eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ade Campillo

Mamá, maestra de la pública y activista LGTBI. Mi familia no cabe en un armario.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

La peor de las distopías

La peor de las distopías que jamás hubiera podido soñar se está dando en Murcia. Todo aquello que pensaba ya estaba superado está volviendo con una fuerza inusitada. Nunca pensé que en 2020 estaríamos los colectivos LGTBI defendiéndonos de unas personas que a todas horas parecen tener a los medios dispuestos a divulgar sus mentiras. Mentiras tan burdas e increíbles que hasta ahora no nos molestábamos ni en desmentir porque no pensábamos que alguien pudiera creer tales desvaríos.

Resulta que salen unos señores diciendo que a las aulas de nuestra Región van drag queens a leer libros sobre una caperucita transexual, que a otros los obligan a poner globos bajo las camisetas para simular tetitas y que los hacen pasear por la clase para humillarlos. Por supuesto, no hay nombres de centros, ni fechas, ni lugares, nunca hay datos. No hay denuncias en los juzgados, ni tan siquiera en la inspección educativa. No hay nada, pero está en todos los medios. Se trata de decir la burrada más grande, de contar el caso más rocambolesco que se les ocurra para focalizar la atención sobre un evento que han organizado a favor del veto parental. Un evento para el que ni tienen gente en Murcia. Han tenido que fletar autobuses de otras comunidades para que vengan a manifestarse como familias murcianas preocupadísimas y deseosas del veto parental. Porque este gente si algo tiene es que son muy bien mandaos. Si ya le pagan el autobús y el bocadillo encima agradecidos.

Seguir leyendo »

Tu hijo no es de tu propiedad

Leo horrorizada una noticia que informa sobre unos padres a los que se les ha retirado la custodia de su hijo de 16 años por maltrato físico y psicológico. Por lo visto los padres afirmaban que "lo preferían muerto" antes que homosexual. No puedo ni imaginar como se puede sentir un chico de esa edad recibiendo ese trato de su familia. De unos progenitores que creen estar haciendo lo mejor para su hijo pero que le han destrozado la vida.

Este caso es uno de tantos de los que se producen a diario en nuestro país. Lo único que lo diferencia de los demás es que aquí han llegado a tal extremo de maltrato que han tenido que intervenir los servicios sociales y por diversas circunstancias la noticia ha saltado a los medios de comunicación.

Seguir leyendo »