eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Guterres señala a Iberoamérica como ejemplo democrático en el mundo

- PUBLICIDAD -
António Guterres aspira a liderar una ONU que hable "más alto y más claro"

António Guterres aspira a liderar una ONU que hable "más alto y más claro"

El candidato a la secretaría general de la ONU António Guterres afirmó que las transiciones políticas en América Latina, España y Portugal dieron "un decisivo impulso a la democracia en el mundo" y las consideró un ejemplo.

"Esta contribución que Iberoamérica dio al mundo moderno es algo que importa que la ONU le sepa dar valor", subrayó el político portugués en una entrevista con Efe, inmerso en una campaña para recabar apoyos a su candidatura para sustituir al frente de Naciones Unidas a Ban Ki-Moon, quien abandona el cargo a final de año tras expirar su segundo mandato.

Guterres situó estas transiciones que pusieron fin a diferentes dictaduras como un "primer movimiento" que acabó de consolidarse con la caída del Muro de Berlín, y permitieron que hoy haya "muchas más democracias en el mundo que hace medio siglo".

También destacó especialmente a América Latina por tratarse de "un continente de paz, donde los Derechos Humanos son en esencia respetados y que tuvo éxitos importantes tanto a nivel de los Objetivos del Milenio como por su desarrollo económico" en las últimas décadas.

Sobre los desafíos que afronta la región, como la crisis política en países como Brasil y Venezuela o la desaceleración económica, Guterres se mostró confiado en "la enorme capacidad del continente para resolver sus problemas", tal y como ya probó en el pasado.

El antiguo primer ministro luso declinó pronunciarse abiertamente sobre sus opciones para ser elegido secretario general de la ONU, una decisión que debe ser tomada por los países miembros.

"Creo que la cosas hasta ahora han ido bien, pero no me compete a mí hablar", aseguró Guterres, quien recordó que tiene "muchos amigos en el continente americano" después de participar en seis cumbres iberoamericanas e incidió en que si es finalmente escogido, mantendrá "una relación extremadamente positiva" con América Latina.

También destacó su relación de hermandad con España desde su niñez, ya que su familia vivía en una zona fronteriza, y recalcó que recuerda con especial orgullo los avances bilaterales conseguidos en el período en que ocupó la Jefatura del Ejecutivo luso (1995-2002).

"Cuando estuve en el Gobierno tuvimos un período de oro en las relaciones entre los dos países", defendió Guterres, quien citó acuerdos en materia de cuencas hidrográficas, de infraestructuras e incluso a nivel de la UE para negociar los fondos de cohesión.

En Portugal se insiste en que uno de sus mayores obstáculos para convertirse en secretario general de la ONU es el interés en que por primera vez se nombre a una mujer para el cargo.

Por el momento, de las nueve candidaturas oficiales confirmadas, cinco son hombres y cuatro mujeres, la mayoría procedente de países de Europa del Este (seis).

Preguntado al respecto, Guterres se limitó a señalar que nada puede hacer en ese sentido, más allá de recalcar su "compromiso firme" en transformar la igualdad de género en una prioridad.

De hecho, abogó por impulsar una mayor paridad a nivel de alta dirección en el seno de la ONU y recordó que en el pasado ya implementó cuotas dentro del Partido Socialista para fomentar la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en la formación.

Guterres resaltó que el proceso de selección para el cargo de secretario general de Naciones Unidas es más transparente que en el pasado, lo que consideró "una señal" positiva.

La decisión final será tomada por la Asamblea General de la ONU -compuesta por 193 Estados miembros con derecho a voto y dos observadores permanentes- siguiendo la recomendación del Consejo de Seguridad, lo que en la práctica significa que China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia pueden vetar a cualquier aspirante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha