eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pandilleros piden perdón por la violencia en Honduras y ayuda para trabajar

- PUBLICIDAD -
Pandilleros piden perdón por la violencia en Honduras y ayuda para trabajar

Pandilleros piden perdón por la violencia en Honduras y ayuda para trabajar

Líderes de las pandillas "Mara Salvatrucha" ("M-13") y "M-18", a las que se les atribuye múltiples crímenes en Honduras, anunciaron hoy desde la cárcel que están dispuestos a frenar la violencia y pidieron perdón a la sociedad.

"Queremos pedirle a Dios que nos ilumine (...), que nos ayude en este proceso que nosotros queremos, más que todo ante Dios pedirle perdón por todo, pedirle también perdón a la sociedad si en algún momento hicimos daño, pedirle también perdón a nuestras autoridades", dijo uno de los integrantes de la "M-13".

El anuncio de lo que sería una "tregua" para frenar la violencia lo hicieron líderes de las dos bandas, por separado, en el presidio de San Pedro Sula, norte del país centroamericano, donde cumplen prisión.

Los pandilleros fueron acompañados por el obispo auxiliar de San Pedro Sula, Rómulo Emiliani, quien desde hace varios años viene intercediendo para que cese la violencia entre los miembros de la "M-13" y la "M-18", tanto dentro como fuera de la prisión.

Emiliani llegó hoy al presidio junto al secretario de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA), Adam Blackwell, quien el lunes recibió en San Salvador, de seis pandillas, 154 armas y artefactos explosivos como parte de una "tregua" que ha contribuido a rebajar los homicidios en ese país.

"Nosotros lo que queremos es paz con Dios, paz con la sociedad, paz con nuestras autoridades, nada más", dijo el miembro de la "M-13", que no se identificó.

Además, solicitó ayuda del gobierno para que los pandilleros dentro y fuera del presidio cuenten con talleres de manualidades para trabajar, ganarse la vida honradamente y reinsertarse en la sociedad.

Otro miembro de la "M-13" que habló ante los periodistas se identificó como Isaac Morales y señaló que el cese de la violencia que proponen sería "a partir de hoy en todo el país, porque Dios así lo permitió".

"Buscamos lo mejor para cada uno de nuestros hombres, nosotros lo que queremos es trabajar, queremos sembrar una semilla, queremos enseñar cómo nos podemos ganar la vida", enfatizó.

Los líderes de las dos pandillas dejaron claro que no es una tregua entre ellos mismos lo que están proponiendo, aunque dejaron abierta la posibilidad de dialogar.

Uno de los representantes de la "M-18", que tampoco se identificó, dijo que la voluntad de ellos "no sólo es palabra", sino que quieren demostrar con hechos la disposición de "colaborar para bajar el índice de violencia".

"Estamos conscientes de que hemos hecho algo malo, por eso estamos pidiendo perdón a la ciudadanía, necesitamos que nos escuchen y nosotros les damos la palabra que vamos a reducir el índice de violencia y vamos a tener un mejor control", subrayó.

Agregó que las actuaciones de las pandillas llevan varios años y que ellos han sido "perseguidos policial y judicialmente, lo que ha generado más violencia, pero que ahora están resueltos a "dialogar".

"No aguantamos tanta violencia hacia nosotros de este gobierno y gobiernos anteriores, somos perseguidos, nos han desaparecido a nuestras familias los policías corruptos", enfatizó.

En la víspera del anuncio de los pandilleros, el presidente hondureño, Porfirio Lobo, elogió la intervención de Emiliani y dijo que su gobierno está "dispuesto a ayudarles en todo lo que sea necesario", informó la Casa Presidencial en un comunicado.

Honduras vive una ola de violencia que a diario deja un promedio de 20 muertos.

En 2012 la cifra de muertes violentas fue de 85,5 por cada 100.000 habitantes, según organismos de derechos humanos.

Muchos de los crímenes son cometidos por pandilleros que, entre otras acciones delictivas, cobran un denominado "impuesto de guerra" a autobuses del servicio urbano, taxis, pequeños y medianos negocios, y personas particulares, entre otros.

Al menos cuatro taxistas que cubren rutas en distintos puntos de Tegucigalpa, aseguraron a Efe ser víctimas de extorsión por parte de las pandillas "M-13" y "M-18", a quienes cada semana entregan entre 250 y 300 lempiras (de 12,5 a 15 dólares).

"Lo peor es que nosotros sabemos que la Policía está bien enterada de cómo y donde funcionan los pandilleros extorsionadores, pero no hacen nada", expresó uno de los taxistas que habló a cambio de la reserva de su nombre.

En Honduras no hay un registro oficial sobre el número de pandilleros que operan en el país, pero según algunas autoridades superan los 40.000, de los que algunos de ellos forman parte de una nueva generación que se caracteriza que no lleva tatuajes en su cuerpo, para evitar ser identificados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha