eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Martin Chirino, un escultor de cine

- PUBLICIDAD -
Martin Chirino, un escultor de cine

Martin Chirino, un escultor de cine

Martín Chirino, "El escultor del hierro" como ya se le conoce, es el protagonista de la película de ese título proyectada en el Círculo de Bellas Artes como complemento de la exposición homenaje "Obras para una colección (1956-2013)", que podrá verse hasta el 2 de febrero.

¿Todos los escultores son de hierro?, le preguntaron esta semana al presentar su exposición. De hierro mental, fue la respuesta de Chirino (Las Palmas 1925), hombre robusto y fuerte a los 88 años.

"Yo soy humano y frágil" aseguró el artista que baja todos los días a la fragua, con su ayudante Rafael Monagas, para ver brotar el hierro líquido y darle formas de espiral y viento.

En la película, dirigida por Alejandro Togores, que prepara una segunda parte, el escultor español más internacional narra la aventura de su vida y el misterio de la espiral del viento, la historia de un niño que soñaba en la playa de Las Canteras de Las Palmas con mover la línea del horizonte y que ya de hombre cree que casi lo ha conseguido.

En la pantalla, durante una hora, el espectador viaja por la memoria de Chirino y su esfuerzo para lograr "dibujar en el aire", con el pesado hierro forjado, las ligeras y aladas formas que el niño y el hombre después adivinaron en las espirales que formaba el viento al levantar la arena de la playa y en los vestigios que los primitivos pobladores de la isla dejaron en la roca basáltica.

"Siempre me gusta decir que soy un escultor de una sola espiral, de una sola escultura, porque siempre alrededor de la espiral y con ese esfuerzo a través de los años he conseguido una diversidad, una serie de interpretaciones de lo que es la ondulación del espacio y la maleabilidad del hierro", declaraba Chirino al presentar la exposición en el Círculo de Bellas Artes.

La segunda parte de la película, ha explicado a EFE Togores, estará dedicada a las obras de Chirino y a lo que teóricos, críticos y artistas han dicho de ellas.

Estarán, entre otras, las quince obras que ondulan el aire en el espacio de la sala Goya del Círculo de Bellas Artes y que después viajarán a Las Palmas, al Castillo de la Luz, en el que está previsto que se inaugure en junio del próximo año la Fundación Martín Chirino.

"Nada es por casualidad, todo es por algo" en esta selección de obras y en el montaje, asegura Marta Chirino, la hija del artista, cuya exposición de dibujos y grabados al otro lado del Paseo del Prado, en la Galería Ansorena, coincide con la de su padre.

Estas piezas son clave y muestran la evolución del artista durante sesenta años, desde la que considera su primera gran escultura, "Herramienta poética e inútil" (1956-57), hasta "Viento", una obra de técnica mixta, plomo sobre papel, realizada este año.

La película partirá de las preguntas que se hace el artista y de su evolución a lo largo de sesenta años: la Espiral cerrada, la serie de cabezas "Crónica del siglo XX", la espiral en bóveda en "Mi patria es una roca", los Afrocanes y los Aeróvoros, en los que la espiral se abre al viento y dibuja el horizonte por primera vez.

Y después los Marinetti, el Homenaje a El Quijote, el Viento Solano, las Alfaguaras o los Árboles.

Desde el Castillo de la Luz, antaño atacado por el corsario Drake, monumento del Patrimonio Nacional que regenta el Ayuntamiento de las Palmas y su alcalde, sus obras intentarán mover la línea del horizonte del mar como quiso el artista de niño.

Y el nombre de la ciudad se unirá al de los prestigiosos museos que tienen obra de Martín Chirino: el MOMA y el Guggenheim de Nueva York, el Smithsonian de Washington o el Reina Sofía de Madrid.Concha Tejedor

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha