Focos

Renzi pondrá a Italia a "la vanguardia" de Europa, dice un diputado del PD

- PUBLICIDAD -
El referéndum no es "sobre mí", defiende el primer ministro italiano Renzi

El referéndum no es "sobre mí", defiende el primer ministro italiano Renzi

La reforma constitucional del primer ministro italiano Matteo Renzi situará al país a "la vanguardia" de Europa tras años de vaivenes políticos e inestabilidad, explica a Efe el diputado Emanuele Fiano, uno de sus más estrechos colaboradores.

Fiano (Milán, 1953) milita en el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) de Renzi como responsable de "Reformas" y, como tal, asegura que la sometida a referéndum "hará de Italia un país más moderno y a la vanguardia de Europa".

La reforma deberá ser refrendada en un referéndum que se celebrará el próximo 4 de diciembre, una cita que se perfila crucial no solo para la norma, sino para el propio Gobierno, pues Renzi amenazó con dimitir si no salía adelante.

El diputado no olvida señalar un dato ya recurrente a la hora de ilustrar la tradicional inestabilidad del panorama político transalpino: Italia ha acumulado un total de sesenta y tres gobiernos desde que recuperara la democracia, hace ya casi setenta años.

La escasa duración de los Ejecutivos se traduce, en su opinión, en una disminución de la credibilidad de Italia en el mundo, ya que cuando se trata de entablar compromisos con otros países, estos saben que pronto los acuerdos podrían quedar en papel mojado.

Por esa razón, asegura que la reforma de la Constitución será "histórica" porque generará "Gobiernos más estables".

Fiano pone el ejemplo de la canciller alemana Angela Merkel, que acaba de anunciar su candidatura para un cuarto mandato y que, desde que alcanzó el poder en 2005, ha visto cómo en Roma gobernaban seis primeros ministros distintos.

"Cuando se encontraba con un presidente italiano estos decían 'el año próximo haré una reforma fiscal, luego las pensiones, el tercer año haré una reforma laboral' pero ella sabía que tenía en frente a personas que no podían garantizar que estarían en pie hasta la realización efectiva de estas reformas", rememoró el diputado.

"Esto ha impedido que prosiguiera el trabajo parlamentario, no por incapacidad política, sino porque la organización de la estructura entre la Cámara y el Senado era problemática", subrayó.

La inestabilidad política en Italia también se ha saldado con sempiternos procesos legislativos, con ejemplos destacados como los mil quinientos días que llevó aprobar la ley contra la negación del Holocausto.

O los ochenta y dos millones de enmiendas que la reforma constitucional recibió a su paso por el Parlamento, del que recibió la aprobación definitiva el pasado 12 de abril.

Para acabar con esta situación, Renzi y su Gobierno de coalición proponen reformar la Constitución de 1948 para acabar con el sistema que otorga al Senado y a la Cámara de los Diputados idénticas funciones, desde aprobar leyes hasta investir Ejecutivos.

La reforma, entre otras cosas, excluye al Senado del proceso legislativo con el fin de abreviarlo y lo convierte en una cámara de representación territorial, con menos senadores que no percibirán sueldo alguno pero que sí mantendrán la inmunidad parlamentaria.

"Tendremos un país más moderno, más eficiente, gobiernos más estables (...) menor coste de la política, menor número de parlamentarios, más instrumentos de democracia directa para los ciudadanos", enumeró.

En opinión de Fiano, cuando Renzi fue designado para Gobernar en 2014, sin pasar antes por las urnas y tras desbancar a su correligionario Enrico Letta, aceptó con "el objetivo fundamental" de reformar el país.

Por esa razón, en caso del "no" en la consulta, Fiano supuso que "el primer ministro asumirá las consecuencias y se abrirá un periodo complicado" para Italia.

Y es que en caso de que Renzi dimita y el jefe del Estado, Sergio Mattarella, convoque nuevas elecciones, solo se podría elegir a los diputados pues la ley electoral vigente, el "Italicum" de Renzi, fue concebida para ser aplicada únicamente a la Cámara de los Diputados, pues el Senado debía ser reformado.

Además, la ley electoral anterior fue declarada en 2013 inconstitucional por lo que, en opinión de Fiano, en ese escenario se dará "la exigencia de rehacer la ley electoral para el Senado".

Por último, criticó la voraz oposición que el Gobierno está recibiendo por parte de partidos como el "Movimiento Cinco Estrellas" y la xenófoba Liga Norte, que a su juicio no han estudiado en profundidad el texto de la reforma.

"La verdad es que cuando hay que discutir sobre la reforma, saben dar muy pocas razones. Hacen una oposición del todo polémica pero los italianos lo saben muy bien y votarán por el cambio", señaló confiado, para después defender que el referéndum "no es sobre la carrera de Matteo Renzi, sino sobre el futuro de Italia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha