eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PNV responsabiliza a Fernández Díaz y Cosidó del uso "partidista y perverso" de Interior para atacar a rivales políticos

El PNV señala al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y al ex director de la Policía y ahora senador del PP Ignacio Cosidó como responsables del uso "partidista" del Ministerio del ramo para atacar a determinadas formaciones políticas adversarias. "Hubo una utilización perversa de las instituciones con fines políticos", resume.

- PUBLICIDAD -
PNV responsabiliza a Fernández Díaz y Cosidó del uso "partidista y perverso" de Interior para atacar a rivales políticos

Así lo expone en la propuesta de conclusiones que ha presentado a la comisión de investigación del Congreso sobre el supuesto uso político del Ministerio en la etapa de Fernández Díaz el diputado del PNV y a su vez presidente del citado órgano parlamentario, Mikel Legarda.

En su escrito, al que tuvo acceso Europa Press, los nacionalistas vascos consideran que Fernández Díaz y Cosidó fueron responsables de toda la cadena de circunstancias "irregulares" que han "jalonado" su mandato al frente de Interior con la "palmaria" intención de "afectar políticamente" a los adversarios políticos.

Y para ello, subraya el PNV, utilizaron recursos humanos y materiales adscritos a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Dirección General de la Policía --cuya titularidad ostentaba el ya excomisario Eugenio Pino-- y no dudaron en condecorar a algunos de los policías más destacados con "medallas pensionadas".

FERNÁNDEZ DÍAZ Y DE ALFONSO INTERCAMBIARON "ESTRATEGIAS"

En concreto, en cuanto a las conversaciones entre el exministro y el ex director de la Agencia Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso, el PNV ve acreditado que ambos intercambiaron "estrategias" para afectar políticamente a un determinado sector de ideología soberanista, y que, sin embargo, ambos han querido ocultar "bajo la apariencia de un normal funcionamiento de colaboración institucional".

En este sentido, a los nacionalistas les llama la atención la "coincidencia" de cuatro de los cinco comparecientes que han desfilado por la comisión de no haber escuchado ni leído al completo el contenido de lo que se publicó sobre esas conversaciones, y de un quinto que aseguró no haber tenido siquiera un conocimiento fragmentario de lo publicado.

El PNV censura, en concreto, que tanto el exministro como el ex responsable de la Oficina Antifraude catalana aseguraran que los extractos publicados de sus conversaciones fueron "manipulados" y, sin embargo, ninguno de ellos denunciara estos hechos.

También cuestiona que ese desconocimiento se extienda incluso a la existencia de las reuniones mismas, donde el PNV constata la "contradicción" entre lo declarado por Cosidó --que aseguró haberse enterado por la prensa-- y por su DAO, Eugenio Pino, quien en su comparecencia dijo que mantuvo informado a su superior de todo lo que acontecía en la Policía incluyendo esos encuentros. En este punto, el PNV considera "inverosímil" que Cosidó no preguntase al DAO o a sus superiores, cuando se enteró aunque fuera por la prensa, por los pormenores de las mismas.

PRESIONES A LA FISCALÍA

En sus conclusiones, el PNV considera que las investigaciones a determinados adversarios políticos vinieron acompañadas en ocasiones por una "manifiesta" intención de ambos dirigentes de "presionar", incluso de manera "coordinada", a distintos responsables de la Fiscalía para incitarles a investigar.

También constata que de manera "recurrente", se han publicado informaciones policiales sobre investigaciones que afectaban a determinados líderes políticos, como es el caso del exalcalde de Barcelona Xavier Trías y su supuesta cuenta en Suiza o al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la presunta financiación de su partido con fondos procedentes de Irán o Venezuela, "sin que pudiesen materializarse en denuncias concretas ante la Fiscalía o el órgano judicial correspondiente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha