eldiario.es

9

ARAGÓN

Devoción a San Mamés

El pasado lunes 14 de octubre, la responsable de Fiestas del equipo de gobierno municipal PP-Ciudadanos, Sara Fernández, anunciaba que las fiestas del Pilar de este año habían sido las mejor valoradas por los ciudadanos desde que se hacen encuestas con un 7,981 (fueron 990 llamadas telefónicas encargadas a la consultora A+M).

Si vamos a la hemeroteca comprobaremos que, al finalizar las de 2017, el entonces responsable de Fiestas de Zaragoza en Común (ZEC), Fernando Rivarés, dio el mismo titular porque la media de la puntuación ciudadana fue del 7,9 décima arriba décima abajo. Pero es que, al finalizar las de 2018, la nota fue de 7,8 apenas una décima por debajo de la mejor valoración.

Conclusión: las fiestas continúan en notable alto, garantizado si hace buen tiempo, y que los medios de comunicación trasladamos el titular oficial con mucho entusiasmo y poca contextualización entre otras razones por la escasez de plantillas y las obligaciones tecnológicas en las que priman la rapidez y la dispersión sobre la reflexión crítica ante el mensaje gubernamental.

Seguir leyendo »

Errejón entra en juego

Finalmente, Errejón ha dado el salto a la política estatal y, como era de esperar, desde el principio ha sido objeto de críticas de todo tipo. Ya el 27 se septiembre en InfoLibre, Luis Arroyo, en su artículo “Lo que le faltaba a la izquierda”, llegaba a la conclusión de que, puesto que en la izquierda española ya había una opción socialdemócrata, el PSOE, y otra comunista, Unidas Podemos, no cabía ninguna opción nueva: “Si a la izquierda española no le hacía falta una oferta ideológica que ya estaba cubierta por los socialistas y por Podemos, ¿qué ofrece entonces Más País, la nueva oferta nacional de Iñigo Errejón? Evidentemente, nada más que un liderazgo distinto al de Pablo Iglesias y al de Pedro Sánchez. Errejón no haría nada distinto de lo que plantean sus dos adversarios de la izquierda” Y más abajo, añadía: “Errejón vendría a traer buen rollo”.

Creo que Luis Arroyo parte de un criterio excesivamente reduccionista: en la izquierda solo caben dos opciones ideológico-políticas (por cierto, sería conveniente redefinir qué supone en estos momentos ser de izquierdas, socialdemócrata o comunista, no creo que sean conceptos inamovibles a lo largo de la historia) pero dando por buena su tesis, ¿está seguro Arroyo de que si la formación del Gobierno hubiese dependido de Errejón, tendríamos que volver a votar en noviembre?¿Esto no supone ninguna diferencia? Las ideologías y los programas solo son útiles cuando se llevan a la práctica, cuando transforman la realidad. Esto no depende del buen rollo, sino de la capacidad de adaptar el programa a la situación concreta, de llegar a pactos y de conformar mayorías sociales que sustenten los acuerdos políticos.

Desde otra perspectiva, Víctor Lapuente, en una columna de El País del martes día 8, se preguntaba: “¿Es el líder de Más País el icono de una nueva izquierda europea o el fantasma de un populista que se disfraza para llegar al poder?”. El tiempo lo dirá, pero lo más probable es que no sea una cosa ni la otra. Afortunadamente, hay más de dos categorías para clasificar a las personas, y las simplificaciones, aunque puedan componer un atractivo titular, no favorecen la comprensión de la política.

Seguir leyendo »

La energía que nos roban

¿Cuánto pagas en el recibo de la luz de tu casa o de tu pequeña empresa? ¿De donde viene esa energía y cómo se genera? ¿Por qué pagas lo que pagas y a quién se lo pagas? Y, sobre todo ¿por qué tiene que ser así? ¿quién lo ha decidido?

Hay dos aspectos esenciales en el modo en que nos tragamos los oligopolios eléctricos y como les forramos a euros sin querer y sin que nadie nos pregunte. Y, aunque hay excepcionales iniciativas sociales como alternativas a las grandes eléctricas y sus abusivos modos de trabaja, en una sociedad democrática (esa democracia que trasciende el voto para sumar igualdad de condiciones y oportunidades y diversos sistemas de tomar decisiones de modo colectivo) es el estado el que se asegura de que esas posibilidades sean reales. Un aspecto esencial es la naturaleza depredadora y destructiva de la energía que consumimos de modo mayoritario. El otro aspecto es el coste económico directo en tu bolsillo. Si sumamos los dos costes, el natural y el económico en tus cuentas, nos sale cómo la luz más cara de Europa, la española, es a la vez la más insostenible, la más destructiva y la menos justificada.

¿Qué podemos hacer entonces? Primero querer cambiar y no querer seguir siendo víctimas de los oligopolios y de las decisiones políticas que los dirigentes de los grandes partidos toman en su beneficio, decisiones que en realidad toman en los despachos de las empresas energéticas y luego firman los responsables políticos envueltas en silencio, en mentiras o en un elaborado argumento económico incomprensible. Porque nos engañan y nos estafan; Segundo, poner en marcha proyectos eléctricos que beneficien a la mayoría en lo económico y al planeta en lo natural: una empresa energética pública que es quien mejor puede explotar y repartir los recursos naturales del país o la ciudad, porque son (o deberían ser) de todo el país y de toda la ciudad. No te escandalices que Francia lo tiene; Y tercero, esencial, tomar el mando en los ayuntamientos, no en vano son la institución más cercana a la población y la más capaz de resolver muchos de sus problemas y prestar muchos de los servicios básicos, para caminar con rapidez hacia la autosuficiencia energética y la sostenibilidad ambiental y económica. Es decir, producir y consumir energía en cada casa y pagar nada o lo justo en lugar de consumir contaminación y destrucción a precio de oro.

Seguir leyendo »

El circo frente al espejo

Desde 2015 Zaragoza cuenta con una ordenanza municipal que prohíbe los circos con animales en nuestra ciudad. Durante estos años hemos disfrutado del orgullo de ir viendo cómo Zaragoza se convertía en esa ciudad moderna y empática que debe de ser en pleno s. XXI.

Sin embargo, poco le ha costado al nuevo Gobierno municipal de PP-Ciudadanos pulsar el botón de retroceso, dejando a la ciudadanía zaragozana consternada ante la decisión de permitir la instalación de un circo con animales para las fiestas del Pilar. Sorpresa poca. Ya vimos al Grupo Popular en las Cortes de Aragón a principios de año votar en contra de la modificación de la Ley de Protección Animal para prohibir el uso de animales salvajes en toda la Comunidad Autónoma, alegando escandalizado que era abrir la puerta a abolir la tauromaquia. ¡Dios nos libre! No vaya a ser que, después de 300 años resistiendo y haciendo de la tortura pública de un animal el santo y seña del “buen español”, pase lo que en el resto de Europa sucedió en el s. XVIII con la llegada de la Ilustración y se acabe con esta barbarie.

Pero no sólo es un retroceso para la ciudad, sino que también va en contra de la evolución que está siguiendo la Unión Europea, donde en 17 estados estos circos están prohibidos. En España, el 75 % del territorio es ya libre de estos espectáculos y hace unos meses se anunció que a partir de 2022 la concesión de las ayudas a los circos estará condicionada a un cese en el uso de animales salvajes. Y por si fuera poco desoye las recomendaciones de la Federación Veterinaria Europea y el Consejo General de Colegios Veterinarios de España, que aconsejan a las autoridades la prohibición de estos espectáculos.

Seguir leyendo »

Las campanas bandean por la España interior

A finales de agosto, un amigo del pueblo, fuimos pareja al tomar la primera comunión, sufrió un ictus mientras recogía la cosecha del huerto al atardecer. Ir acompañado de su mujer fue determinante para que en pocos minutos una ambulancia llegase desde el centro de salud de Calamocha, a 7 kilómetros de Fuentes Claras, y para que hoy, después de pasar por el hospital de Teruel y de ser operado en el “Miguel Servet” de Zaragoza, esté felizmente recuperado en su casa del pueblo y con ganas de volver a coger la azada.

Hace 20 años, así lo cuenta uno de sus fundadores, el médico Manuel Gimeno, surgió la plataforma ciudadana Teruel Existe tras el fallecimiento de un joven de Cella que, tras sufrir un accidente de tráfico, murió en el traslado al hospital en condiciones muy deficientes. Desde la rabia, Gimeno denuncia que no hubo una triste ambulancia para el accidentado y sí un helicóptero medicalizado para transportar sus órganos donados.

Algo ha cambiado a mejor desde entonces en el transporte sanitario de emergencia como lo certifican, si mis datos no son erróneos, la puesta en marcha de los centros de salud comarcales, las 23 ambulancias (5 de Soporte Vital Avanzado, 10 de Soporte Vital Básico y 8 convencionales) desplegadas en la provincia y un helicóptero medicalizado.

Seguir leyendo »

Una asignatura pendiente

En todos los rankings, y en concreto en el de la Organización Mundial de la Salud, la sanidad  española aparece como una de las mejores del mundo, a pesar de que el gasto sanitario público no es de los más altos ni en porcentaje del PIB ni en gasto per cápita. Sin embargo, la valoración de la ciudadanía de nuestro Sistema Público Sanitario ha ido empeorando en los últimos años. Las listas de espera -que rondan el año en algunas especialidades-, la crisis económica o el afán privatizador de algunos gobiernos autonómicos han sido algunas de las causas. Pero la calidad del sistema no sólo depende de los recursos destinados o de la organización del mismo, la atención al paciente es un factor a tener muy en cuenta.

La mayoría de las personas nos sentimos inquietos cuando vamos al médico. Entramos en un mundo desconocido, necesitamos cierta empatía, recibir una información comprensible pero no paternalista, sentir –la percepción es fundamental a la hora de valorar un servicio- que realmente le importas al profesional que tienes enfrente, que no eres sólo un número. Ésta es, en algunos casos, una asignatura pendiente.

En ocasiones, aunque afortunadamente poco frecuentes, la relación del personal sanitario con los enfermos no es la correcta. Ya entiendo que en determinados momentos está sometido a demasiada presión, por falta de efectivos o por la incorrecta organización de los servicios, pero en ningún caso debe ningunear al enfermo ni hacerle responsable de las deficiencias. Porque no lo es.

Seguir leyendo »

El peligro de la abstención

Debo confesar que me había hecho el firme propósito de no perder ni un segundo en hablar de la opción política nacida del escozor de un perdedor.

Iñigo Errejón se balanceó como un elefante en la tela de una araña y como vio que Pablo no la rompía decidió dar otra balanceada. Así fue meciéndose plácidamente hasta la patraña final.

Con las lisonjas de los medios de adulteración que competían entre ellos alabando la inteligencia política del repelente niño Vicente, el muchacho había conseguido convertirse en el misterioso núcleo irradiador ¿irradiador de qué?

Seguir leyendo »

¡¡Emergencia, Emergencia!! (o destrucción)

Parecíamos estar de acuerdo con la ONU y con la evidencia de que “se acaba el tiempo”; hace treinta años que quedo claro que la especie humana se dirige hacia la catástrofe si no se cortan drásticamente las emisiones de carbono. Tres décadas después, las emisiones se han incrementado en un 60 % y tenemos que responder al actual genocidio ecológico.

En dos siglos, la temperatura media del planeta ha aumentado 1’5 grados por encima de la media preindustrial, puede parecer poco pero, en términos climáticos y planetarios, es un aumento gigantesco y suicida. Pero lo más importante no es el aumento como tal sino su ritmo. Los años más calurosos y desordenados desde que existen registros han sido 2015, 2016, 2017 y 2018. Desde febrero de 1985 todos los meses han sido más calurosos que la media de siglo XX. La Agencia Estatal de Meteorología, (AEMET) confirmó el pasado mes de marzo que los veranos en España son cinco semanas más largos que en los años ochenta. De hecho, apenas somos una comunidad de cuatro estaciones sino de dos y poco de fiar.

La catástrofe climática va por barrios planetarios, hasta en la causas y en quienes la sufren se repite el patrón de la desigualad y esa amarga injusticia poética: quien más daña menos sufre porque tiene los recursos individuales para autoprotegerse (temporal y ficticiamente); quienes sufrirán globalmente mas del 50 % de los efectos del calentamiento global son responsables del 10 % de las emisiones, y quienes menos contribuyen al cambio son quien más lo van a sufrir, las emisiones también son cosa de ricos o pobres. Recordemos: en 1980, la tierra, por vez primera, dejo de poder renovar su capacidad de desgaste.

Seguir leyendo »

"American way of life": Bienvenidos a la era instagramer

Este año, la película American Beauty (1999, Sam Mendes) y yo cambiamos de década. Concretamente ella cumple los veinte, un momento vital en el que (¡por fin!) la mayoría de edad parece que se digna a introducirte en la edad adulta. En su caso se supo desde el principio que iba a convertirse en un producto atemporal, de los que vuelves a visionar tiempo después y te das cuenta que han envejecido bien, ¿O acaso ha cambiado mucho la sociedad sobre la que ironizaba en 1999? Más allá de los famosos pétalos de rosa y esa lolita que encandiló al personaje de Kevin Spacey, el largometraje es todo un reflejo de la hipocresía y las falsas apariencias que impuso el American way of life. Un modo de vida que a mediados del siglo XX se extendió más allá de las fronteras norteamericanas, y que estuvo acompañado de un voraz capitalismo en el que todavía hoy seguimos inmersos. España fue uno de los países donde se pasó de comprar por necesidad a hacerlo como símbolo de estatus, dejando a un lado la economía de subsistencia e introduciéndose a partir de los años sesenta en pleno desarrollismo. 

American way of life

American way of life

El sistema impuso en aquellos instantes la falsa felicidad, una idea cercana a lo que actualmente se conoce en muchos casos como postureo. Al consumismo le venía muy bien que la población adquiriese coches, chalets y que fuese guapa. Pero no solo eso, lo más importante era mostrárselo a sus amigos: ¿Cómo sino iba seguir alimentándose la rueda capitalista? American Beauty ironiza sobre este aspecto, aunque también sobre otras consecuencias derivadas de este modo de vida. La construcción de esta identidad ficticia está acompañada en la mayoría de los casos de una fuerte competitividad, que fomenta el individualismo y nos aísla de nuestros semejantes. Una dulce ironía que choca con la realidad y que queda subsanada con la creación de redes sociales artificiales, cuyas bases siguen estando cimentadas con mentiras. ¿Dónde está entonces el límite entre el yo real y el ficticio? La tensión entre ambos suele encontrar diferentes válvulas de escape y no suelen tener final feliz. De hecho, el grado de insatisfacción suele ser directamente proporcional a la perfección del disfraz. Nunca será lo mismo ocultarse bajo un simple antifaz que utilizando el vestuario de María Antonieta.

Seguir leyendo »

Misas sin cariño

Un decreto del obispo de Huesca, Julián Ruiz Martorell, ordena que se evite en los funerales leer cartas de despedida al difunto o escritos de agradecimiento al público congregado. La normativa entrará en vigor a partir del 1 de octubre. Tampoco se permitirá pronunciar alocuciones laudatorias o biográficas del finado, ni añadir lecturas o música que no sean las “adecuadas” para el ritual de las exequias. Es decir, se apuesta por misas sin cariño, estandarizadas, despersonalizadas. Decía Jerrold que la religión está en el corazón y no en las rodillas.

Mi amiga Esther comenta, con toda la razón del mundo, que prohibir una despedida es inhumano y cruel. Suele suceder que el sacerdote no conoce al que va en la caja. ¿Qué hay de malo en poner voz, historia y nombre a quien tanto quieres? Aunque nos sepamos la Biblia a pie juntillas, el Nuevo Testamento de memoria y la eucaristía de corrido, ¿qué nos aprovecha todo esto sin humanidad, cariño y respeto? Y si resulta incompatible con la liturgia y el ceremonial religioso, algo falla.

La medida del obispo oscense entronca con aquellos curas ultramontanos del final del franquismo, partidarios de convertir la misa en mera eucaristía y dejarse de tantos sermones donde se defendía la amnistía y la democracia. Aquella fue una reacción de las autoridades religiosas más conservadoras para cercenar al catolicismo de base y a la Teología de la Liberación, en definitiva, a los llamados «marxicristianos» o cristianos por el socialismo que «de tanto insistir en el amor al prójimo olvidaban el amor a Dios y que, de tanto trabajar, olvidaban orar». Aquellos sacerdotes preconciliares pensaban que allá donde Dios tiene un templo, el demonio suele levantar una capilla.

Seguir leyendo »