eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los comunistas chinos se reúnen para edificar las reformas de "la era Xi"

- PUBLICIDAD -
China detiene a decenas de ciudadanos para blindar Pekín por la reunión del PCCh

China detiene a decenas de ciudadanos para blindar Pekín por la reunión del PCCh

El Partido Comunista de China (PCCh) celebra desde mañana, a puerta cerrada, una decisiva reunión de la que se espera que salgan ambiciosas reformas económicas para cambiar el modelo de crecimiento en la segunda economía mundial.

Los 370 miembros titulares y suplentes del Comité Central del partido, encabezados por el presidente chino y secretario general del PCCh, Xi Jinping, se reunirán durante cuatro días en Pekín para debatir una reforma del sistema que, según la prensa oficial, traerá "cambios sin precedentes" y "sorpresas".

Las reuniones están cerradas a toda prensa que no sea la estatal china y ni siquiera se hace público el lugar donde se llevan a cabo, aunque si se repite el protocolo será el histórico Hotel Jingxi, en el noroeste de Pekín, que ha alojado encuentros comunistas desde la época de Mao Zedong.

Hace un año, el PCCh renovó a sus líderes, con la llegada de Xi en sustitución de Hu Jintao, y tradicionalmente, en la Historia del régimen, la edición siguiente a los relevos han traído importantes cambios, por lo que el encuentro que comienza ha generado gran expectación.

En 1993, por ejemplo, el plenario celebrado inmediatamente después de la llegada de Jiang Zemin a la presidencia de China presentó reformas que sentaron las bases de la posterior internacionalización de la economía china, simbolizada por la entrada del país en la Organización Mundial del Comercio en 2001.

En esta ocasión, se ha hecho mucho hincapié en que el plenario será el de la reforma, una palabra que en China suele ir ligada al socialismo de mercado que introdujo Deng Xiaoping en los 80 y que parece querer heredar Xi, cuyo padre, Xi Zhongxun, fue uno de los diseñadores de la economía en la época del "Pequeño Timonel".

El hecho de que en los últimos meses la figura del padre de Xi haya sido recuperada y ensalzada parece mostrar el deseo del actual presidente de recuperar las ideas de su progenitor y avanzar en el liberalismo al estilo Deng Xiaoping, estiman los observadores.

"En años anteriores (a la llegada de Xi) se retrocedió en las reformas, pero por efectos de la corrupción y de la situación económica ahora hacen falta medidas más útiles. Por ello, el plenario va a retomar la apertura económica", dijo a Efe Li Fan, profesor del Instituto de Estudios Internacionales y de China.

Dentro y fuera del PCCh se coincide en que el régimen comunista necesita cambios, en un contexto de creciente abismo entre rentas altas y bajas, graves problemas medioambientales y mediáticos casos de corrupción (con el "caso Bo Xilai" como gran ejemplo).

"Se ha de mantener el compromiso para luchar contra la corrupción, ha de haber cambios legales para seguir atajándola, tanto en las empresas como entre las autoridades, para que deje de intercambiarse poder por dinero", señaló a Efe Zhang Lihua, miembro de la Escuela del PCCh y subdirectora del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Tsinghua.

También se debe afrontar el aumento del descontento social, que han puesto de manifiesto de forma dramática dos atentados en las semanas previas al plenario, uno de ellos junto a una sede provincial del PCCh y otro en el mismo corazón del régimen, bajo el retrato de Mao en la entrada de la Ciudad Prohibida.

No obstante, los expertos comparten la opinión de que las reformas no van camino de instaurar el multipartidismo o el sufragio universal, pues la línea de la propaganda sigue siendo que "no debe copiarse ciegamente el sistema Occidental", como hoy mismo señala un editorial "Diario del Pueblo", el diario portavoz del PCCh.

Pero el partido que gobierna en China desde 1949 admite que el inmovilismo pondría en peligro la existencia misma del régimen.

"La URSS al principio rechazó cualquier reforma porque pensaba que el sistema era perfecto, y después, cuando llegaron los problemas, creyó que el sistema debía eliminarse del todo y reiniciarse", explica en un artículo de la agencia oficial Xinhua Xin Ming, otro miembro de la Escuela del Partido.

Antonio Broto

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha