eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Piden 8 años por vender entradas falsas para la final del Mundial de Sudáfrica

- PUBLICIDAD -
Piden 8 años por vender entradas falsas para  la final del Mundial de Sudáfrica

Piden 8 años por vender entradas falsas para la final del Mundial de Sudáfrica

El fiscal pide 8 años y medio de cárcel a un hombre que será juzgado el miércoles en la Audiencia Nacional por vender paquetes de viaje a 255 personas para asistir a la final España-Holanda del Mundial de Fútbol de Sudáfrica de 2010 con entradas falsas.

El acusado es Pablo Casanova Freire, que ya había sido condenado en Lugo a 1 año de cárcel por apropiación indebida y era en 2010 administrador de la agencia de viajes Yuturna Asociados, con domicilio en el municipio madrileño de Las Rozas.

Casanova, según el escrito de acusación del fiscal, ideó sacar a la venta a través de su agencia unos paquetes en los que ofrecía el viaje a Johannesburgo y la entrada para el partido por un total de 2.450 euros por persona, que incluía los vuelos de ida y vuelta desde Madrid y los traslados al estadio.

Sin embargo, no disponía de dinero para comprar las entradas ni fletar el avión, por lo que se limitó a adquirir 46 entradas falsas y a contratar un vuelo charter acreditando el pago con un recibo de transferencia también falso.

Así, las entradas se las compró a una persona de la empresa Euroteam Travel de Oslo (Noruega) con la que se concertó y se reunió en Madrid, donde ambos firmaron un contrato falso de venta de 200 entradas por 220.000 dólares (a 1.100 dólares cada una).

El mismo día de la reunión, Casanova únicamente entregó 46.895 euros correspondientes a la compra de 46 entradas falsas y simuló en la página web de su banco haber hecho la transferencia por el resto (173.500 euros), un justificante que luego enseñó a los clientes estafados para intentar demostrar que había pagado todo y que había sido Euroteam la que le había estafado a él.

Contra la empresa de Oslo se sigue una investigación en Noruega por estafa por la venta de entradas para espectáculos que eran falsas o nunca se entregaban a los compradores, explica el fiscal.

Para fletar el avión, el acusado contactó con Worldwide Charters Internacional, empresa dedicada al alquiler de vuelos chárter, y concertó con ella un contrato para fletar un avión por 575.400 euros que llevara a los clientes a Sudáfrica.

La empresa le pidió que pagara por adelantado y Casanova simuló entonces dos transferencias por la cantidad total, alterando la página web del banco para engañar al proveedor de aviones.

De esta manera, donde figuraba "Emitir transferencia internacional" escribió "Transferencia internacional confirmada" y puso a continuación "fecha de valor 12/7/2012" para justificar que el dinero no llegaría hasta ese día, el siguiente a la celebración de la final de fútbol.

La empresa de chárter creyó sus explicaciones y consiguió un avión de la compañía Pullmantur que estaba en el aeropuerto de Madrid, a la que prometió pagar el 12 de julio, aunque el combustible lo compró WW Charters.

Finalmente, Pullmantur fletó el avión a Sudáfrica con 255 pasajeros, pero Casanova nunca pagó ni el flete (349.708 euros) ni el combustible.

Esas 255 personas, algunas clientes directos de la agencia del acusado y otras de terceras agencias que habían subcontratado sus servicios, se trasladaron el 10 de julio a Sudáfrica y de allí a las inmediaciones del estadio, pero solo les entregaron las 46 entradas falsas dándoles varias explicaciones del por qué no tenían más.

Cuando intentaron acceder con esas entradas, se les rechazaron, por lo que la mayoría de los españoles (salvo algunos que consiguieron allí entradas por otras vías o se colaron en el estadio) no presenciaron el partido.

Por estos hechos, el fiscal pide para Casanova una pena de 8 años y medio de cárcel y multa de 4.800 euros por los delitos de estafa y falsificación de documento mercantil, además del pago de indemnizaciones por 367.000 euros a las personas afectadas (tanto en concepto de devolución del dinero que se gastaron como de daños morales).

Asimismo, Pullmantur le reclama 349.708 euros por el flete del avión y WW Charters el dinero que le costó el combustible, que no se detalla en el escrito de acusación. El juicio se celebrará en la sede de la Audiencia Nacional de la calle Génova.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha