eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Paraguay tiene casi nula resistencia ante los efectos del cambio climático

- PUBLICIDAD -

Paraguay tiene una "muy débil o casi nula resistencia" ante los efectos adversos del cambio climático, como sequías o inundaciones, dijo hoy la directora de la Oficina Nacional de Cambio Climático de Paraguay, Ethel Estigarribia.

Por ello, Paraguay tiene un gran interés en mitigar las consecuencias del cambio climático, dijo la experta durante la presentación de la postura que defenderá el país en la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP21), que se celebrará en París a partir del 30 de noviembre y a la que acudirá el presidente paraguayo, Horacio Cartes.

Estigarribia afirmó que son "los pequeños productores agrícolas y las poblaciones vulnerables económicamente" los más afectados por los efectos adversos del cambio climático.

El Gobierno trabaja para que tengan "mayor resiliencia", mayor capacidad de recuperación ante circunstancias extremas, dijo.

Agregó que Paraguay, al ser un país en desarrollo sin litoral marítimo, cuya economía está basada en el sector agropecuario que aporta más del 40 % de su PIB, es "altamente vulnerable" a las alteraciones climáticas que puedan perjudicar a la producción agrícola, ganadera y forestal, y repercutir negativamente en su economía.

Por otra parte, Paraguay presentará en la COP la necesidad de obtener transferencias de tecnología de otros países para que algunas de sus industrias, como la del acero o la del cemento, puedan abastecerse de energías limpias.

El responsable de la Secretaría del Ambiente (Seam), Rolando de Barros, expresó que, pese a que más un 90 % de la energía producida en Paraguay es "limpia y renovable", aún hay industrias y hogares rurales que dependen de los combustibles fósiles y la leña para producir energía, lo que agrava la contaminación y la deforestación.

Paraguay, con casi siete millones de habitantes, es el mayor productor de energía per cápita del mundo, un 90 % de la cual proviene de instalaciones hidroeléctricas, por lo que se considera una energía "limpia y renovable", según datos de la Seam.

La mayor parte de esta energía, cuyo excedente se exporta a los países de la región, procede de la hidroeléctrica de Itaipú, la de mayor producción del mundo y que Paraguay comparte con Brasil, y la represa de Yacyretá, cogestionada con Argentina.

Itaipú alcanzó la pasada semana los 2.300 millones de megawatios por hora de energía acumulada en 31 años de funcionamiento, muy por encima de grandes represas como la china de las Tres Gargantas, y su producción representa alrededor del 8 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha