eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El realismo danés y la familia iraní, propuestas cinematográficas en el festival de Roma

- PUBLICIDAD -
El realismo danés y la familia iraní, propuestas cinematográficas en el festival de Roma

El realismo danés y la familia iraní, propuestas cinematográficas en el festival de Roma

La capital italiana celebró hoy la cuarta jornada de su Festival Internacional de Cine con los estrenos mundiales del director danés Nils Malmros, el iraní Kiarash Asadizadeh y el rumano Andrei Gruzsniczki, que compiten para alzarse con el codiciado Marco Aurelio de Oro, el máximo galardón.

El público que asistió a la proyección de "Sorrow and joy" (Pena y júbilo), el último trabajo de Malmros, se estremeció durante el transcurso de este drama que, en palabras del director, "trata, en realidad, de una historia de amor y perdón muy autobiográfica".

Un drama realista que llegó a la sección oficial del certamen en el último momento y que narra la historia de una familia, la de Johannes (Jakob Cedergren) y su mujer Signe (Helle Fagralid), una mujer frágil psicológicamente que mata a su propia hija, María, en un arrebato de locura.

Ambos tendrán que superar este traumático incidente para poder continuar con su historia de amor, marcada ya y para siempre por el perdón y las segundas oportunidades.

Tan autobiográfica es esta última cinta de Malmros, considerado uno de los máximos exponentes del cine escandinavo, que narra una historia que él mismo sufrió en 1984 y que recordó con gran naturalidad en la rueda de prensa posterior a la proyección.

"Es una historia real que yo mismo he sufrido hace 30 años, cuando mi mujer, a causa de un ataque de psicosis, mató a nuestra hija. Con el paso del tiempo comprendí que tenía que convertir una historia tan traumática en un producto artístico", explicó el director en rueda de prensa.

Además, Malmros recordó ante los asistentes la reacción de su mujer, con la que aún sigue casado, al ver la película terminada.

"Ella suele decir que no verá nunca la película, pero lo cierto es que sí que lo ha hecho. Vimos la película juntos y, a su término, nos sentamos uno frente al otro: ella comenzó a llorar, porque era justo que lo hiciera, y me dijo que había sido una gran victoria por nuestra parte", recordó el danés, quien añadió en latín ante la platea que "amor vincit omnia" (el amor lo vence todo).

En realidad, según explicó el propio Malmros, toda su nómina formada por once películas, rodadas en su dilatada carrera de más de 40 años, forma un cuadro completo de su vida en el que aparecen su infancia, sus traumas o su vida familiar.

La otra película presentada hoy en Roma en la sección oficial fue "Acrid" (Acre), del iraní Kiarash Asadizadeh, una obra circular, en ocasiones de aires costumbristas que narra la vida en el seno de las familias en el país de los ayatolás.

"Acrid" relata un círculo vicioso formado por tres parejas de mediana edad con graves crisis sentimentales y con un futuro incierto, que, juntas, forman un cóctel de amargas consecuencias.

Por un lado, Soheila y Jalal, una pareja de media edad cuya relación se ve impedida por los continuos actos irresponsables de Jalal; por otro lado Azar, la secretaria de Jalal en un estudio médico, casada con Khosro, un profesor de autoescuela que, a su vez y por último, mantiene una relación con Simin, una profesora de química en la universidad.

Un intrincado rompecabezas con el que el joven cineasta iraní ha pretendido "retratar a la familia iraní", que, a su juicio, "cada vez es menos rígida".

"He dirigido esta película a raíz de mi experiencia personal, por lo que he podido observar durante el último decenio, en el que la estructura familiar se está aflojando, está perdiendo rigidez, un fenómeno que no solo afecta a Irán sino que sucede en las familias de la mayoría de los países del mundo", explicó Asadizadeh en rueda de prensa.

Pese a que el director mantuvo que su voluntad no había sido centrar el filme en el rol de la mujer, lo cierto es que ocupa un lugar protagonista a lo largo de la cinta.

"Las mujeres de mi país se encuentran a medio camino entre la sociedad tradicional y sus elecciones personales, marcadas por la modernidad, pero en mi país puede sentirse que están ganando coraje con el paso del tiempo", aseveró el cineasta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha