eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El poderío militar de Hizbulá en la frontera libanesa-siria

- PUBLICIDAD -
El poderío militar de Hizbulá en la frontera libanesa-siria

El poderío militar de Hizbulá en la frontera libanesa-siria

Un misil Grad a un lado del camino es uno de los restos de la batalla que se ha librado en la última semana en la frontera del Líbano con Siria entre la exfilial de Al Qaeda y el grupo chií Hizbulá, que exhibe su poderío militar.

La caravana de periodistas, en la que Efe viaja, avanza lenta por el pedregal polvoriento en la zona de Yarud Arsal, donde se levantan las montañas donde Hizbulá ha organizado un recorrido para mostrar sus logros frente a los yihadistas.

El itinerario está plagado de puestos de vigilancia y control de la organización libanesa, la mayoría de ellos en la cima de los montes.

Los camiones con milicianos del grupo, muchos de ellos con mascarillas en la cara para protegerse de la polvareda que se levanta al paso de los vehículos, se cruzan con los todoterrenos de periodistas en las carreteras sin asfaltar de Yarud Arsal.

"Fotos, no", dice un combatiente cuando la comitiva cruza por delante de un hospital de campaña, donde supuestamente hay heridos de la organización.

En algunos momentos da la sensación de que el convoy pasa por tierra de nadie y a veces no se sabe si se está en el Líbano o en Siria, o en ninguno de los dos, ya que la frontera entre ambos países no está demarcada totalmente, aunque en todo momento los portavoces de Hizbulá aseguran que el lugar es Yarud Arsal.

Uadi al Jel, la ciudadela de Al Hosn y Hue son los nombres que coronan las posiciones donde antes estaban apostados los miembros del Organismo de Liberación del Levante, alianza de la exrama de Al Qaeda, que los responsables de Hizbulá prefieren denominar por su nombre antiguo, el Frente al Nusra, como hace su aliado, el Gobierno de Damasco.

La primera parada es una gruta ubicada en una elevación del terreno, que antiguamente los yihadistas empleaban como centro de operaciones y cárcel para los prisioneros que tenían en sus manos del ejército libanés.

Ahora, los milicianos de Hizbulá campan a sus anchas por el lugar después de haber expulsado a los extremistas.

Una tienda de campaña instalada en su interior sirve de improvisada mezquita, mientras que una estancia amplia hace sala de prensa y todavía se conservan los cubículos que servían de celdas de los prisioneros del Organismo de Liberación del Levante.

El trayecto sigue por otras tres posiciones en lo alto de varios montes, que Hizbulá ha arrebatado a los radicales.

"Estamos muy cerca del 'Dáesh" (acrónimo en árabe del grupo terrorista Estado Islámico), dice a Efe el analista y exdirector general del Ministerio de Información libanés, Mohamed Obeid, que explica que el EI se encuentra más al sur en los alrededores de la zona de Ras Baalbek.

Durante todo el trayecto llama la atención la completa ausencia de las Fuerzas Armadas libanesas en Yarud Arsal, que se ha convertido en territorio de Hizbulá.

Obeid detalla que los soldados libaneses se encuentran luchando contra el EI en Ras Baalbek.

Un miliciano de Hizbulá, que rechaza identificarse, señala a Efe que el antiguo Frente al Nusra está detrás de los atentados que ha habido en los últimos años en Beirut, la mayoría en Dahie, como se llama a los barrios del sur de la ciudad -feudo de la organización chií- y no el EI.

Pertrechado con una gorra y unas enormes gafas de sol, este guerrillero apunta con el dedo a unos montes del fondo, donde indica hacia el área de Uadi Hmeid, donde se hallan los remanentes de la exfilial de Al Qaeda a la espera de que se cierren las negociaciones para ser evacuados a la provincia siria de Idleb, tras el alto el fuego declarado el jueves.

Detrás de este combatiente, hay una explanada con una muestra de vehículos militares y armas pesadas de Hizbulá, mientras que algunos de sus miembros posan para los periodistas, que se amontonan entre los vehículos para sacar fotografías o buscar alguna declaración de un responsable del grupo.

El colofón de este recorrido será en otra colina desde la que se divisa a lo lejos el campamento en el que los yihadistas esperan el resultado de las negociaciones que podrían culminar con su retirada a Idleb, una región del norte de Siria que está tomada casi totalmente por la exfilial de Al Qaeda y otras facciones.

Delante de los reporteros, un miliciano escenifica la victoria de Hizbulá hincando las banderas del grupo y del Líbano en mitad del terreno, con el campamento del Organismo de Liberación del Levante de fondo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha