Andalucía Opinión y blogs

Sobre este blog

Amnistía Internacional es un movimiento global de más de siete millones de socios, socias, activistas y simpatizantes que se toman la lucha contra las injusticias como algo personal. Combatimos los abusos contra los derechos humanos de víctimas con nombre y apellido a través de la investigación y el activismo.

En este blog intentaremos acercar nuestro trabajo en Andalucía, conjuntamente con las acciones de sus grupos, pero también los acontecimientos más relevantes en materia de derechos humanos en España.

Síguenos en Instagram @amnistianadalucia. Twitter @Ai andalucia

El remedio invisible

Carlos Lancho

0

Sobre este blog

Amnistía Internacional es un movimiento global de más de siete millones de socios, socias, activistas y simpatizantes que se toman la lucha contra las injusticias como algo personal. Combatimos los abusos contra los derechos humanos de víctimas con nombre y apellido a través de la investigación y el activismo.

En este blog intentaremos acercar nuestro trabajo en Andalucía, conjuntamente con las acciones de sus grupos, pero también los acontecimientos más relevantes en materia de derechos humanos en España.

Síguenos en Instagram @amnistianadalucia. Twitter @Ai andalucia

El pasado 27 de marzo, cuarenta y cuatro años después de la cumbre de salud de 1978, un lema muy distinto se alzaba en las calles de Madrid. «Salvemos la atención primaria», fue el reclamo de un centenar de asociaciones, oenegés y otras organizaciones que denunciaron la maltrecha situación de la atención primaria española. El drama es el mismo en casi todas las comunidades autónomas, con alguna que otra excepción. 

En Andalucía, después de más de una década de políticas de austeridad, la atención primaria sobrevive a duras penas. Más aún cuando los dos últimos años de la pandemia han puesto a prueba los escasos recursos con los que disponía el personal sanitario de los centros de salud. Se puede hablar ya de un sistema en crisis cuando, a pesar de las reiteradas advertencias, las autoridades no han hecho más que proponer malas recetas a un problema que, en lugar de remedios cortoplacistas, requiere un tratamiento integral. 

Una enfermedad invisible 

Descubre nuestras apps