales con su decisión de negociar con las milicias a su espalda.

"Todo lo que León quiere hacer ha quedado claro. Estas conversaciones han complicado más la situación y ampliado la brecha ente las dos partes del diálogo", precisó.

Por ello, exigió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que "intervenga de forma urgente" para revertir las estrategias políticas emprendidas por León.

Esta misma semana, el presidente del Congreso Nacional General (CNG), el parlamento no reconocido de Trípoli, Nuri Abu Sahmain, ya se sumó a las críticas y amenazó con emprender acciones legales contra el enviado español si este proseguía sus contactos unilaterales con líderes militares de su zona de control.

En una carta enviada a la misión de Naciones Unidas para Libia (UNSMIL), Sahmain recriminaba a León que mientras él enviaba a su representantes políticos a Estambul la semana pasada, descubrió que la ONU preparaba, sin consultarle, encuentros con "líderes de grupos revolucionaros" en Trípoli, Misrata, Zintán y Zawya.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la violencia diaria, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde y contribuyera militarmente a la caída régimen dictatorial del coronel Muamar el Gadafi.

Desde entonces, el país está dividido, con un gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de los recursos naturales apoyados por exmiembros del antiguo régimen gadafista, islamistas, líderes tribales y señores de la guerra que trafican con armas, drogas y personas.

De la división se benefician grupos yihadistas afines al Estado Islámico y a Al Qaeda en el Magreb Islámico, que en los últimos meses han ampliado su poder e influencia en el país, donde no cesan los combates.

Bernardino León firmó este verano un acuerdo para la formación de un Gobierno de unidad nacional con el Ejecutivo de Tobruk en el que participaron algunas milicias del oeste, pero que fue rechazado por el Ejecutivo de Trípoli.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha