eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Padres de Ayotzinapa ayunan 43 horas por el aniversario de la desaparición

- PUBLICIDAD -
Padres de Ayotzinapa ayunan 43 horas por el aniversario de la desaparición

Padres de Ayotzinapa ayunan 43 horas por el aniversario de la desaparición

Familiares de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en México iniciaron hoy una huelga de hambre para recordar a los 43 jóvenes, como parte de las actividades del aniversario de esta tragedia y horas antes de reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto.

"Cada hora representa la búsqueda constante de cada uno de los estudiantes", dijo a Efe el abogado de las familias, Vidulfo Rosales, quien a petición de los mismos se sumó a la protesta.

En torno a las 19.00 hora local (24.00 GMT), medio centenar de personas iniciaron en el Zócalo (plaza principal) de la capital mexicana este periodo de ayuno de 43 horas que concluirá el próximo viernes, un día antes de la gran marcha conmemorativa de la desaparición ocurrida el 26 de septiembre de 2014.

Protegidos por carpas instaladas junto a la Catedral Metropolitana, los familiares harán este ayuno acompañados de miembros de organizaciones civiles y compañeros de los jóvenes desaparecidos, que al grito de "No están solos" participaron hoy también en las actividades de protesta.

A las 13.00 hora local de mañana (18.00 GMT) los padres serán recibidos por el presidente Peña Nieto, en un encuentro que estaba programado en la residencia oficial de Los Pinos pero que finalmente se celebrará en el Museo Tecnológico de la ciudad.

Allí, explicó Rosales, le harán al mandatario una serie de peticiones centradas "en el tema de la justicia y en el tema del informe de los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)".

"Pediremos que se cumplan las recomendaciones del informe, que se abran nuevas líneas de investigación, que se designen nuevas entidades que puedan realizar la investigación, y una ampliación del mandato de los expertos", indicó Rosales, y agregó que habrá "una repetición expresa de que no se criminalice" a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, a la que pertenecían los desaparecidos.

El próximo sábado se cumplirá un año de la desaparición de los 43 jóvenes que, según la versión de la Fiscalía, fueron detenidos por policías corruptos del municipio de Iguala, en el estado de Guerrero, y entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos, quienes presuntamente los asesinaron e incineraron sus cuerpos en un basurero del municipio vecino de Cocula.

Dicha versión fue cuestionada a principios de este mes por el grupo de expertos independientes designados por la CIDH, quienes tras seis meses de investigaciones concluyeron que no hay evidencias para asegurar que los jóvenes fueron quemados en ese basurero.

En el acto de arranque de la huelga también participaron familiares de otros desaparecidos, como María Herrera, madre de cuatro jóvenes cuyo paradero se desconoce.

"Estamos en el mismo barco y no nos queda más que unir nuestros esfuerzos, nuestras luchas, nuestro dolor, nuestra impotencia para lograr un objetivo: saber la verdad, tener la verdad histórica de qué pasó con nuestros hijos", apuntó.

Después de una tensa jornada el día de ayer, cuando un enfrentamiento entre estudiantes y fuerzas antimotines en Guerrero dejó una decena de heridos, la mayoría policías estatales, los actos de protesta de hoy transcurrieron en calma.

Esta mañana cientos de jóvenes tomaron las calles de Tixtla, donde se encuentra la escuela para maestros de Ayotzinapa, y llevaron a cabo una manifestación en la que uno de los oradores señaló que "el Gobierno no ha resuelto la desaparición", por lo que los estudiantes siguen expuestos a que grupos del crimen organizado les "sigan hostigando".

Los jóvenes, muchos de ellos procedentes de escuelas para maestros de estados como Chiapas y Aguascalientes, también pidieron la salida de la Policía Federal, que mantiene retenes en los accesos de Tixtla.

Además, miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) tomaron varios edificios oficiales, entre ellos la Alcaldía y las oficinas municipales de Seguridad Pública, Protección Civil y Tránsito.

En Chilpancingo, capital de Guerrero, miembros de la Normal de Ayotzinapa tomaron las instalaciones de varias radioemisoras para expresar su rechazo a los retenes instalados en la carretera que comunica esa ciudad con Tixtla, y advirtieron que las protestas continuarán.

La violencia en Guerrero comenzó el lunes, cuando familiares y compañeros de los 43 desaparecidos atacaron instalaciones de la fiscalía estatal de Guerrero para protestar por la deficiente respuesta de las autoridades en este caso.

Para el próximo sábado los familiares han convocado a la sociedad mexicana a participar en la gran marcha del aniversario que se celebrará en la capital mexicana, con el fin de exigirle a la sociedad que no se olvide de que sus hijos siguen desaparecidos.

Paula Escalada Medrano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha