eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los políticos neozelandeses cierran la campaña electoral en unos disputados comicios

- PUBLICIDAD -
Los políticos neozelandeses cierran la campaña electoral en unos disputados comicios

Los políticos neozelandeses cierran la campaña electoral en unos disputados comicios

El primer ministro neozelandés, Bill English, y la opositora laborista, Jacinda Ardern, cerraron hoy su campaña electoral antes de los comicios de mañana en los que no se prevé que ninguno alcance la mayoría absoluta.

Unos 3,2 millones de neozelandeses están llamados a votar para elegir a unos 120 representantes del Parlamento en unos comicios cuyo ganador lidera generalmente al Ejecutivo de Wellington tras haber obtenido 61 escaños o mediante alianzas.

Las encuestas de los últimos días otorgan al Nacional, en el poder desde 2008, el 45,1 % de los votos y al Laborista (centro izquierda), liderado desde hace un mes por Ardern, el 37,2 %.

Otras dos formaciones minoritarias, pero claves en esta contienda, son el Partido Verde, al que los sondeos dan el 7,2 %, y la formación populista New Zealand First, con el 6,6 %, porcentajes superiores al 5 % necesario para poder ocupar un escaño.

Según estas encuestas, 55 escaños corresponderían al Partido Nacional, 46, al Laborista; 9, a los verdes; y 8, al New Zealand First.

En un contexto en el que todo es posible, se cree que el New Zealand First, que ha formado alianzas para gobernar en el pasado tanto con los nacionales (1996-98) como con los laboristas (2005-08), será el que tenga la última palabra, según el analista político de Radio New Zealand, Colin James.

Hasta hace poco, el Partido Nacional era el claro favorito para los comicios hasta que los laboristas dieron un dramático giro de timón con la irrupción de la joven Jacinda Ardern, de 37 años.

Su ascenso se debió a la dimisión del exlíder laborista Andrew Little el 1 de agosto pasado por los malos resultados en las encuestas.

English, un católico conservador que tomó las riendas de su partido tras la dimisión del ex primer ministro John Key en diciembre pasado, defiende las políticas económicas que implementó como ministro de Finanzas, aunque pesa sobre él la peor derrota que sufrió su partido cuando era líder de la oposición en 2003.

Ardern, quien promete la enseñanza universitaria gratuita, la despenalización del aborto y la protección del medio ambiente, ha perdido cierto apoyo electoral en los últimos días en parte por su propuesta de imponer impuestos a las ganancias de capital y al uso comercial de las aguas.

En estas elecciones los principales temas de preocupación son la sanidad y el alto precio de la vivienda, que algunos analistas achacan a las inversiones chinas en el mercado inmobiliario.

Un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que la economía de Nueva Zelanda creció un 3 % en los últimos tres años "y se proyecta que se mantendrá fuerte en 2018".

El buen estado de la economía se atribuye al auge del turismo y la política monetaria, que estuvo a cargo de English como ministro de Finanzas de John Key hasta el año pasado.

"La principal vulnerabilidad economía es un alto nivel de endeudamiento debido al aumento rápido de los precios de la vivienda" en Nueva Zelanda, advierte también la OCDE.

Otro tema destacado es la inmigración, con la llegada de más de 70.000 personas por año.

En este sentido, el partido gobernante busca endurecer los requisitos para obligar a los inmigrantes menos cualificados a salir del país durante un año antes de solicitar otro permiso de entrada.

Los laboristas quieren recortar el número de nuevos inmigrantes a 30.000 por año endureciendo los requisitos para los estudiantes y visados de trabajo, al tiempo que proponen atraer personal altamente calificado y aumentar la cuota de refugiados a 1.500 al año.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha