eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sánchez (ANC) cree que el 1 de octubre no solo se juega "el futuro de Cataluña" sino también la democracia en el Estado

Recalca que la Asamblea evitará "caer en provocaciones y no romperá la baraja", pese a posibles actuaciones del Tribunal Constitucional

- PUBLICIDAD -
Sánchez (ANC) cree que el 1 de octubre no solo se juega "el futuro de Cataluña" sino también la democracia en el Estado

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, ha defendido que el próximo 1 de octubre, fecha prevista para la consulta catalana, no solo se juega el "futuro de Cataluña", sino también la democracia en el Estado.

Sánchez ha participado en la jornada que, bajo el título 'La aplicación del derecho de autodeterminación en Cataluña y visión desde Euskal Herria', ha organizado este sábado en Bilbao la Assemblea Nacional Catalana de Euskal Herria con motivo de la Diada del día 11 y en apoyo de la consulta del mes de octubre.

En la cita han tomado también parte el presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar; la portavoz de EH Bildu en el Parlamento vasco, Maddalen Iriarte; el portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Jordi Turull, y el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Joan Tardá.

Sánchez, que ha afirmado que acudía a Euskadi sin intención de "dar lecciones a nadie", ha subrayado que Cataluña está viviendo un "momento histórico", ya que tener en el horizonte cercano el 1 de octubre es "un sueño que se está haciendo realidad", en el que se juegan "no solo el futuro como país, sino también la calidad democrática en Cataluña y en el Estado".

En este sentido, ha defendido que un nuevo estado catalán puede aportar su manera de ver Europa y de ver el mundo. "El 1 de octubre no solo Cataluña se juega el futuro, también una parte importante de la sociedad española que cree que la democracia es innegociable. No es necesario estar a favor de la independencia para saber que las urnas tienen derecho a expresarse", ha valorado.

A su juicio, la democracia en España también está en juego el 1 de octubre y ha destacado la "paciencia mantenida durante décadas" por los catalanes, a la espera de encontrar "complicidades" y hallar un "reconocimiento a la pluralidad y diversidad".

"En cinco años hemos vivido las movilizaciones ciudadanas más intensas que se han vivido nunca en ningún país civilizado. Han sido centenares de miles de personas las que hemos salido a la calle cívica y pacíficamente reclamando una respuesta", ha afirmado.

Por contra, ha lamentado que la respuesta "nunca ha llegado" y que el Ejecutivo español ha negado "sistemáticamente una petición ciudadana que era bien visible en las calles". "Ha ignorado sistemáticamente mayorías que salían en las calles y en el Parlamento catalán. Ha menospreciado cualquier oportunidad para encontrar una salida de diálogo a una petición que era el derecho a decidir", ha añadido.

De este modo, y tras recalcar que Cataluña necesita "cualquier apoyo", ha incidido en que no solo está en juego "el futuro de nuestro país, sino el valor de las urnas y el respeto a la opinión de todos los ciudadanos".

"El valor del voto es un valor innegociable y queremos construir un nuevo país, pero con el respeto más absoluto a la opinión libre de cada conciudadano. Ese es nuestro compromiso que nadie nos va a impedir", ha indicado, para añadir que los catalanes también estarán en el futuro "muy atentos a lo que ocurra en Euskadi".

"YA ES UN ÉXITO"

Por todo ello, ha subrayado que el hecho de que el 1 de octubre haya urnas, colegios y papeletas "ya es un éxito" y que supondrá "desmentir los deseos del Gobierno español".

"Todos percibimos que hay una dialéctica constante de la clase política española que confunde deseos con realidad. Está convencida que con afirmar que 1 de octubre no existirá éste, caerá del calendario. Creo que al día siguiente algunos tendrán un despertar enormemente difícil. Si el 1 de octubre existe, los que no lo quieren, dejarán de existir el 2 de octubre", ha valorado.

Además, ha incidido en que la celebración del referéndum representará una "reconciliación de la ciudadanía catalana con su clase política" y permitirá ver que es posible "confiar en la palabra de los dirigentes políticos".

Asimismo, y cuestionado por posibles respuestas del Estado a la convocatoria del referéndum, ha afirmado que la Asamblea Nacional Catalana "no romperá nunca la baraja" y evitarán "caer en provocaciones, que es lo que buscan".

"Sabemos que tenemos adversarios pero también un entorno democrático donde las luchas por las dignidades y derechos se pueden desarrollar. Nuestra esperanza es su gran temor y es ahí donde tenemos la partida ganada", ha recalcado.

Por último, ha vaticinado que la Diada del próximo 11 de septiembre supondrá una movilización "sin precedentes" y volverán a ser "centenares de miles las personas que ocuparán las calles".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha