eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La "misión" en Brasil de Gartner, el polaco que sobrevivió al Holocausto

- PUBLICIDAD -
La "misión" en Brasil de Gartner, el polaco que sobrevivió al Holocausto

La "misión" en Brasil de Gartner, el polaco que sobrevivió al Holocausto

El polaco Julian Gartner sobrevivió al Holocausto y a cinco campos de concentración, y ahora, a sus 93 años, sonríe a pesar del sufrimiento y afronta en Brasil la "misión" de "perpetuar" lo que sucedió en el mayor genocidio del siglo XX.

Hijo de judíos, Gartner perdió a sus padres en un campo de concentración y a "los veintipocos" emigró a Brasil, donde desde hace algunos años colabora con el Museo de la Inmigración Judaica, que este domingo abrirá al público el primer Memorial del Holocausto de Sao Paulo.

"El Holocausto fue una tragedia. Me dolió mucho ver los rostros en las fotos de las personas inocentes que fueron encarceladas durante años", describe Gartner, al observar alguna de las imágenes expuestas en el Memorial.

En la fotografía descrita por el polaco se aprecia la mirada de desesperación de los prisiones en Ebensee, uno de los mayores campos de concentración satélite de Mauthausen, en Austria, una situación que le sigue conmoviendo más de siete décadas después.

No obstante, a sus 93 años y a pesar de la dureza de su pasado, el polaco recuerda la Segunda Guerra Mundial con un sonrisa en su rostro, pues cree que su visión positiva le permitió sobrevivir al nazismo.

"Mi propuesta de vida es ver las cosas por el lado positivo (...) Llorar no lloro, porque las lágrimas se secaron hace mucho tiempo atrás, tengo todos los sentimientos normales de un ser humano", cuenta en una entrevista a Efe.

Enfrentó la Segunda Guerra Mundial con 15 años y pasó por cinco campos de concentración en diversos países, donde observó de cerca la muerte de muchos de sus compañeros.

"Yo no estaba acostumbrado a hablar del asunto hasta pasar por el campo de exterminio Majdanek (Polonia) más de 70 años después de la guerra. Todavía hay montañas de cenizas de personas que fueron quemadas allí, incluido mis padres y eso me afectó. A partir de ese momento pensé que eso no podía ser silenciado y abracé esa misión", admite emocionado.

En Brasil, Gartner se convirtió en un estudioso de la Segunda Guerra Mundial y confía en que la apertura del Memorial del Holocausto evite el olvido de uno de los episodios más negros de la Historia, "un verdadero periodo de miedo y terror".

Mientras pasea por el Memorial, Gartner recuerda algunos fragmentos de su pasado: durante diez meses estuvo escondido, "sin dinero, sin ropa" y alimentándose con los restos de comida que algunos vecinos dejaban en la puerta de casa como si fuera para los perros, "pues si alguien los pillase dando comida para los judíos serían castigados con la pena de muerte".

El polaco pasó por el gueto judío de Cracovia, retratado en la película "La Lista de Schindler" (1993), donde las condiciones eran muy precarias, como se puede apreciar en la réplica de una de las habitaciones de los campos de concentración.

A pesar de no contar con muchas piezas originales, el Memorial sumerge al espectador en la historia del Holocausto a través de una visita que inicia con la famosa frase del campo de concentración de Auschwitz: "El trabajo libera".

En un espacio de 160 metros cuadrados, además de los cuadros explicativos sobre qué fue el genocidio, hay réplicas de dibujos realizados por prisioneros, uniformes usados por los judíos y un vídeo que muestra las atrocidades cometidas por los nazis.

"Alemania se convirtió en un país de 'serial killers' durante el holocausto. Quien perpetró el holocausto no fue solo el Gobierno y el Ejército, también la sociedad civil, política y militar de Alemania. Fue un proyecto planeado, ejecutado por universitarios y la élite alemana, lo que hace del holocausto un suceso único", manifestó a Efe el cineasta y especialista en el tema, Marcio Pitliuk.

Pitliuk, junto con Caio Cobra, llevó hasta la gran pantalla la historia de Gartner con el documental "Sobreviví al Holocausto", el cual recorre 15 ciudades de Polonia, Austria, Italia, Francia y Brasil promoviendo un encuentro entre pasado y presente.

El comisario del Memorial, Luiz Rampazzo, destacó el objetivo didáctico de la exposición para transmitir al público brasileño, especialmente a los más jóvenes, lo qué fue el Holocausto.

"Lo principal es llevar la reflexión sobre el odio y el racismo y hacer pensar sobre nuestra propia intolerancia", explicó Rampazzo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha