eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Real se convierte en una playa mediterránea para acoger a "L'elisir d'amore"

- PUBLICIDAD -
El Real se convierte en una playa mediterránea para acoger a "L'elisir d'amore"

El Real se convierte en una playa mediterránea para acoger a "L'elisir d'amore"

"L'elisir d'amore", una de las óperas más representadas de Donizetti, se traslada de la campiña vasca a una bulliciosa playa mediterránea por obra del joven director de escena italiano Damiano Michieletto, quien además convierte en droga el vino de Burdeos que desinhibe a Nemorino.

Son las actualizaciones de esta coproducción del Teatro Real y el Palau de les Arts de Valencia, que se representará del 2 al 20 de diciembre en Madrid bajo la dirección musical del francés Marc Piollet y con tres elencos distintos.

Michieletto, que debuta en el Real, ha explicado hoy que la idea de ambientar esta ópera bufa romántica en una playa mediterránea, "nace para potenciar la humanidad y los caracteres de los personajes".

Así, la rica terrateniente Adina es en esta versión la popular propietaria de un chiringuito, su enamorado Nemorino se convierte en un humilde trabajador de playa, Belcore en un marino recién desembarcado en busca de sexo y diversión y el charlatán ambulante Dulcamara saca a relucir su lado "más negro y cínico" como un traficante de droga al menudeo.

Y el vino de Burdeos, el elixir protagonista, se actualiza en versión de droga sintética a la que recurre Nemorino, en su imposibilidad de afrontar el sufrimiento que le produce el aparente desamor de Adina.

El director musical ha afrontado el reto de adaptar la obra de Donizetti, que escribió por encargo en tres semanas "para la sonoridad de una orquesta de 1832" a la orquesta del Real, y cree que ha conseguido "recuperar la ligereza, la finura y la elegancia de la partitura original, muy importante para llegar a la fiesta que es esta ópera".

Trabajar con tres repartos ha sido para él "un reto y una suerte" porque, ha dicho, la música de Donizetti exige "gran espontaneidad", y cada uno de los cantantes tiene "sus cualidades y características", a las que "se adapta la orquesta".

Por ejemplo, en el papel de Nemorino se intercalan los tenores españoles Celso Albelo e Ismael Jordi, además del italiano Antonio Poli. Sobre los españoles ha dicho Piollet que Albelo "tiene una voz más amplia, más pesada, una forma más controlada de cantar y hay que darle su espacio", mientras que Jordi tiene "más capacidad de interpretar y es más espontáneo", y los músicos se amoldan a ellos.

"Trabajar con tres elencos exige mucha paciencia. Procuramos tener en cuenta la personalidad de cada cantante, no les hemos obligado a ceñirse a lo que se supone que es necesario, no les queremos imponer, sino que vemos lo mejor de ellos", ha apuntado a su vez Michieletto.

La caprichosa Adina será interpretada por la soprano georgiana Nino Machaidze, la sueca Camila Tilling y la italiana Eleonora Buratto, mientras que se turnarán en el papel de Belcore los barítonos Fabio María Capitanucci y José Carbo.

El bajo-barítono uruguayo Erwin Schrott y el considerado uno de los mejores barítonos buffo de su generación, Paolo Bordogna, encarnarán a Dulcamara, y la soprano española Ruth Rosique y la italiana Mariangela Sicilia a Giannetta, convertida en esta versión en una empleada del chiringuito que regenta Adina.

En la dirección del coro y la orquesta titulares del Teatro Real se alternarán Marc Piollet, al frente de ambos en doce de las catorce funciones, y Vicente Alberola, primer clarinete de la orquesta.

"L'elisir d'amore", la última ópera que se representará en el Real este año -junto a "El sastrecillo valiente" en el programa familiar- tiene una especial relación con el coliseo madrileño desde el siglo XIX, ya que subió a su escenario por primera vez en 1851, un año después de su inauguración por la reina Isabel II, y con esta suma más de 80 representaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha