eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Spain is different!

Ni la reforma laboral ha funcionado, ni el turismo va tan bien como pintan las cifras de imparable crecimiento anual

España es tan diferente que da la sensación de que nuestro presidente piensa que todo el trabajo lo hizo Fraga y que, salvo abaratar sueldos y despidos, no hay mucho más que hacer

- PUBLICIDAD -
Acció contra el Turisme Massiu a Barcelona, davant la Sagrada Familia.

Acció contra el Turisme Massiu a Barcelona, davant la Sagrada Familia. ©SANDRA LÁZARO

Si le preguntamos a Antonio Catalán —uno de los empresarios hoteleros más importante e innovador de España— sobre la situación del turismo y la reforma laboral, nos responderá sobre lo primero que algo no estamos haciendo bien, y sobre la reforma laboral, que hay que cambiarla. Si el interrogado es Amancio López Seijas —presidente de Hotusa (4.500 empleados), gallego y amigo de la infancia de Rajoy— nos dirá que todo marcha y que ellos "aprovecharon muy bien" la reforma laboral del PP, para contratar becarios a precios razonables.

No sé ustedes, pero yo me fío más de Catalán. Ni la reforma laboral ha funcionado, ni el turismo va tan bien como pintan las cifras de imparable crecimiento anual. España es una potencia turística mundial. Desde hace dos años encabeza la clasificación del Foro Económico Mundial en cuanto a competitividad, por delante de Francia, Alemania y Japón. Recibió en 2016 75,6 millones de turistas, un 10,3% más que el año anterior y para este año se espera alcanzar la cifra récord de 83 millones. Al Gobierno debe parecerle que todo va tan bien que es mejor no hacer nada. Es el mantra del PP de Mariano Rajoy. Es la insensatez de un presidente que nos ha conducido al callejón de difícil salida del referéndum catalán. Es el inmovilismo cerril, paleto, rancio y absurdo que impide a un gobierno reaccionar de una manera constructiva a cualquier crítica o manifestación de disconformidad.

Da lo mismo si se trata del turismo, de la huelga de los empleados de Eulen en el aeropuerto de Barcelona o de la entrada de inmigrantes por la frontera de Ceuta o Melilla. La primera reacción de este Gobierno, su presidente, sus portavoces o sus delegados gubernativos, es acusar a los demás de falta de patriotismo, de intentar frenar la recuperación económica o de romperle la pierna a un policía (menos mal que todos hemos podido ver en el vídeo la actuación tan profesional del susodicho).

España es diferente. Tenemos un país (o países) fantástico. Lleno de recursos naturales, culturales, gastronómicos, que seducen a los visitantes. Es, como se suele decir, la primera industria nacional. Ya durante el Franquismo (la dictadura, quiero recordar), en los años 60, fue una gran baza para salir del aislamiento y la pobreza. Ahí estaba Manuel Fraga, al que algunos llaman el padre del turismo español, para, desde el Ministerio de Información y Turismo, con una mano certificar la necesidad de fusilar al comunista Julián Grimau y con la otra multiplicar casi por tres la entrada de turistas en los años de su gestión (de 8 millones a 21 entre 1962 y 1969). Impulsó la red de Paradores, legisló las zonas turísticas, lanzó campañas internacionales y puso en circulación el Spain is different!, un eslogan que abrió definitivamente nuestras fronteras. Hasta se bañó en Palomares junto al embajador de Estados Unidos para tapar los efectos de la caída de un B-52 cargado con bombas nucleares sobre la playa almeriense.

España es tan diferente que da la sensación de que nuestro presidente piensa que todo el trabajo lo hizo ya su paisano y que, salvo abaratar sueldos y despidos, no hay mucho más que hacer. Y sin embargo, no ahora con malos modos y acciones violentas injustificables, si no desde hace mucho tiempo, con datos y argumentos, hay un buen puñado de especialistas que están de acuerdo con Antonio Catalán: algo no estamos haciendo bien. Y quizá por sentido común, o patriotismo o por ser serios, utilizando las palabras preferidas de Rajoy, lo que deberíamos es plantear si podemos mejorar.

Hay ciudades, como Barcelona, en las que la masificación empieza a ser un problema incluso para los propios turistas. O islas, como Mallorca, en las que se multiplican los atascos y la contaminación en la época estival por la masificación de los alquileres de coches. O ciudades, como Madrid o San Sebastián, que ven cómo sus centros históricos se colapsan de visitantes con riesgo de expulsar a los vecinos de toda la vida para acabar convirtiéndose en una especie de parque temático urbano.

Nos gusta nuestro país, o países, me da lo mismo. Nos gustan nuestras ciudades. Pero eso no quiere decir que no se pueda mejorar. Hay mucho tarea por hacer. Y seguramente lo más acertado es no obsesionarse demasiado con los turistas. Trabajemos para que las ciudades sean más humanas, más tranquilas, más cultas y civilizadas. Y muy probablemente lograremos que los que las visiten se vayan adaptando a esa manera de entender la vida y la convivencia. Y eso incluye, por supuesto, que los trabajadores y trabajadoras de cualquier sector, también el turístico, tengan unas condiciones de salario y estabilidad laboral dignas. Es más que probable que en ese momento todo empiece a ir de verdad mejor, incluso para la hacienda pública, ese ente recaudador que poco puede llevarse cuando los salarios son mayoritariamente de miseria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha