eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

MINUTO POLÍTICO Los temas de este miércoles

Lucy Sombra

Lucy Sombra es rubia alienada por elección. Se prostituye en las aulas del Estado como funcionaria blanca occidental y biochocho privilegiado. Feminista desagradable por imposición patriarcal, esta antimadre es feliz escuchando a su hijo deconstruir su masculinidad cantando "Yo soy tu gatita". 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8

"Si no te gusta lo que pincho, vete a otra sala"

Marina Gasolina tiene 39 años y con ella empieza el WARM UP. Lleva siete años pinchando y este viernes 3 de mayo a las 18h empezará la magia de su reggaetón distópico. Marina, explícame qué demonios vas a pinchar, por favor.Pues piensa que el reggaetón es como el pop, es un género gigante. Hay ritmos y estructuras que se repiten en el reggaetón más comercial y en el más underground, pero el que yo llamo reggaetón distópico es como yo me imagino que sonaría el reggaetón si el mundo se acabara, algo así como un after del after.

Carrie Palmer tiene 32 años y lleva seis años poniendo música, aunque matiza que de manera más profesional los últimos cuatro. Para su sesión del sábado a las 00.30 ha preparado un poco de todo, como viene siendo la tónica de un estilo muy propio marcado por el eclecticismo. Principalmente pincharé música urbana y world music, música electrónica que llega a través de otras vertientes del mundo. Quiero hacer una sesión que haga justicia a músicas que yo quiero que estén siempre presentes, reivindicar músicas para hacerlas accesibles, que la gente las conozca y que se puedan bailar.

Seguir leyendo »

El trabajo sexual y el trabajo doméstico, los dos grandes olvidados del primero de mayo

El activismo feminista ha llegado donde jamás soñaron llegar los sindicatos con todos sus micrófonos y todas sus subvenciones. No he escuchado nada interesante o novedoso de ningún (ni ninguna) sindicalista en los últimos treinta años. Con más putas que putos y más amas de casa que amos, parece evidente que las mujeres seguimos teniendo mucho que reivindicar y visibilizar en este primero de mayo.

Aunque me parece que desde las mesas redondas donde se autopsian las cuestiones patriarcales no es lícito abordar -ni siquiera desde la teoría- las relaciones que se establecen entre sexo y poder obviando deliberada y perversamente las relaciones entre amor y poder, me gustaría hablar aquí desde el punto de vista exclusivamente laboral de las demandas que llevo ya un tiempo escuchando desde los colectivos de trabajadoras sexuales y de los debates que no se dan jamás en torno al trabajo doméstico. ¡Qué lejos queda ya la militancia de la Federici en la campaña Salario para el trabajo doméstico o las siempre futuristas vascas con sus Asambleas de Mujeres de Euskadi para la preparación del 8M en 1993 donde se acuñó el lema «No al servicio familiar obligatorio. Insumisión»!

Seguir leyendo »

Las reuniones de madres en el cole y las Ofelias de la vida

En la última reunión de padres con la seño (Spoiler warning: a pesar de que la circular convoca a los padres, cuento con los ojos 21 madres y 2 padres. Los padres son las madres. Los Reyes Magos son los padres. Y en estas seguimos con toda esa fabulación de suplantar identidades) surgió otra vez la más que manida demonización del uso que nuestres hijes hacen de las tecnologías, aunque esta vez no en clave de crítica por la falta de actividad física o por la cosa antisocial (como si leer, actividad bien querida y buscada por todes les mpadres, no fuese de toda la vida una actividad absolutamente sedentaria y tremendamente solitaria... En fin.), sino en clave de peligros, riesgos, abusos, desprotección, sobreexposición o miedo. Estas palabras acampan en los rostros de las mujeres que, una vez han sido socializadas como madres, celebran muy a menudo el Festival de la Angustia: auténticas raves donde una se puede colocar muchísimo con altas dosis de preocupación y tormento. Creepy.

Me sentí como en una suerte de terapia, una reunión de alcohólicas anónimas donde la adicción al alcohol había sido sustituida por un triste mono de angustia y miedos. Así lo enseñaron en la escuela a la que afortunadamente mi madre no me llevó: allí se aprende que ser madre es vivir en un estado de permanente zozobra y las nuevas tecnologías junto con las redes sociales han ampliado hasta el infinito la oferta de este buffet-nada-libre de inagotable ansiedad. Con el carnet de madre ya homologado, una se puede (y se debe) preocupar y angustiar hasta reventar. Ver amenaza en cada desliz del dedito por la pantalla es por lo visto algo inherente inevitable inseparable irremediable indisoluble a esto de ser madre de natives digitales.

Seguir leyendo »

Las malas víctimas y la patologización como arma política dentro de las estructuras patriarcales

Seguir leyendo »

Carta abierta a Jaime Peris Riera, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Murcia

Seguir leyendo »

Malasmadres

 

Seguir leyendo »

Los machistas-leninistas y los anarco-machos siguen sin conquistar el trabajo… doméstico

Seguir leyendo »

Hablamos con Deskaradas Murzia: el feminismo subversivo y disidente de nuestra Región

DeskaradasMurzia ha venido a bajarle la erección al Patriarcado. Si desde los roles de género más tradicionales se nos quiere discretas y complacientes, un solo vistazo a la puesta en escena que tiene esta organización feminista las sitúa en un plano totalmente opuesto. Ellas son las que llevan las caras tapadas en las manis, van vestidas todas de negro y portan bengalas rojas que no dejan lugar a dudas: su feminismo es fiero. ¿Cómo surge Deskaradas? ¿Quiénes sois?

Deskaradas Murzia nace en septiembre de 2016, a raíz de un grupo de whatsapp de unas 50 personas que era de ámbito feminista y mixto, en el que se debatía sobre machismo, capacitismo, clasismo, racismo y comentarios opresivos en general. El 28 de noviembre, tras haber coincidido varias integrantes el 25N, decidimos en asamblea formar un colectivo con unas bases y un modo de trabajo distinto al que se conocía en el movimiento feminista de la Región de Murcia. Creamos un nuevo grupo de Whatsapp, elegimos el nombre del colectivo en honor a la canción “Con tol deskaro” de Tremenda Jauría y comenzamos a trabajar. Desde ese momento hasta hoy, Deskaradas Murzia es un colectivo feminista no mixto interseccional, es decir, en contra de toda opresión que ejerce la sociedad.

En vuestro logo visualizamos ya una actitud política que se adivina subversiva: desafío al Sistema y también distanciamiento respecto de ese feminismo institucional y hegemónico que, por así decirlo, es más partidario de mantenerse en el marco de lo políticamente correcto, de lo tibio como estrategia política. Quizá por eso -y por coherencia con vuestros principios anarquistas- estéis cómodas trabajando en los márgenes. Estos márgenes no son sólo políticos, sino también físicos; en el Centro Social Okupado y Autogestionado de El Retal tengo entendido que es dónde celebráis vuestras asambleas. ¿Qué actividades realizáis dentro y fuera del CSOA El Retal? ¿Conviven bien el feminismo y el anarquismo?

En el CSOA hacemos charlas de formación en feminismo, antiespecismo, lgtbfobia, ect., eventos solidarios donde el dinero se destina a gastos judiciales, invitamos a otros colectivos y personas individuales a que expongan sus luchas, actos de empoderamiento femenino como el “Reggaetón Fest” o los “espacios soror”, siendo el colofón de cada actividad nuestro típico cenador vegano y no faltando nunca los brazaletes morados.

Fuera de éste, nuestro lugar está en la calle, siendo el bloque negro de las manifestaciones feministas y apoyando el resto de las luchas sociales de Murcia de forma interseccional y directa. También intentamos seguir un protocolo de actuación fijo y funcional con las víctimas de cualquier tipo de violencia de género y/o abuso sexual, creando con ellas un espacio seguro y de apoyo.

Dentro del espacio libertario que es El Retal y su anarquismo, Deskaradas se siente cómoda, segura y libre para organizarse y crecer en feminismo.

Decía Simone de Beauvoir que “No se nace mujer, se llega a serlo”, y sabemos por la Butler y otrxs autorxs de tradición foucaultiana que el género es una construcción social. Algunas feministas ven cumplidas en las mujeres trans sus peores pesadillas al constatar cómo una identidad de género sigue el protocolo que dicta lo que nos han enseñado que es la feminidad. Otras feministas diríamos que esto no es más que misoginia de toda la vida al relacionar el mostrarse/ser femenina con una muestra de debilidad o con rasgos inferiores o denostables. Vosotras hacéis todo un posicionamiento político sobre feminidad en vuestro look: os mostráis agresivas y belicosas, sois una amenaza para el Patriarcado yestá claro que habéis venido a comeros al lobo pero, ¿qué vais a hacerle a Caperucita?

Desde Deskaradas creemos que cada mujer es libre de empoderarse en lo que quiera y como quiera, siempre que se trate de un empoderamiento real. Por ejemplo, aceptamos y apoyamos que las mujeres se maquillen (muchas de nosotras lo hacemos) siempre que lo hagan porque quieren y no como parte de una obligación de las mujeres. Para ello, es necesaria una deconstrucción previa que te ayude saber cuáles son las cosas que te oprimen y cómo se lleva a cabo esta opresión, para que cada una de nosotras sea capaz de elegir sin ser víctima de la manipulación patriarcal. Sin embargo, queremos recordar que la feminista perfecta no existe. No eres más o menos feminista por no depilarte, maquillarte o usar tacones. Las feministas también hemos crecido en una sociedad patriarcal y somos víctimas de ello, por eso también podemos reproducir estos comportamientos, aunque llevemos 10 años deconstruyéndonos, y eso no significa fracasar en nuestra lucha.

El Movimiento Feminista es poliédrico y son muchos los temas que generan debate, invitan a la reflexión y a la revisión de quistes. Aunque existe consenso en lo que podríamos llamar un“acuerdo de mínimos”, también vivimos en una casi permanente confrontación de ideas y modelos en torno a lo que consiste el empoderamiento femenino. La prostitución y la pornografía son, sin duda alguna, dos de las cuestiones que más controversia suscitan, ¿cuál es vuestro posicionamiento político al respecto? ¿En qué feminismo os ubicáis?

Deskaradas tiene como meta un feminismo interseccional en el que caben todas las mujeres, incluidas las trabajadoras sexuales de todo tipo, sin embargo todavía no hay un posicionamiento común.

Ciento setenta países participaron el pasado 8M en el Paro Internacional de Mujeres: la huelga internacional feminista más multitudinaria y participativa de toda la historia por la lucha de los Derechos de las Mujeres en distintos ámbitos. Teniendo en cuenta cómo se trabajó, organizó y desarrolló la manifestación del 8M en Murcia (recuerdo a quien no lo sepa que la Policía Nazional por mandato del Delegado del Gobierno acabó agrediendo a mujeres al término de la manifestación en esa su particular forma de reproducir la violencia machista doméstica en las instituciones),¿qué valoración hacéis del 8M y qué opinión os merece el Movimiento Feminista en Murcia?

La desastrosa manifestación del 8M, en cuanto a organización, es el vivo reflejo del movimiento feminista de Murcia, nada inclusivo y sólo centrado en ser cabeza de prensa. Mujeres excluidas y que no se sienten cómodas con el movimiento feminista blanco y burgués que se establece en la Región, que no es interseccional ni da voz al resto de mujeres que nunca la han tenido ni la tienen.

Es importante remarcar que en la propia manifestación se olvidó la lucha y que no tenemos nada que celebrar, haciendo de ésta una fiesta, invisibilizando los cánticos y reivindicaciones. También se hizo visible la falta de sororidad cuando no se atrevieron a cruzar las vías, siendo éstas el final de la manifestación, y leyendo el manifiesto mientras la policía cargaba con una parte de las mujeres que allí estábamos.

Precisamente por la propia idiosincrasia del feminismo como ideología y movimiento social es forzoso replantearse muchas cuestiones sujetas al momento histórico, social y cultural que estemos viviendo y de otras corrientes políticas que puedan influir en su devenir. La pluralidad de voces y las distintas disidencias hacen que el feminismo tenga una naturaleza de constante construcción y deconstrucción. Y, por supuesto, no está exento de críticas. En cuanto tanto a forma como a contenido, ¿cuáles consideráis que son las grandes carencias del feminismo?

Como ya hemos comentado, los principales problemas son la falta de sororidad, interseccionalidad, activismo de calle y acción social.

Y ya para finalizar, las redes sociales ofrecen un espacio gigantesco con multitud de foros que actúan como generadores de opinión propiciando y favoreciendo improvisadas alianzas. Estas espontáneas altavozas y megáfonas denuncian y visibilizan las violencias y agresiones contra las mujeres (la campaña #metoo quizá sea un buen ejemplo de esto), pero también posibilitan el crecimiento exponencial de la divulgación de un feminismo que trasciende el marco más teórico y académico. En este sentido, vosotras que sois jóvenes millennials, ¿qué referentas encontráis en las redes sociales?

Seguir leyendo »

La justicia patriarcal quiere a las Juanas Rivas en la cárcel

Seguir leyendo »

Todas las Juanas, ninguna loca

Seguir leyendo »