eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Kiev y los prorrusos se acusan de la muerte de civiles en el este de Ucrania

- PUBLICIDAD -
Kiev y los prorrusos se acusan de la muerte de civiles en el este de Ucrania

Kiev y los prorrusos se acusan de la muerte de civiles en el este de Ucrania

Las autoridades ucranianas y los rebeldes prorrusos se acusaron hoy de violar en las últimas horas la tregua navideña declarada hace unos días y de matar a civiles en esos ataques.

El mando militar de Kiev informó de la muerte de una mujer en la localidad de Záitsevo, en la región de Donetsk, cuando varios proyectiles lanzados presuntamente por los rebeldes impactaron en varios inmuebles de la población.

Tras el ataque, los militares encontraron en un apartamento a una mujer herida de gravedad que murió mientras era trasladada a un centro sanitario, indicó la fuente en el centro de prensa del mando militar ucraniano.

Poco después, los prorrusos aseguraron a los medios que las fuerzas de Kiev son responsables de la muerte de al menos dos civiles en la misma Záitsevo, sin precisar si alguna de las víctimas es la mujer citada por las autoridades ucranianas.

"Por primera vez en diez días, el enemigo ha empleado artillería pesada. Dos civiles han muerto en Záitsevo", dijo Eduard Basurin, portavoz militar de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD).

Pese a la enésima tregua, acordada esta semana en la última reunión del Grupo de Contacto de Minsk con motivo de las fiestas navideñas, las escaramuzas entre los dos bandos han ido en aumento en los últimos días.

Un soldado ucraniano murió y otros tres resultaron heridos en las últimas 24 horas, informó hoy en rueda de prensa el portavoz de la Presidencia ucraniana, Alexandr Motuziánik.

Los alrededores de las ciudades de Górlovka y Donetsk, bastiones de las milicias rebeldes, son el foco de la mayor tensión en el frente.

Los dos bandos han vuelto a dar la razón a las palabras de la representante ucraniana en el Grupo de Minsk, Daria Olifer, que reconoció que las partes son incapaces de hallar una solución definitiva a un "problema clave": las continuas rupturas del alto el fuego en la línea que separa sus posiciones.

Eso dificulta el inicio del proceso de desminado en el frente, lo que también impide la reconstrucción de las infraestructuras destruidas durante el conflicto.

Tampoco hay acuerdo en lo relativo a la convocatoria de elecciones locales en 2016 para las zonas controladas por los prorrusos, que aceptaron posponerlas en octubre pasado después de que se acordara prolongar la aplicación de los Acuerdos de Paz de Minsk.

Rusia acusa a Ucrania de negarse a aplicar la parte política de los acuerdos: reforma constitucional, descentralización, amnistía y concesión de estatus especial a las zonas controladas por los separatistas.

Mientras, Kiev se niega a reconocer la legitimidad de las autoridades rebeldes y exige a Moscú que retire a sus soldados del este de Ucrania.

Moscú, sin embargo, niega la presencia de sus tropas en las zonas rebeldes e insiste en que no es parte directa del conflicto.

Según los últimos datos de la ONU, en los veinte meses que dura el conflicto más de 9.000 personas han muerto en el este de Ucrania.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha