María Goikoetxea, directora del IAM: “El feminismo construye realidades más justas y libres. El machismo, por el contrario, mata”

En la semana en la que se reivindica la lucha contra la violencia de género, la directora del Instituto Aragonés de la Mujer hace balance de los datos que su institución ha recabado entre los meses de enero y septiembre de 2022, entre los que destaca el aumento de llamadas, en un 12%, al teléfono 016 de atención a víctimas de violencia machista. 

Cómo directora del Instituto Aragonés de la Mujer ¿qué mensaje cree que lanzan los datos recabados por el IAM en 2022 que recientemente ha presentado la institución?

A través de estos datos ponemos sobre todo en valor que cada vez hay más mujeres que hacen uso de las herramientas de ayuda y de denuncia que ponemos a su disposición que, por otra parte, también están llegando a más rincones de Aragón debido a la inversión que hemos hecho en los últimos tiempos. Los datos también nos lanzan mensajes que debemos analizar, como que las mujeres más jóvenes identifican mejor la violencia sexual de lo que sus antecesoras lo hacían, y que esto, en parte, es una consecuencia del caso de la Manada de Pamplona. No son datos positivos, porque son muchas las víctimas, pero son esperanzadores porque esas mujeres, antes calladas, ahora denuncian, pueden ser apoyadas y, a su vez, servir de ejemplo a otras que también estén sufriendo violencia machista. 

Las llamadas al IAM por violencia de género han aumentado un 12% en menos de un año. Según los datos que manejan, ¿a qué se debe este aumento?

El aumento puede leerse en dos claves fundamentales: por una parte, hay una mayor sensibilización y visibilización de las violencias y cuando le ponemos nombre a algo se nos abre la oportunidad de buscar soluciones. Aquí es fundamental el efecto de las diferentes campañas realizadas en los últimos años y el empuje del movimiento feminista que ha sido capaz de colar en la agenda pública cuestiones que hace unos años eran apenas impensables como ha pasado con las violencias sexuales. 

La violencia de género entre la población más joven se está implantado con tanta fuerza como normalidad; control a través de redes sociales, mensajes de WhatsApp, llamadas, etcétera ¿Qué se está haciendo para llegar a las niñas y adolescentes? 

El machismo no cesa, no desaparece, se transforma y se adapta a los tiempos. Las nuevas formas de violencia se manifiestan sobre todo en los entornos digitales y la juventud son quienes más usan estos medios. Se trabaja de forma coordinada, por ejemplo, con el instituto aragonés de la juventud, para adaptar las campañas institucionales al código y canal de las nuevas formas de comunicación, se mantienen reuniones con colectivos juveniles para saber cómo lo ve la juventud y, sobre todo, se trabaja desde los colegios para prevenir las diferentes formas de violencia. 

¿Ha funcionado la iniciativa de los puntos violetas en fiestas patronales? 

Los puntos violetas son una iniciativa muy positiva, que acerca a las calles los recursos disponibles, sensibiliza, previene y actúa como elemento disuasorio además atiende en el caso de que se produzca alguna agresión. Hacemos una valoración muy positiva de esta campaña y esperamos que a lo largo de estos meses sean más los ayuntamientos que se sumen hasta crear una red de puntos violetas estables.

¿Qué se puede mejorar en esta herramienta? 

Siempre se puede mejorar, creo que uno de los retos está en hacer partícipes a los hombres y que se impliquen en las tareas de prevención dirigidas a los hombres para que en última instancia sepan reconocer los comportamientos que son violentos con las mujeres y así no llevarlos a cabo.

¿Han aumentado las partidas económicas destinadas a políticas públicas de igualdad? 

Han aumentado notablemente, nunca antes un gobierno había hecho una inversión similar en políticas públicas de igualdad lo que supone: mejorar y ampliar recursos, poder incluir cuestiones que antes no se hacían como lo relacionado con la violencia sexual, los cuidados o la redistribución de la riqueza.

¿En Aragón cuáles son las próximas áreas en las que se va a intervenir con ese previsible aumento de recursos en los presupuestos?

En Aragón, aumentamos en torno a un 6% el presupuesto, lo que nos va a permitir implementar un nuevo servicio integral de atención a las violencias sexuales, mejorar la red de protección de las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijas e hijos, por ejemplo, aumentando la atención psicológica o el turno de guardia social. Además, mejoraremos la red de viviendas disponibles en las 3 provincias aragonesas.

Una parte importante del territorio aragonés es rural. ¿Tenemos cifras que dibujen cuál es la situación de la mujer rural frente a la violencia de género? 

La violencia de género en el medio rural tiene características diferentes, por ejemplo, la falta de anonimato y la distancia entre el domicilio y los recursos pueden ser elementos disuasorios para romper el silencio, por eso trabajamos por ampliar los recursos al territorio y trabajar con las asociaciones que constituyen una red que ayuda a muchas mujeres en zonas donde los servicios son más escasos.

Como dice, el estigma social es mayor en los lugares pequeños. Por ejemplo, la privacidad a la hora de interponer una denuncia, o el alojamiento seguro de estas mujeres sin que se vean obligadas a abandonar su lugar de referencia siguen siendo obstáculos ¿se van a seguir poniendo en marcha iniciativas específicas para dar respuesta a las necesidades concretas de las mujeres del mundo rural que sufren violencia de género? 

Sí, por su puesto, el compromiso con el territorio es total. En estos momentos estamos destinando más de un millón seiscientos mil euros para llevar a cabo actuaciones de prevención y formación en las comarcas, así como para prestar servicios de atención psicológica y de educación familiar. Nuestro reto es que en Aragón no tengamos ciudadanas de primera y de segunda en este sentido.

La violencia de género es un problema estructural en el que toda la sociedad debe participar para resolverlo ¿Se están llevando a cabo acciones que involucren al sexto masculino en la prevención de conductas que puedan derivar en violencia machista? 

Disponemos de un servicio de atención psicológica dirigido a hombres que manifiestan problemas de conducta, y desde ahí se les acompaña para poder mejorar la gestión de las emociones. Con motivo de este 25N además, hemos preparado un vídeo en el que varios hombres reflexionan acerca de la masculinidad y sobre cuál debe ser su implicación para la erradicación de todas las firmas de violencia y la construcción de sociedades igualitarias. Es imprescindible que los hombres se sientan interpelados por el feminismo y quieran formar parte de la solución ante el problema estructural que supone la violencia machista.

¿Qué opinión le merece, como directora del IAM, la Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual popularmente conocida como la Ley del“ Sí es Sí”?

Es una ley pionera, un avance muy importante que supone un cambio de paradigma en el abordaje de la violencia contra las mujeres. Coloca el consentimiento en el centro de la norma y propone multitud de medidas de prevención y formación para que la perspectiva de género se aplique a todos los niveles. Posibilita el abordaje de la violencia sexual de forma integral y sostiene la creación de los centros de crisis 24H para la atención de violencia sexual, en nuestra comunidad autónoma tendremos uno en cada provincia a finales del 2023.

Acabamos de reivindicar, un año más el 25 de noviembre, Día Internacional de la Violencia contra las mujeres. En la actualidad todavía hay personas que no entienden qué es la violencia de género ¿cómo suele usted enfrentarse a esa cuestión?

Con mucha pedagogía, intentando explicar qué es la violencia, cómo se manifiesta, qué consecuencias tiene, y trabajando diariamente para que el mensaje frente a las violencias machistas sea unánime. No hay opción neutral frente al machismo.

¿Qué respuesta ofrece, como directora de un organismo como el Instituto Aragonés de la Mujer, a la afirmación “machismo y feminismo son lo mismo”? 

Educación y formación. El feminismo es la garantía de la democracia. El feminismo construye otras realidades posibles, más justas y libres. El machismo, por el contrario, mata.

¿Hay algún mensaje alentador que quiera enviar a la sociedad aragonesa y a las mujeres en particular? 

Se ha avanzado mucho en los últimos años y vamos a seguir haciéndolo. El mensaje es de esperanza y también de unidad. Debemos hacer saber a todas las mujeres que no están solas, que estamos con ellas y ponemos a disposición todos los recursos necesarios para, en la medida de lo posible, reparar el daño provocado por la violencia machista.

En la semana en la que se reivindica la lucha contra la violencia de género, la directora del Instituto Aragonés de la Mujer hace balance de los datos que su institución ha recabado entre los meses de enero y septiembre de 2022, entre los que destaca el aumento de llamadas, en un 12%, al teléfono 016 de atención a víctimas de violencia machista. 

Cómo directora del Instituto Aragonés de la Mujer ¿qué mensaje cree que lanzan los datos recabados por el IAM en 2022 que recientemente ha presentado la institución?

A través de estos datos ponemos sobre todo en valor que cada vez hay más mujeres que hacen uso de las herramientas de ayuda y de denuncia que ponemos a su disposición que, por otra parte, también están llegando a más rincones de Aragón debido a la inversión que hemos hecho en los últimos tiempos. Los datos también nos lanzan mensajes que debemos analizar, como que las mujeres más jóvenes identifican mejor la violencia sexual de lo que sus antecesoras lo hacían, y que esto, en parte, es una consecuencia del caso de la Manada de Pamplona. No son datos positivos, porque son muchas las víctimas, pero son esperanzadores porque esas mujeres, antes calladas, ahora denuncian, pueden ser apoyadas y, a su vez, servir de ejemplo a otras que también estén sufriendo violencia machista. 

Las llamadas al IAM por violencia de género han aumentado un 12% en menos de un año. Según los datos que manejan, ¿a qué se debe este aumento?

El aumento puede leerse en dos claves fundamentales: por una parte, hay una mayor sensibilización y visibilización de las violencias y cuando le ponemos nombre a algo se nos abre la oportunidad de buscar soluciones. Aquí es fundamental el efecto de las diferentes campañas realizadas en los últimos años y el empuje del movimiento feminista que ha sido capaz de colar en la agenda pública cuestiones que hace unos años eran apenas impensables como ha pasado con las violencias sexuales. 

La violencia de género entre la población más joven se está implantado con tanta fuerza como normalidad; control a través de redes sociales, mensajes de WhatsApp, llamadas, etcétera ¿Qué se está haciendo para llegar a las niñas y adolescentes? 

El machismo no cesa, no desaparece, se transforma y se adapta a los tiempos. Las nuevas formas de violencia se manifiestan sobre todo en los entornos digitales y la juventud son quienes más usan estos medios. Se trabaja de forma coordinada, por ejemplo, con el instituto aragonés de la juventud, para adaptar las campañas institucionales al código y canal de las nuevas formas de comunicación, se mantienen reuniones con colectivos juveniles para saber cómo lo ve la juventud y, sobre todo, se trabaja desde los colegios para prevenir las diferentes formas de violencia. 

¿Ha funcionado la iniciativa de los puntos violetas en fiestas patronales? 

Los puntos violetas son una iniciativa muy positiva, que acerca a las calles los recursos disponibles, sensibiliza, previene y actúa como elemento disuasorio además atiende en el caso de que se produzca alguna agresión. Hacemos una valoración muy positiva de esta campaña y esperamos que a lo largo de estos meses sean más los ayuntamientos que se sumen hasta crear una red de puntos violetas estables.

¿Qué se puede mejorar en esta herramienta? 

Siempre se puede mejorar, creo que uno de los retos está en hacer partícipes a los hombres y que se impliquen en las tareas de prevención dirigidas a los hombres para que en última instancia sepan reconocer los comportamientos que son violentos con las mujeres y así no llevarlos a cabo.

¿Han aumentado las partidas económicas destinadas a políticas públicas de igualdad? 

Han aumentado notablemente, nunca antes un gobierno había hecho una inversión similar en políticas públicas de igualdad lo que supone: mejorar y ampliar recursos, poder incluir cuestiones que antes no se hacían como lo relacionado con la violencia sexual, los cuidados o la redistribución de la riqueza.

¿En Aragón cuáles son las próximas áreas en las que se va a intervenir con ese previsible aumento de recursos en los presupuestos?

En Aragón, aumentamos en torno a un 6% el presupuesto, lo que nos va a permitir implementar un nuevo servicio integral de atención a las violencias sexuales, mejorar la red de protección de las mujeres víctimas de violencia de género y sus hijas e hijos, por ejemplo, aumentando la atención psicológica o el turno de guardia social. Además, mejoraremos la red de viviendas disponibles en las 3 provincias aragonesas.

Una parte importante del territorio aragonés es rural. ¿Tenemos cifras que dibujen cuál es la situación de la mujer rural frente a la violencia de género? 

La violencia de género en el medio rural tiene características diferentes, por ejemplo, la falta de anonimato y la distancia entre el domicilio y los recursos pueden ser elementos disuasorios para romper el silencio, por eso trabajamos por ampliar los recursos al territorio y trabajar con las asociaciones que constituyen una red que ayuda a muchas mujeres en zonas donde los servicios son más escasos.

Como dice, el estigma social es mayor en los lugares pequeños. Por ejemplo, la privacidad a la hora de interponer una denuncia, o el alojamiento seguro de estas mujeres sin que se vean obligadas a abandonar su lugar de referencia siguen siendo obstáculos ¿se van a seguir poniendo en marcha iniciativas específicas para dar respuesta a las necesidades concretas de las mujeres del mundo rural que sufren violencia de género? 

Sí, por su puesto, el compromiso con el territorio es total. En estos momentos estamos destinando más de un millón seiscientos mil euros para llevar a cabo actuaciones de prevención y formación en las comarcas, así como para prestar servicios de atención psicológica y de educación familiar. Nuestro reto es que en Aragón no tengamos ciudadanas de primera y de segunda en este sentido.

La violencia de género es un problema estructural en el que toda la sociedad debe participar para resolverlo ¿Se están llevando a cabo acciones que involucren al sexto masculino en la prevención de conductas que puedan derivar en violencia machista? 

Disponemos de un servicio de atención psicológica dirigido a hombres que manifiestan problemas de conducta, y desde ahí se les acompaña para poder mejorar la gestión de las emociones. Con motivo de este 25N además, hemos preparado un vídeo en el que varios hombres reflexionan acerca de la masculinidad y sobre cuál debe ser su implicación para la erradicación de todas las firmas de violencia y la construcción de sociedades igualitarias. Es imprescindible que los hombres se sientan interpelados por el feminismo y quieran formar parte de la solución ante el problema estructural que supone la violencia machista.

¿Qué opinión le merece, como directora del IAM, la Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual popularmente conocida como la Ley del“ Sí es Sí”?

Es una ley pionera, un avance muy importante que supone un cambio de paradigma en el abordaje de la violencia contra las mujeres. Coloca el consentimiento en el centro de la norma y propone multitud de medidas de prevención y formación para que la perspectiva de género se aplique a todos los niveles. Posibilita el abordaje de la violencia sexual de forma integral y sostiene la creación de los centros de crisis 24H para la atención de violencia sexual, en nuestra comunidad autónoma tendremos uno en cada provincia a finales del 2023.

Acabamos de reivindicar, un año más el 25 de noviembre, Día Internacional de la Violencia contra las mujeres. En la actualidad todavía hay personas que no entienden qué es la violencia de género ¿cómo suele usted enfrentarse a esa cuestión?

Con mucha pedagogía, intentando explicar qué es la violencia, cómo se manifiesta, qué consecuencias tiene, y trabajando diariamente para que el mensaje frente a las violencias machistas sea unánime. No hay opción neutral frente al machismo.

¿Qué respuesta ofrece, como directora de un organismo como el Instituto Aragonés de la Mujer, a la afirmación “machismo y feminismo son lo mismo”? 

Educación y formación. El feminismo es la garantía de la democracia. El feminismo construye otras realidades posibles, más justas y libres. El machismo, por el contrario, mata.

¿Hay algún mensaje alentador que quiera enviar a la sociedad aragonesa y a las mujeres en particular? 

Se ha avanzado mucho en los últimos años y vamos a seguir haciéndolo. El mensaje es de esperanza y también de unidad. Debemos hacer saber a todas las mujeres que no están solas, que estamos con ellas y ponemos a disposición todos los recursos necesarios para, en la medida de lo posible, reparar el daño provocado por la violencia machista.

En la semana en la que se reivindica la lucha contra la violencia de género, la directora del Instituto Aragonés de la Mujer hace balance de los datos que su institución ha recabado entre los meses de enero y septiembre de 2022, entre los que destaca el aumento de llamadas, en un 12%, al teléfono 016 de atención a víctimas de violencia machista. 

Cómo directora del Instituto Aragonés de la Mujer ¿qué mensaje cree que lanzan los datos recabados por el IAM en 2022 que recientemente ha presentado la institución?