eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Netanyahu y el rey Abdalá hablaron en secreto sobre Jerusalén, según medio

- PUBLICIDAD -
Netanyahu y el rey Abdalá hablaron en secreto sobre Jerusalén, según medio

Netanyahu y el rey Abdalá hablaron en secreto sobre Jerusalén, según medio

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el rey de Jordania Abdalá II mantuvieron una reunión secreta el pasado sábado en la capital jordana, en medio de la tensión en torno a la Explanada de las Mezquita de Jerusalén.

Así lo informa hoy martes el diario israelí "Haaretz", que consigna una información publicada en la víspera por un periódico kuwaití, que no ha sido confirmada de manera oficial por ninguna de las dos partes.

La Oficina del primer ministro israelí declinó hacer ningún comentario.

El medio israelí señala que en el encuentro ambos dirigentes acordaron incrementar la coordinación entre el Ejecutivo israelí y el Waqf jordano, la autoridad musulmana que custodia y administra la mezquita de Al Aksa, con el fin de aliviar la tensión en ese recinto sagrado para judíos y musulmanes.

El diario precisa que Netanyahu se comprometió con el monarca hachemí a impedir que en el futuro los judíos accedan a la explanada, que veneran como Monte del Templo bíblico, y accedió a que se elaboren nuevas regulaciones para la entrada de turistas al lugar.

El medio kuwaití Al Yarida señaló que el llamamiento hecho por Netanyahu a los diputados del Parlamento israelí (Kneset) de rebajar la tensión retórica sobre Jerusalén al concluir la jornada de descanso sabática fue resultado directo de su entrevista con el rey jordano.

Asimismo se lo había pedido el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, en medio de una creciente tensión en una ciudad que Israel considera su capital "eterna e indivisible", y cuya parte oriental los palestinos reclaman como capital de su Estado.

Abdalá II habría puesto al corriente de su encuentro con Netanyahu al presidente palestino, Mahmud Abás, que a su vez hizo público un comunicado en el que valoraba los esfuerzos israelíes por calmar la situación.

La fricción en Jerusalén se exacerbó recientemente y llegó a un punto álgido poco antes del fin de semana a raíz del intento de asesinato el miércoles de un rabino ultranacionalista israelí, y la muerte del presunto autor del ataque, un palestino que resultó muerto por las fuerzas de seguridad el jueves.

El Ministerio de Seguridad Interior israelí cerró por completo el acceso a los musulmanes a la Explanada de las Mezquitas, por primera vez en 40 años, así como a turistas, lo que caldeó más aún si cabe los ánimos.

Desde el viernes Israel ha autorizado el rezo limitado a los musulmanes, y la visita de judíos y turistas desde el domingo, lo que ha sido aprovechado por políticos radicales israelíes para acudir al lugar provocando las iras de devotos palestinos islámicos.

La tensión ha crecido en los barrios árabes de la ciudad santa desde que el pasado julio extremistas judíos quemaran vivo a un adolescente palestino de Jerusalén Este en venganza por el asesinato, tres semanas antes, por parte de exconvictos islamistas, de tres jóvenes israelíes cerca de la colonia de Gush Etzion.

Esta tensión se disparó aún más hace dos semanas después de que dos personas -entre ellas un bebé de tres meses- murieran al ser atropelladas por un kamikaze palestino que trató de arrollar a los pasajeros que esperaban el tranvía en la línea que separa la dos partes de la ciudad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha