eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Trump coloca a su juez en el Supremo con un cambio de las reglas del Senado

- PUBLICIDAD -
Trump coloca a su juez en el Supremo con un cambio de las reglas del Senado

Trump coloca a su juez en el Supremo con un cambio de las reglas del Senado

Los republicanos lograron confirmar hoy con un cambio de las normas del Senado al candidato elegido por el presidente de EEUU, Donald Trump, como noveno magistrado del Tribunal Supremo, en una maniobra sin precedentes para superar el bloqueo al que la oposición demócrata había sometido al juez.

Neil Gorsuch, nacido en Colorado hace 49 años, ocupará el puesto vitalicio que dejó la muerte de Antonin Scalia en febrero de 2016, y mantendrá así la mayoría conservadora que rige en el Alto Tribunal desde 1972.

El Senado confirmó a Gorsuch con 54 votos a favor y 45 en contra, una mayoría simple que fue suficiente gracias a la activación de la llamada "opción nuclear", una maniobra dirigida a rebajar la barrera de 60 votos que exigían hasta este jueves las normas de la Cámara Alta y de los que carecían los republicanos.

El artífice de ese equilibrio legislativo fue el senador Mitch McConnell, el líder republicano en la Cámara Alta, el mismo que desde marzo de 2016 y durante 293 días bloqueó al nominado del expresidente demócrata Barack Obama, el juez Merrick Garland, al puesto para el que hoy fue confirmado Gorsuch.

McConnell pretendía evitar una mayoría progresista en la máxima instancia judicial del país con la esperanza de que un republicano llegase a la Casa Blanca tras las elecciones de noviembre pasado, algo que finalmente sucedió gracias a la inesperada victoria de Trump.

"La decisión más consecuente en la que he estado involucrado fue dejar que fuera el presidente elegido el año pasado quien escogiera al candidato al Tribunal Supremo", afirmó hoy el senador a los periodistas.

De hecho, la elección de un magistrado conservador fue uno de los pilares de la campaña presidencial de Trump junto a las promesas de construir un muro fronterizo con México, derogar la reforma sanitaria de Obama, popularmente conocida como "Obamacare", o revisar la estrategia comercial estadounidense.

"El proceso de confirmación de Gorsuch ha sido uno de los más transparentes de la historia. Su temperamento judicial, su intelecto excepcional, su integridad inigualable y su independencia lo convierten en la opción perfecta para servir en el Tribunal Supremo", apuntó hoy en un comunicado Trump tras el voto en el Senado.

Su confirmación, sin embargo, no fue sencilla. Los demócratas, todavía resentidos por el trato de los republicanos a Garland, llevaron al límite sus maniobras de "filibusterismo" (tácticas dilatorias en el Legislativo) para entorpecer la llegada del juez al Supremo.

Gorsuch solo encontró el apoyo de tres senadores demócratas -Joe Donnelly, Heidi Heitkamp y Joe Manchin- todos ellos elegidos en estados (Indiana, Dakota del Norte y Virginia Occidental) en los que Trump ganó con mucha diferencia en noviembre y que optarán a la reelección el año que viene.

La llegada de Gorsuch al Supremo era crucial para los republicanos, que pretenden prolongar la hegemonía conservadora en la máxima instancia judicial del país durante décadas, una posición que les permitiría cambiar por completo la realidad de Estados Unidos.

Supone también un espaldarazo a la gestión de Trump, que hasta ahora había visto fracasar algunas de sus primeras medidas como el veto migratorio o la derogación de "Obamacare".

Con Trump de presidente, los republicanos gozan ahora de una posición de poder sobre el Tribunal Supremo, ya que se les abre la posibilidad de elegir también el relevo de algunos de sus ancianos magistrados.

Gorsuch, un juez joven para su nuevo puesto, forma parte de esa estrategia republicana que a largo plazo podría revertir decisiones adoptadas por el mismo Supremo en campos como el aborto o los derechos homosexuales.

Firme defensor de la pena de muerte y opuesto a la eutanasia, Gorsuch entiende la ley conforme a la corriente del "originalismo", una doctrina judicial según la cual la Constitución debe interpretarse como lo harían sus autores del siglo XVIII y no conforme a los cambios de la sociedad actual.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha