Si en España tuviéramos memoria, sabríamos que no nos conviene tontear con el fascismo: 40 años de dictadura, represión y muerte serían suficiente escarmiento para entender que deberíamos aprender del pasado y alejarnos de toda lógica totalitaria. Pero la normalización y ascenso de la ultraderecha indican que no es así.