eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La unificación de los grupos yihadistas en Mali pone más obstáculos a la paz

- PUBLICIDAD -
La unificación de los grupos yihadistas en Mali pone más obstáculos a la paz

La unificación de los grupos yihadistas en Mali pone más obstáculos a la paz

El anuncio de la unión de las tres mayores facciones yihadistas en Mali bajo el paraguas de Al Qaeda consolida la tendencia de ese grupo de "nacionalizar la yihad" y pone más obstáculos a la aplicación del acuerdo de paz en este país.

"Los muyahidines en Mali anuncian a LA 'umma' (nación) islámica la unión de Ansar Dine, Al Murabitún, y (Al Qaeda en el Magreb Islámico, AQMI) en la zona del Sáhara en un solo grupo y bajo la comandancia de un solo emir", aseguró la pasada semana en un vídeo el histórico líder tuareg maliense Iyad Ag Ghali.

En la grabación, Ag Ghali estaba acompañado por los principales "emires" y representantes de las tres organizaciones más el conocido yihadista maliense Amadou Kouffa, fundador del grupo radical Brigada de Macina, integrada principalmente por combatientes de la etnia peul.

Ag Ghali, que dirigía hasta el pasado jueves el grupo Ansar Dine, se ha convertido desde el pasado jueves en el emir de la nueva organización que llevará por nombre "Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes".

Para Haiba Cheikh Sidati, director de la agencia privada mauritana Al Ajbar, habitual receptora de los comunicados de las organizaciones yihadistas y muy bien conectado con ellas, este paso forma parte de una nueva estrategia de Al Qaeda, que pretende adaptar la acción yihadista a las luchas locales de cada país.

Sidati precisó que AQMI ha optado por poner sus capacidades militares en Malí bajo el mando de un líder maliense y añadió que la unificación de esos grupos es "resultado natural" de la profunda coordinación que ya existía entre ellos.

En el mismo sentido, el portavoz del separatista Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA, y antiguo aliado de los yihadistas), Musa ag Taher, explicó a Efe que la designación de Ag Ghali ofrece a las acciones de los yihadista en Malí "una legitimidad nacional" que se une a la "legitimidad étnica" que Ag Ghali tiene entre los ifoghas, tribu presente en Argelia, Mali y Níger.

Todos esos grupos yihadistas coincidían, además de la lucha contra la presencia militar extranjera en Mali, en reivindicar la aplicación de las disposiciones de la "sharia" o ley islámica como fuente de ley en el país.

El objetivo de la unión, según explicó Ag Ghali en el vídeo difundido el jueves, es la concentración de la lucha contra el "enemigo cruzado ocupante", en alusión a las fuerzas francesas y las que dependen de la misión de la ONU en Mali (Minusma).

El máximo "juez" de AQMI en la zona del Sahara, Abu Abdulrahman al Sanhayi, amenazó el pasado 18 de enero con que la violencia no solo caerá sobre los "cruzados", sino también sobre las patrullas conjuntas entre soldados del Ejército regular maliense y milicias locales, establecidas en base de un acuerdo de paz firmado en Argel en junio de 2015.

Para Al Sanhayi esas fuerzas luchan contra la aplicación de la ley islámica en Malí y apoyan a "los ocupantes" en su guerra contra los muyahidines.

Ese argumento fue utilizado como justificación del atentado perpetrado tres días antes por el grupo Al Murabitún en Gao, en el norte del país, en lo que ha sido su atentado más sangriento en la región del Sahel en mucho tiempo, al matar a al menos 60 soldados pertenecientes a esas patrullas mixtas.

La crisis política en Mali se desató en 2012 tras el golpe de estado que derrocó a Amadou Touré, una situación de la que se aprovechó el MNLA que, junto a bandas yihadistas afines ideológicamente a Al Qaeda, se hizo con el control de las regiones del norte del país.

Sin embargo, la aproximación de los nacionalistas tuareg de MNLA a los yihadistas no duró mucho tiempo y optaron al final por entrar en negociaciones con el Gobierno central, que dieron como resultado la firma del acuerdo de paz.

Para Ag Taher, la unificación de las filas yihadistas en el norte de Mali, además del retraso en la aplicación del acuerdo de paz y los comportamientos hostiles de las milicias progubernamentales en esa zona, puede frustrar el proceso de paz y desestabilizar toda la región todavía más.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha