eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El socialismo francés vota para su partido la línea defendida por el Gobierno

- PUBLICIDAD -
El socialismo francés vota para su partido la línea defendida por el Gobierno

El socialismo francés vota para su partido la línea defendida por el Gobierno

Los socialistas franceses se han decantado en la votación para fijar la nueva línea política de su partido por la moción respaldada por la mayoría del Ejecutivo y presentada por su primer secretario, Jean-Christophe Cambadélis, quien hoy consideró que ese resultado abre el camino a la estabilidad.

"Ha sido un voto a la vez de renovación y de salida de crisis", indicó en una entrevista concedida a la cadena "BFM TV", tras haberse avanzado que su propuesta logró un respaldo superior al 60 %.

El primer secretario del PS buscó ayer la aprobación de la militancia tras tener la del Gobierno, con una moción que aboga por una nueva alianza con la izquierda y los ecologistas y pide negociar con Europa que las deudas de los Estados miembros superiores al 60 % de su PIB, como Francia, "sean mutualizadas y en parte monetarizadas".

Su proyecto, bautizado como "La renovación socialista", se había visto respaldado entre otros por el presidente, François Hollande; el primer ministro, Manuel Valls; o la líder de los rebeldes, Martine Aubry.

La moción B, "A la izquierda para ganar", estaba encabezada por el diputado Christian Paul, y agrupaba con su oposición a la política gubernamental a los disidentes y a las dos principales corrientes del ala izquierda del partido.

La tercera, titulada "Atrevámonos a un nuevo pacto ciudadano y republicano", se presentaba como un texto militante, mientras que la cuarta, "La Fabrica", denunciaba los juegos de corrientes y posturas que, a su juicio, hacen peligrar las opciones de éxito del PS de cara a las presidenciales de 2017.

Con la decisión de este jueves sobre la línea política de la formación durante los próximos dos años se espera limar las diferencias antes del congreso que celebrarán entre los próximos 5 y 7 de junio en Poitiers, en el oeste del país.

El próximo jueves, los socialistas escogerán a su próximo secretario general, puesto al que se vuelve a presentar Cambadélis junto a Paul, en tanto que representante de la segunda moción más votada, que obtuvo cerca del 30 %, a falta de los datos definitivos que se publicarán hoy.

El congreso de Poitiers, por tanto, tendrá una importancia simbólica, dado que la votaciones ya habrán tenido lugar, pero escenificará el inicio de esta nueva etapa, en un año en que los socialistas han encadenado cuatro derrotas electorales consecutivas en las municipales, europeas, parciales al Senado y departamentales.

Cambadélis se fijó hoy como objetivo "en primer lugar el éxito gubernamental", con solidaridad pero también exigencia, "la renovación" de la dirección socialista, y la unión con la izquierda y los ecologistas.

Con esas otras formaciones "no conseguiremos hacer una lista común para las regionales, pero quizá sí en aquellos lugares donde el Frente Nacional suponga una amenaza", señaló el ganador de ayer, quien apeló también a una mayor movilización de la militancia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha