eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Elsa Bruja

Elsa Bruja es feminista, asexual y amante de la comida (especialmente la paella y el sushi). Colabora con la Coordinadora Anti Represión Región de Murcia. Nació en Ecuador, pero se considera ciudadana del mundo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Nosotras, las mejores de todes

Hace un par de semanas navegando en Netflix , di con Juana Inés, una serie mexicana que repasa la vida de la insigne monja mexicana Sor Juana Inés de la Cruz. Mi emoción con este hallazgo se parecía bastante al de una niña con juguete nuevo en Navidad. De esos juguetes esperados por más de una Navidad.

De la mano de Sor Juana (o mejor dicho de sus versos) me enganché al feminismo. Aunque en estos tiempos laicos provoque un sacudón de sesos oír (o leer) monja  y feminismo como palabritas que se aman entre sí, y no como antónimos; el papel de esta monja en el derecho de las mujeres a acceder al conocimiento tiene una trascendencia increíble.

Seguir leyendo »

Reacciones ante `Roma´: hiede a racismo

`Roma´, la galardonada cinta del mexicano Alfonso Cuarón, dejó una mezcla de sensaciones difícil de definir. Aunque la trama- a criterio de muchas/os-pareciera lenta, sosa, y hasta algo pobre, muestra con precisión cómo se asienta en la cotidianidad más aciaga la dominación machista, racista y clasista.

La historia que retrata la vida de una joven mujer indígena trabaja como interna en un hogar de clase media alta en la capital mexicana en la década de los sesenta, es protagonizada por Yalitza Aparicio, una joven maestra parvularia, indígena mixteca que llegó al casting de manera fortuita. Di con este detalle al buscar críticas de la película, y entonces,  aparecieron a la par una serie de comentarios, memes y expresiones despectivas hacia ella.

Seguir leyendo »

Capacidades distintas

Seguir leyendo »

Hermana mayora

Seguir leyendo »

La injusticia afectiva

Lunes por la noche. En la pantalla de cine se proyecta Call me by your name. Escena final. Me contagio de la emoción del momento, y al igual que el protagonista, empiezo a llorar. A mis acompañantes  les causa asombro mi reacción,  y decido no explicar el por qué.

A Elio (el emocionado protagonista) le comunican una noticia relacionada con el chico con el que vivió un tórrido romance de verano a través de una conversación telefónica. A pesar del tono íntimo y cómplice, lo que le cuentan lo desarma frente al fuego de la chimenea en un frío día de invierno. Siento una punzada también, y no sé ponerle nombre a esa nostalgia. Salimos del cine, festejo con extrañeza mi reacción, conjuntamente con mis acompañantes. No le doy más importancia, aunque tengo atoradas en la laringe un montón de sílabas.

Seguir leyendo »

Repita conmigo: la asexualidad no es una enfermedad

Seguir leyendo »