eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Las crucecitas

Todos los años recibimos el mismo mensaje durante estas fechas. Estamos inmersos en la campaña de renta. Desde el Gobierno nos recuerdan que Hacienda somos todos, aunque una abogada del Estado haya dicho que la frase no es nada más que un eslogan al que no hay que darle mayor importancia.

Nos gustaría creer que fue una estrategia procesal que no encerraba mensaje alguno. Con gran pesar tenemos que reconocer que la letrada tenía razón.

En primer lugar encontramos a fundaciones variopintas que sirven para eludir obligaciones fiscales a adineradas familias escondidas tras una fórmula legal que hace opaca su tributación, eximiendo de carga impositiva a prácticamente la totalidad de los beneficios de las fundaciones.

Seguir leyendo »

Carta abierta a Vargas Llosa

Estimado Mario,

Esta semana he leído tu último libro, La llamada de la tribu, promocionado como tu autobiografía política (frente a la autobiografía literaria de El pez en el agua). Ya en el prólogo das las claves de lo que va a ser el libro: una defensa de los filósofos liberales, en oposición a los filósofos que defendieron el marxismo. Debo reconocer que, frente a otros libros que tratan de colarnos gato por liebre, aquí has sido honesto.

Defiendes un sistema que prima la libertad de mercado, la libertad individual y la propiedad privada; yo defiendo un sistema que prima la igualdad, la lucha contra la pobreza, la defensa de los colectivos oprimidos a lo largo de la historia. Son dos posturas opuestas y es bueno que existan diferentes formas de pensar y que los debates sean de altura.

Seguir leyendo »

Nadie debería...

Nadie se sube a una patera, como quien emprende un viaje de placer, al otro lado del Mediterráneo para tras un más que proceloso viaje llegar a una implacable Europa que le cierra las puertas en sus narices. Nadie embarca a su familia en ese viaje sin retorno, sin llegada asegurada y con incierto futuro si no es que lo que está dejando atrás es la muerte. Nadie se gasta hasta el último dolar ahorrado para pagar a las mafias que te llevarán o no -nadie te lo asegura- a las playas de la Europa rica, si no es esta dramática huida la solución a una vida que las guerras, el hambre o las persecuciones de todo tipo han hecho insostenible.

Ningún joven deja atrás a su familia, amigos, estudio o trabajo, cruza desiertos, pasa insoportables penalidades e incluso termina como esclavo en Libia o abandonado a las puertas del Estrecho en Marruecos, si no es para buscarse un futuro, trabajo digno, formación y algo de dinero que enviar a casa.

Ninguna mujer embarazada, recién dada a luz o con bebés e hijos menores se embarca en un viaje a ninguna parte, en el que tiene todas las bazas para morir durante la travesía, si no creyera que va a encontrar a este lado del infame mar, algo mejor para ella, sus hijos e hijas.

Seguir leyendo »

Enhorabuena, hermanas argentinas

Las gotas de agua verde hicieron presencia en las calles de una mañana fría en Buenos Aires. A lo largo del día más moléculas de esperanza fueron haciendo su aparición; más numerosas y más sonoras. El asfalto de la capital de Argentina se mojaba de ilusión. Se fundieron unas con otras y llegó la noche acompañada de una riada de fuerza esmeralda.

En Buenos Aires, la madrugada del miércoles al jueves pasado, toda Latinoamérica durmió al son del rugido de una marea de mujeres alegres, luchadoras, temblorosas, combativas y rebeldes. Una  marea de euforia feminista contenida ante la expectativa de ver reconocido su derecho a la libre decisión sobre sus cuerpos. Un tsunami de mujeres argentinas dispuestas a celebrar, por fin, la libertad de elegir sobre su maternidad. Decenas de miles de mujeres hicieron vigilia a lo largo de las 22 horas de debate en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Argentina. Había mucho en juego: la posibilidad, cada vez más cercana, del derecho por ley a abortar de manera segura, libre y gratuita.

A miles de kilómetros de distancia, muchas mujeres seguíamos con nerviosismo, desazón y expectativa el debate entre los 257 diputados y diputadas dentro de la Cámara de Diputados del Congreso. Escuchamos con estupor los argumentos de la sección reaccionaria, rancia y retrógrada exhibiendo los manidos argumentos obcecados en dirigir nuestros cuerpos y acusarnos de ser culpables de querer vivir según nuestras normas. Pero también contuvimos el aliento envueltas en lágrimas cuando el discurso venía de diputadas y diputados que exigían votar a favor de la salud, de la autonomía de las mujeres y por sacar de la clandestinidad el aborto. Gritando alto y claro que este es el siglo de los Derechos de las Mujeres. Que venimos para quedarnos y para seguir luchando para que esos derechos sean de todas.

Seguir leyendo »

La carta nigeriana del presidente

Sr. Presidente.

Sus políticas han producido muchas quiebras familiares y la desesperación que ello conlleva. El neoliberalismo que usted defiende, ese que afirma que cada uno llega al puesto en la sociedad que quiere, con esfuerzo y tesón, se contradice con su actitud personal de medrar a base de amiguismo y curriculums artificiosamente inflados.

Muchas familias, después de deslomarse durante años para llegar al puesto social que Vd. les insinuó que podían alcanzar, se encuentran en la situación contraria: desempleo, malos salarios, recortes en pensiones, sanidad o educación, desahucios, precariedad. Al contrario, Sr. Presidente, que sus amigos banqueros, constructores de autopistas y castores ruinosos, eléctricas y demás grandes fortunas.

Seguir leyendo »

Los juegos del hambre

Hace unos días, cuando este país todavía tenía a un presidente de un gobierno tocado por la indignidad, desayunábamos día sí y día también con el mantra de que el final de la crisis ya había llegado. “¡Bendito Rajoy!”, nos decían, “que se encontró una España devastada y con su esfuerzo ha conseguido llevar el barco a tierra”. Estos días hemos confirmado que más que con su esfuerzo ha sido a pesar de sus políticas, de su nefasta gestión y de la delincuencia manifiesta de su partido. En cualquier caso, la idea de que lo peor ya ha pasado parece haber calado en el imaginario colectivo, sin embargo, poco se explica de cómo sale nuestro país, de cómo sale nuestro sistema económico y social, de esta estafa.

Mucho se escribió sobre “los felices años 20” alemanes previos a la segunda guerra mundial y mucho también sobre la década posterior al hundimiento. Nadie es igual después de una guerra, después de una gran crisis, y probablemente nada es igual en nuestro país después de esta década de recortes, privatizaciones y pérdida de derechos. La llamada “salida de la crisis” no nos devuelve a la España del 2005 como si de un túnel circular se tratara. La salida de la crisis no es más que la entrada en una nueva pantalla donde vivimos normalizando la precariedad generaliza. Hacía falta esta estafa de crisis para que dejáramos de percibir a los mileuristas como la clase más baja del sistema y salimos de ésta convirtiendo lo que en 2008 era algo desdeñable en el horizonte al que aspirar.

Así que más que una crisis, lo que hemos vivido estos años son nuestros propios “juegos del hambre”, al más puro estilo Collins, enfrentando a la gente entre sí para imponer un modelo de capitalismo salvaje en el que, en el mejor de los casos, sólo puede ganar uno. Y el resto, tras la batalla, quedan tocados, sumisos y condescendientes con el nuevo mercado. A los perdedores de esta singular batalla, la mayoría, se les enseña a vivir con resignación, a asumir la precariedad como el resultado inevitable de este juego salvaje.

Seguir leyendo »

Cambia, todo cambia

Cuando me preguntan por el futuro, suelo decir: “No sé lo que voy a comer mañana, como para pensar en eso”. Y en política he descubierto que sucede parecido. Uno se despierta y de repente…

Esto es lo que he pasado en la última semana, que hemos vivido como si fueran los últimos capítulos de Juego de Tronos o la final de algún campeonato de fútbol.

Hace apenas unas semanas, había un señor con barba seguro de sí mismo y de su futuro. Se llamaba Mariano. Había otro señor más joven casi desaparecido; dirigía un partido pero no se sentaba en ningún escaño y se le veía poco por televisión. Se llamaba Pedro. Al norte, otro señor vasco y muy vasco acababa de aprobar unas cuentas de un partido español y muy español. (Y decían: "¡Qué bonito!" era vernos pasear. Queriéndonos infinito. Pensaban: "siempre será igual"). Y había un último señor (mejor, un joven político) dedicado a defenderse de los ataques del clan del oso cavernario pero que iba a tener un papel crucial en los días siguientes.

Seguir leyendo »

Moción a cuatro manos

Parece una perogrullada decir que en una moción de censura (MC) el gran perjudicado es el que la pierde y el beneficiado, el que la gana. Eso es una obviedad, sin duda, en el caso de dos partidos en litigio, pero en la reciente MC el escenario no era de dos, sino de cuatro partidos. Aplicando la lógica de los aliados ideológicos, deberíamos decir que los ganadores ha sido el PSOE y Podemos y los perdedores, PP y Cs.

Pero en el escenario a cuatro de nuestra política, la pugna no es tanto entre los adversarios ideológicos (PSOE y Podemos frente a PP y Cs) cuanto la pugna generacional: la de los viejos (el bipartidismo PSOE y PP) contra los nuevos (Podemos y Cs). Desde esta perspectiva los dos perdedores han sido Podemos y Cs. La vieja política le la ha dado un revolcón a los novatos.

La pregunta decisiva es la siguiente: ¿ha pesado más en la MC la pugna ideológica o la generacional?

Seguir leyendo »

La RAE es ESTÚPIDA, sin género de dudas

La estupidez se ha vuelto profesión. No hay duda. Hay personas expertas de la sandez. Un buen nicho de salida profesional para esta carrera es la RAE.

Con su R de rancia, su A de arcada y su E de escarnio. Con su toda ella.

Resulta que la empresa "Aceites y Energía Santa María", ubicada en Lucena, ha abonado los atrasos del pago del convenio a los empleados varones de la compañía pero no ha pagado a sus trabajadoras. También resulta que alegan escudarse en el género textual escrito en el convenio colectivo firmado por el sector, en el que solo existe el término de "trabajadores" y no el de "trabajadoras".

Seguir leyendo »

Pacto educativo

Uno de los mantras cuando se habla de los problemas del sistema educativo en nuestro país es atribuirlos a los sucesivos cambios de leyes que los diferentes gobiernos han ido realizando desde los años 70. “Con tanto cambio, no hay quien se aclare”, se dice. Y lo cierto es que la estabilidad debería ser un elemento positivo en cualquier sistema educativo. LGE, LOECE, LODE, LOGSE, LOPEG, LOE y LOMCE. Ver en fila todas las siglas parece dar la razón a quien sostiene que tanto cambio es el principal problema educativo español.

Sin embargo, si tenemos en cuenta que empezamos en un sistema educativo franquista y que la sociedad ha experimentado profundos cambios en las últimas décadas, ¿tan excesivo resulta que haya habido siete leyes en casi cincuenta años? Puede que no ayude, pero tampoco creo que sea el principal problema ni la fuente del resto de problemas.

Traigo esto a colación porque en los últimos años se está alentando un pacto educativo que resuelva de una vez por todas los problemas de nuestro sistema educativo, que le dé estabilidad y que, por tanto, sea la solución definitiva. Sin embargo, un pacto en sí no es bueno ni malo per se, sino que depende de cómo sea y de si resuelve los problemas o parte de los problemas reales del ámbito en que se produce.

Seguir leyendo »