eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una reforma a favor de la ley islámica agrieta el gobierno de Malasia

- PUBLICIDAD -
Una reforma a favor de la ley islámica agrieta el gobierno de Malasia

Una reforma a favor de la ley islámica agrieta el gobierno de Malasia

Una reforma a favor de la ley islámica ha dividido al gobierno en Malasia, donde dos ministros amenazaron hoy con dimitir si la propuesta presentada por sus socios islamistas en el Ejecutivo es aprobada por el Parlamento.

La reforma del código penal islámico o "hudud", que prevé amputaciones y lapidaciones, fue presentada por sorpresa el jueves por el Parti Islam se-Malaysia (PAS), uno de los socios del Frente Nacional, la coalición liderada por el primer ministro, Najib Razak.

El proyecto de ley se debatirá y someterá a votación en octubre pero su tramitación ha generado críticas de varias formaciones, incluidas las que representan a las minorías china e india en la coalición gobernante.

El ministro de Transportes de Malasia, Liow Tiong Lai, que lidera la Asociación China Malasia, aseguró al diario The Star que ha comenzado a recabar apoyos políticos para bloquear la reforma y que de no lograrlo estaría dispuesto a dejar el cargo.

"Estoy intentando pararlo, reunir a todos los partidos para pararlo. Llamo a todas las partes del espectro político a aunar fuerzas para parar esta ley", dijo Liow.

"Si no podemos hacerlo, tendremos que sacrificarnos. Dimitiré", añadió el ministro que el viernes denunció el proyecto de ley como "anticonstitucional".

El ministro del departamento del primer ministro, Mah Siew Keong, que lidera otra formación china de la coalición, aseguró que si la reforma prospera "estaré preparado para hacer lo que Liow ha anunciado".

Cuatro de los trece socios en el gobierno criticaron el mismo jueves la tramitación de la ley, lo que llevó al primer ministro a asegurar que la reforma se había "malinterpretado".

"Afecta solo a ciertos delitos y queda restringido a la jurisdicción de los tribunales islámicos, que solo se aplican a los musulmanes. No tiene nada que ver con los no musulmanes", dijo Najib.

La controvertida reforma fue presentada en medio de un escándalo de corrupción que afecta al primer ministro, a quien informaciones periodísticas han acusado de desviar a sus cuentas al menos mil millones de dólares de un fondo de inversión público.

Najib buscará en 2018 revalidar el cargo logrado en los últimas elecciones, donde el Frente Nacional se impuso pese a obtener menos votos, gracias al sistema electoral que beneficia las zonas rurales, donde se concentra la población malaya musulmana.

Cerca del 60 por ciento de los 28 millones de malasios practica el islam, en su mayoría moderado, mientras que el resto profesa el budismo (19%), cristianismo (9%), hinduismo (6%), taoísmo (2,6%) y religiones minoritarias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha