eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rafael Comas dice que hay de generar sensación de respuesta ante "veleidades ofensivas"

- PUBLICIDAD -
Rafael Comas dice que hay de generar sensación de respuesta ante "veleidades ofensivas"

Rafael Comas dice que hay de generar sensación de respuesta ante "veleidades ofensivas"

La nueva fuerza de muy alta disponibilidad de la OTAN debe contribuir a generar la convicción de que ésta responderá ante "veleidades ofensivas", según el jefe del cuartel general de la OTAN en Bétera y responsable de la puesta en marcha de este nuevo dispositivo, el teniente general Rafael Comas.

En una entrevista con EFE, Comas explica que esta nueva fuerza de muy alta disponibilidad supondrá la coordinación de 5.000 hombres, que deberán estar listos y desplazados donde sea necesario en 48 horas.

El conflicto entre Rusia y Ucrania o el auge del yihadismo han sido determinantes en la determinación de esta "punta de lanza", según Comas.

"Ahora mismo la OTAN no tiene enemigos, sino amenazas o riesgos. Hay países del este que se sienten más amenazados por una gran potencia que no está actuando en territorio de la OTAN pero que claramente está rompiendo la legalidad internacional", añade.

A su juicio, "una alianza se basa en la cohesión, en el convencimiento de que el resto de países vamos a responder ante veleidades ofensivas".

Y ante estas necesidades la elección del cuartel de Bétera como responsable de la organización y mando de esta fuerza de muy rápida respuesta es "de cajón" porque "es el único cuartel certificado que sabe hacer la guerra conjunta en su más amplio sentido".

"Fuimos los primeros en probar el concepto nuevo de operaciones conjuntas predominantemente terrestres -valora-. Somos un cuartel entrenado y certificado, con experiencia en despliegues significativos en Pakistán (terremoto de 2005) y Afganistán (2012); todo el personal del cuartel está permanentemente vacunado y listo para viajar a cualquier parte del mundo, aunque ahora hará falta aprovisionarse de más materiales".

Esta nueva brigada de muy rápida respuesta estará integrada básicamente por soldados españoles y será complementada por personal de otras nacionalidades.

"Es un proceso embrionario que probablemente se someterá a certificación y estará operativa antes de la próxima cumbre de Varsovia (2016). Supongo que habrá una revisión posterior en cuanto se realicen los primeros ejercicios y se comprueben las dificultades operativas", según el máximo responsable del cuartel de Bétera.

Dentro de la estrategia de refuerzo de la presencia de la OTAN en la periferia del territorio de la Alianza se contempla la habilitación de seis unidades de entre 30 y 40 soldados en Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Bulgaria cuya tarea principal será la de apoyar y preparar posibles despliegues, bien sea para realizar un determinado ejercicio, bien ante una crisis.

"Estoy convencido de que los jefes de Gobierno de la Alianza quieren una solución diplomática al conflicto entre Rusia y Ucrania, pero es importante tener la capacidad de despliegue para generar disuasión", explica Comas, quien no cree que el actual escenario suponga un nuevo "telón de acero".

"Hay un país que claramente intenta cambiar las fronteras de Europa en el siglo XXI por la fuerza de las armas de forma más o menos enmascarada. No parece que sea ese el procedimiento en países civilizados", advierte.

Respecto a la amenaza yihadista, Comas considera que "por el momento no supone una amenaza militar clásica" ni ha obligado a modificar los protocolos de seguridad de la base, aunque reconoce que "exige una gran cooperación en el campo de la inteligencia".

La elección de Bétera como mando de la nueva fuerza de la OTAN es "un orgullo" para el responsable del cuartel, quien explica que en unos cuatro meses se habrá diseñado el operativo y distribuido el gasto entre los países de la Alianza.

"Creo que en defensa se invierte, no se gasta", según Comas, quien explica que todavía no se ha determinado la repercusión de este proyecto sobre el presupuesto español.

Preguntado por si un hipotético cambio de Gobierno podría afectar a este proyecto, el teniente general indica que lo desconoce, si bien "en la OTAN hay jefes de Gobierno de todos los colores, y todos se ponen de acuerdo para tomar decisiones por consenso".

"A los militares -declara- nos corresponde hacer lo que dicen los políticos. Con más o menos presupuesto, lo mejor posible".

En los últimos meses el mando del cuartel de Bétera ha difundido su labor entre la sociedad civil en el marco de una directiva específica de la OTAN, que se ha dirigido, entre otros sectores, a la comunidad escolar.

"Se teme lo que se desconoce, así que tratamos de dar a conocer el cuartel y lo que hacemos. Somos ciudadanos normales, solo que vamos de uniforme", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha