eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obama pide más apoyo a la Policía de EE.UU. en medio de un debate sobre su labor

- PUBLICIDAD -
Obama pide más apoyo a la Policía de EE.UU. en medio de un debate sobre su labor

Obama pide más apoyo a la Policía de EE.UU. en medio de un debate sobre su labor

El presidente de EEUU, Barack Obama, concedió hoy la Medalla del Valor a 13 policías que arriesgaron sus vidas para salvar a otros, y pidió valorar más la labor de esos agentes en un momento en el que los episodios de violencia policial están en el centro del debate nacional.

Obama otorgó ese premio, el mayor honor nacional para un agente encargado de la seguridad pública, a policías como Mario Gutiérrez, de Miami Dade (Florida), que detuvo a un individuo que iba a provocar una explosión en una gasolinera; y Jason Salas, de Santa Mónica (California), que puso fin a un tiroteo en una universidad.

"Gracias a su valentía, que a veces se ve y a veces no, el resto de nosotros podemos seguir viviendo nuestras vidas (...) Estos agentes no buscaban reconocimiento, actuaron instintivamente", dijo Obama en una ceremonia en la Sala Este de la Casa Blanca.

El presidente, que se ha mostrado cauto en el debate sobre los episodios de violencia policial que se ha acentuado durante los dos últimos años, subrayó que el país "tiene una responsabilidad de apoyar a aquellos que nos sirven y protegen".

"Podemos mostrar nuestro respeto escuchándoles, aprendiendo de ustedes, dándoles los recursos que ustedes necesitan para hacer su trabajo", afirmó Obama, y destacó la necesidad de "abrir diálogos y construir confianza" entre los policías y las comunidades para "hacer más seguro" el trabajo de los policías.

Los dos agentes hispanos galardonados coincidieron en la importancia de que haya más diversidad en los cuerpos de policía para que reflejen mejor a las comunidades a las que representan.

"Espero que (este premio) inspire a los jóvenes latinos y les permita saber que los departamentos de Policía necesitan diversidad", dijo Jason Salas, de 39 años y cuyos abuelos emigraron a EEUU desde Guadalajara (México), en declaraciones a periodistas después de la ceremonia.

Salas fue premiado junto a sus compañeros Robert Sparks y Raymond Bottenfield, ambos del departamento de Policía de Santa Mónica, por detener el tiroteo que un hombre había comenzado en otro punto de la ciudad y que trasladó después al campus universitario local, donde mató a tres personas antes de ser abatido por los agentes.

"Solo nos dio pena no haber llegado antes", explicó Salas sobre el incidente, que se produjo en junio de 2013.

"Definitivamente, es un momento difícil para ser agente de policía. Hay más vigilancia sobre tu trabajo, estás bajo mucha presión y tienes que considerar muchas cosas diferentes cuando estás ahí fuera", reconoció el agente.

A Salas le alegra que premios como el que recibió hoy refuercen la "impresión positiva entre la gente" de la Policía porque "hay muchos agentes que hacen un trabajo heroico", y los casos de "efectos negativos" en las comunidades solo representan "un porcentaje muy pequeño".

Otro agente galardonado fue Mario Gutiérrez, que en 2013 recibió múltiples puñaladas de un individuo que trataba de provocar un incendio cerca de un surtidor de gasolina en Miami-Dade, antes de dispararle y acabar con su vida.

"La mayoría de los policías van a hacer su trabajo. No importa lo que la gente piense. Es una dedicación que tienen a la comunidad y es una cosa que hacen con su corazón", recalcó Gutiérrez, de 57 años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha