eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un general víctima de las FARC cree que Colombia dio "un gran paso" hacia la paz

- PUBLICIDAD -
Un general víctima de las FARC cree que Colombia dio "un gran paso" hacia la paz

Un general víctima de las FARC cree que Colombia dio "un gran paso" hacia la paz

El general retirado de la Policía colombiana Luis Mendieta, que permaneció secuestrado casi doce años por las FARC, dijo hoy en una entrevista con Efe que las condiciones para la paz han cambiado y que el acuerdo firmado ayer en Cartagena es "un gran paso" para "la construcción de un nuevo país".

"Pienso que el escenario cambió, el escenario es diferente", aseguró el oficial retirado, quien considera que el acto de ayer permite creer en la paz porque se vio una guerrilla muy diferente de la que se paseaba armada por San Vicente del Caguán, en el sur, durante las fallidas negociaciones con el Gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002).

Mendieta dijo que lo visto en la firma de la paz, a la que asistió como invitado, es muy distinto de lo de aquel proceso de paz con Pastrana en el que "las FARC (estaban) con fusiles, uniformados, con sus hombres en un acto de prepotencia y en donde la negociación se desarrollaba prácticamente bajo la mirada amenazante y bajo la intimidación de las armas".

"Al pasar a un escenario en la plaza pública con camisas blancas y en otra actitud pienso que se ha dado un gran paso especialmente por parte de las FARC, porque al fin y al cabo ellos son los que no han querido entrar de lleno en un proceso de paz. Ojalá que ahora con esta firma de los acuerdos y lo que viene posteriormente ellos den ese salto en realidad a la paz", agregó a Efe.

El general Mendieta era coronel el 1 de noviembre de 1998 cuando la estación de Policía de Mitú, capital del selvático departamento del Vaupés, en la frontera con Brasil, fue arrasada en un ataque de más de mil guerrilleros que tomaron la ciudad en una batalla que duró tres días hasta que finalmente unidades del Ejército enviadas como refuerzo recuperaron el control.

En el combate murieron 16 policías, 14 militares y 11 civiles, y otros 61 policías fueron secuestrados, entre ellos Mendieta y el capitán Julián Guevara, quien murió en cautiverio en 2006, ocho años después del ataque guerrillero.

Mendieta fue ascendido a mayor general en 2009 estando todavía secuestrado, y recuperó la libertad junto con tres compañeros suyos el 13 de junio de 2010 en una operación militar de rescate en las selvas del departamento del Guaviare.

Ayer en Cartagena Mendieta escuchó la petición de perdón a "todas las víctimas del conflicto" y por "todo el daño" que las FARC hayan "podido causar en esta guerra" hecha por el jefe de esa guerrilla, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", y espera que esta vez sean sinceras.

"Anteriormente, en los tiempos del presidente Belisario Betancur (1982-1986), también hubo manifestaciones por decirlo sinceras o nobles y altruistas, ayer las escuchamos y ojalá que se cumplan porque hace 25 años, de unas palabras generosas, se pasó después a un accionar violento", dijo al recordar el proceso de paz de ese Gobierno, que también acabó en frustración.

El general retirado, de 59 años, ha participado en diversas actividades relacionadas con la paz y la seguridad e hizo parte de uno de los grupos de 60 víctimas que en 2014 fueron a La Habana durante los diálogos de paz para entrevistarse con los miembros de las FARC.

"Seguiré apostándole a la paz, a una solución negociada, porque queremos que no haya más víctimas, especialmente en Colombia, que nuestros soldados y policías no vayan a morir, que no vayan a ser mutilados y aparte de eso que no haya atentados contra la infraestructura económica, que no se atente contra la población civil", afirmó.

Mendieta aboga además porque el Estado salde "una deuda que se tiene con la fuerza pública, con todas las víctimas lesionadas que han salido por acción del conflicto armado, donde todavía hay prestaciones por pagar, pensiones que reconocer".

Y sobre el plebiscito que se celebrará el próximo domingo para refrendar el acuerdo de paz afirma que es "un juego democrático" en el que "cada uno está en libertad de expresar mediante el voto su libre albedrío de acuerdo a sus preferencias".

Jaime Ortega Carrascal

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha