eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Papa invoca una paz sin la "fuerza engañosa de la venganza" en el Cáucaso

- PUBLICIDAD -
El Papa invoca una paz sin la "fuerza engañosa de la venganza" en el Cáucaso

El Papa invoca una paz sin la "fuerza engañosa de la venganza" en el Cáucaso

Armenia mantiene tensas relaciones con sus vecinas Turquía y Azerbaiyán y, por eso, el papa Francisco animó hoy al pueblo armenio a trazar un futuro de reconciliación que excluya "la fuerza engañosa de la venganza" por los conflictos pasados.

En un acto por la paz celebrado en la capital, Ereván, junto al patriarca supremo armenio Karekin II, Francisco animó a los asistentes y a la sociedad entera a trazar "senderos nuevos" que transformen el odio "en proyectos de reconciliación".

"Hará bien a todos comprometerse para poner las bases de un futuro que no se deje absorber por la fuerza engañosa de la venganza; un futuro donde no nos cansemos jamás de crear las condiciones por la paz", clamó el pontífice.

En este sentido, Francisco animó a las jóvenes generaciones a convertirse en "promotores activos de una cultura del encuentro y de la reconciliación", en vez de ejercer como lo que denominó "notarios del 'statu quo".

"Que Dios bendiga vuestro futuro y haga que se retome el camino de reconciliación entre el pueblo armenio y el pueblo turco, y que la paz brote en el Nagorno Karabaj", proclamó el papa, como ya lo hiciera en una misa celebrada en abril de 2015 en el Vaticano.

De este modo Francisco realizo un llamamiento a la paz en una región, el Cáucaso meridional, que atraviesa una tensa situación debido, sobre todo, a las desavenencias que separan a Armenia con su vecina en el oeste, Turquía, y Azerbaiyán por el este.

Con la primera mantiene una histórica enemistad debido sobre todo a la masacre de un millón y medio de armenios que habitaban en la Anatolia y que perecieron durante las deportaciones masivas orquestadas por el Imperio Otomano y los Jóvenes Turcos en 1915.

Con Azerbaiyán, estrecho aliado de Ankara, Ereván mantiene un débil y a menudo quebrando alto el fuego desde 1994 por una disputa territorial en relación con la región montañosa de Nagorno Karabaj, que se originó a raíz de la desintegración de la Unión Soviética.

En cuanto al primer conflicto, Francisco no ha dudado durante este viaje en aludir al controvertido término de "genocidio", rechazado férreamente por Turquía, y lo ha hecho porque, tal y como refirió hoy, recordarlo "no solo es oportuno, sino necesario" para que no se repitan horrores como aquellos.

En cuanto al segundo, el pontífice tendrá la oportunidad de reivindicar el mismo mensaje ante la otra parte de la partida el próximo otoño, ya que tiene previsto viajar a Georgia y Azerbaiyán del 30 de septiembre al 2 de octubre.

También abordó las malas relaciones entre Armenia, Turquía y Azerbaiyán el patriarca, quien lamentó que su país "vive bajo la difícil situación de una guerra no declarada", defendiendo los confines del Estado a un precio elevado, así como el derecho el pueblo de Nagorno Karabaj, de mayoría armenia, a vivir en libertad.

"En respuesta a las pacíficas aspiraciones de nuestra gente, Azerbaiyán violó el alto el fuego y emprendió operaciones militares en el Alto Karabaj en abril. Villas armenias fueron bombardeadas y soldados y niños escolares asesinados y heridos", denunció.

En este encuentro, celebrado en la plaza de la República de la capital armenia, estuvo presente el presidente del país, Serge Sargsián, y participaron en el mismo varios miles de personas.

Al término del acto, varios jóvenes vertieron tierra en un Arca de Noé de madera (se cree que esta bíblica embarcación encalló en el cercano monte Ararat) que contenía una vid y el papa y el patriarca regaron conjuntamente la planta como señal de paz y amistad.

El viaje del pontífice a Armenia, que empezó el pasado viernes, concluyó de este modo su segunda jornada, en la que además acudió a la ciudad septentrional de Gyumri para celebrar una misa, ya que allí residen gran parte de los católicos del país, una minoría ante la Iglesia Gregoriana Apostólica, la oficial en Armenia.

Esta etapa tuvo un marcado carácter ecuménico y, por ello, el papa animó a "construir y reconstruir sin desfallecer" caminos de comunión hacia la unidad de los cristianos.

Quizá la imagen que refleje esta intención ecuménica sea la de Francisco y el patriarca Karekin II recorriendo juntos a bordo del "papamóvil" la plaza Vartanans de Gyumri, donde celebró esta misa, la única del viaje.

También se produjo este sábado uno de los actos más esperados del viaje, la visita del papa al memorial de Tzitzenakaberd, que rememora a las víctimas del genocidio armenio y donde oró visiblemente emocionado y se vio con una decena de descendientes de los 400 niños armenios refugiados hace un siglo en el Vaticano.

La visita del papa a este país caucásico tocará a su fin mañana, cuando entre otros actos acuda al monasterio de Khor Virap, uno de los lugares más sacros del país, frente al monte Ararat y la clausurada frontera turca, y libere a dos palomas junto al patriarca.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha