eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Es tiempo para el diálogo y los pactos

Es verdad que no resultará una tarea cómoda sentarse con Podemos a dialogar, ni sobran ganas de buscar unas bases de entendimiento con los de Pablo Iglesias. Pero estamos en política para eso, en un tiempo en el que ha de practicarse la cultura del pacto

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -

No salimos de nuestro asombro los miles de socialistas que asistimos atónitos, sin dar crédito a lo que oímos, a una crisis interna del PSOE en clave de lucha por el poder. Cuando toda la atención, todo nuestro esfuerzo y convicción deberían estar puestos en el cumplimiento de nuestros compromisos electorales.

Unos compromisos vigentes que, tras los malos resultados para el PSOE y la peor aritmética posible en el Parlamento, nos obligan a tratar de conseguir acuerdos con otras fuerzas de izquierda y de progreso. Se trata de salir de una crisis que sigue golpeando a millones de familias, con otro modelo socio-económico que no obedezca a la ideología neoliberal.

¿Cómo es posible abrir una crisis de dirección al día siguiente de la celebración de las elecciones generales con un proceso de gobernabilidad pendiente? ¿Cómo se justifica ante la ciudadanía y ante los electores semejante demostración de irresponsabilidad? ¿A qué vienen esos deseos de suicidarnos cuando la gran mayoría del país nos mira esperando respuestas a sus problemas, a sus justas demandas?

Es verdad que no resultará una tarea cómoda sentarse con Podemos a dialogar, ni sobran ganas de buscar unas bases de entendimiento con los de Pablo Iglesias. En primer lugar, para comprobar si es posible llegar a pactos una vez que fracasen los intentos de investir al candidato Rajoy. Pero estamos en política para eso, sin excusas, en un tiempo en el que ha de practicarse la cultura del pacto.

Se ha puesto final al bipartidismo por errores propios, que van más allá de la crisis económica, y por voluntad democrática de la ciudadanía. Se acabó el tiempo de las mayorías absolutas y de las mayorías amplias. Ahora toca dialogar conscientes de que hay que sumar con los afines, sumar con inteligencia y generosidad intelectual, con mentalidad abierta para buscar soluciones que podamos compartir cediendo todas las partes implicadas. Pactos también transversales en los grandes temas de Estado.

Tengo la dura experiencia de haber participado durante veinte años en los gobiernos de coalición del ayuntamiento de San Sebastián, en medio de un terrorismo que influía en todo y cada día. Sé lo que es liderar una alcaldía durante cinco mandatos, siendo -en ocasiones- segunda y tercera fuerza. Y lo difícil que es pactar con otras dos fuerzas un programa de gobierno para sacar adelante una ciudad crispada y paralizada por el desánimo, el terror y la kale borroka.

Pero nunca me faltó la pasión por intentarlo y la convicción de que era imprescindible llegar a pactos; algunos cogidos con alfileres, otros sorprendentemente sólidos. Además, aprendimos a pactar las discrepancias para que, en temas tasados, cada grupo, cuidando las formas, pudiera defenderlos para no desnaturalizar su identidad. La experiencia proyectó cultura democrática y funcionó en términos generales. Para ello, en el camino pacté con otras cinco fuerzas políticas, con todas menos con HB.

Por tanto, no comparto la opinión de quienes dan por perdida, de antemano, la batalla de los pactos con Podemos sin intentarlo. No son un impedimento insuperable los fuertes desencuentros y descalificaciones que han existido en los pasados quince meses. Menos aún puedo compartir ningún tipo de exigencias previas (líneas rojas les llaman) a incluir en los acuerdos, ni siquiera para sentarse a negociar.

Es evidente que, asuntos como el banderín de enganche electoral de Pablo Iglesias sobre una consulta vinculante de autodeterminación para Cataluña durante el primer año de gobierno, son un brindis al sol, no negociables por discrepancia absoluta y por imposibilidad legal cierta. Pero no hay que cerrar vías a todo lo demás que es prioritario.

Más allá de asuntos llevados al límite, que deben quedar fuera del pacto, están un gran listado de temas referidos a las pendientes reformas legales sobre régimen laboral y empleo, reforma fiscal, educación, sanidad, dependencia, pensiones, desahucios, sanidad y copago, becas, regeneración institucional y lucha contra la corrupción, reforma local, modelo productivo, respeto a la división de poderes y a la independencia de los organismos reguladores, democracia participativa, parlamento abierto, sistema de libertades, inmigración, subsidios y ayudas a familias y parados de larga duración, plan de vuelta a casa para los jóvenes expulsados, etc.

Ante semejante volumen de tareas, sin olvidar la reforma de la Constitución y la búsqueda de salidas políticas para recuperar la cohesión territorial de una España plurinacional y multicultural, ¿quién puede bajar los brazos?, ¿quién tiene derecho a resignarse? No podemos ser los socialistas los que renunciemos a intentarlo hasta el final.

La ciudadanía que sufre pasará factura a las fueras políticas que dificulten aquel proceso, que muestren que no quieren sentarse a dialogar y dificulten los acuerdos. Porque la alternativa ya la conocemos y se llama cuatro años más de Rajoy como presidente inmoral, de mayor desigualdad aún, de empleo indigno, de exclusión social y confrontación territorial. Para eso, que no cuenten con los socialistas de convicción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha