eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Unos 2.500 refugiados entraron el domingo en Serbia desde Macedonia

- PUBLICIDAD -
Francia considera que Alemania "no cierra la puerta" a los refugiados

Francia considera que Alemania "no cierra la puerta" a los refugiados

Serbia registró a unos 2.500 refugiados, en su mayoría provenientes de zonas de conflicto en Oriente Medio, que entraron el domingo por su frontera meridional con Macedonia, en Presevo, informaron hoy las autoridades serbias.

Para hoy se espera que otras 3.500 personas lleguen al centro de acogida en Presevo, donde reciben primeros auxilios y son registrados, declaró el ministro serbio de Trabajo, Aleksandar Vulin, a la emisora de televisión pública RTS.

Serbia es un país de tránsito en la llamada Ruta de los Balcanes (Grecia-Macedonia-Serbia-Hungría) por la que pasan los aspirantes a asilo hacia el norte, a Hungría y desde allí al resto de la Unión Europea (UE), sobre todo a Alemania y otros Estados occidentales.

Según Vulin, en los últimos días el número de entradas a Serbia ha aumentado un 20 %, ante el endurecimiento de la ley húngara de migración que entra en vigor mañana.

Las nuevas normas prevén penas de hasta tres años de cárcel por entrar en Hungría de forma ilegal, y de hasta cinco años si el inmigrante va armado o rompe la valla instalada en la delimitación con Serbia.

Según la RTS, ante el aumento de su número y la prisa que tienen para llegar a Europa occidental antes de mañana (es decir, antes de que Hungría cierre un hueco que hay en su valla y que entre en vigor la nueva ley), los refugiados de Siria, Irak y Afganistán son registrados en Presevo por un procedimiento acelerado.

Se calcula que en la norteña ciudad serbia de Kanjiza, cerca de la frontera con Hungría y donde hay un centro de acogida, antes de la medianoche de hoy podrían llegar unas 10.000 personas que intentarían cruzar la frontera, indicó la emisora.

Vulin advirtió de la posibilidad de que los refugiados permanezcan por más tiempo en Serbia, después de la entrada en vigor de las leyes restrictivas húngaras.

Hasta ahora permanecían entre dos y tres días antes de irse a Hungría.

"Esperamos la principal presión en nuestras fronteras norteñas", dijo el ministro.

Anunció la intención de su país de levantar en varias zonas del norte, como Sombor, Subotica, Kikinda, así como Sid, en el noroeste, "una serie de pequeños centros (de acogida) de carácter temporal".

Vulin consideró "muy probable" que la Ruta de los Balcanes se desvíe a otros países tras el cierre total de la frontera serbo-húngara, sin especificar qué Estados podrían elegir los refugiados.

El ministro insistió en que su país necesita ayuda financiera de la UE para la construcción de nuevas centros de alojamiento para poder "afrontar de forma adecuada el problema" de esta crisis de refugiados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha