eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

SEÑAL EN DIRECTO Debate de investidura

Noelia Garberí

Socióloga, humanista y observadora participante.
Exploradora del arte como forma de catarsis.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

La Teoría Queer

Llamar a algo 'Teoría' lo unta de un estatus especial, como si cual adjetivo le propiciase un marco nuevo más científico y académico al asunto.

La Teoría (sí, sí, así con mayúscula) ha sido considerada tradicionalmente un corpus de conocimientos articulado de forma sistemática en torno a un objeto de estudios. Fuera de esa definición quedan pues muchas teorías postmodernas que en primer lugar no son enunciadas de forma ordenada y/o sistemática, que no nacen con una pretensión teórica o al menos académica y que además por su nivel de entropía no pueden ser definidas por una terminología concreta, lo que muchas veces las descalifica por poco claras.

Seguir leyendo »

"Demasiado masculina para ser violada"

"Demasiado masculina para ser violada". Aunque parezca un chiste de mal gusto, o una frase cínica de Despentes, este fue el argumento de tres magistradas italianas para exculpar a dos hombres por violar a una mujer de 22 años.  Los hechos ocurrieron en 2015. La abogada de la mujer, Cinzia Molinaro, declaró en el diario británico The Guardian que los acusados usaron la sumisión química (echaron sustancias en su bebida) para abusar de ella y los médicos constataron que en la sangre de la joven había restos de medicamentos con efectos sedantes, así como heridas y lesiones causadas por la violación.

Los hombres fueron condenados en 2016 y absueltos en 2017 con el argumento de que “era muy fea, masculina y no les resultaba atractiva para ser asaltada sexualmente”. Para apoyar esta prueba presentaron una foto de la víctima y que la tenían guardada en el móvil bajo el nombre de `vikingo´. Molinaro decidió llevar el caso hasta el máximo tribunal de apelación italiano y la víctima regresó a Perú.

Seguir leyendo »

El 20N y las otras muertes: Día Internacional de la Memoria Trans

Seguir leyendo »

Londres: un nuevo paso hacia una ciudad más caminable

Seguir leyendo »

La importancia de saber leer las estadísticas

Seguir leyendo »

Equidad de género en la empresa privada ¿Purplewashing o nos estamos poniendo las pilas de verdad?

Seguir leyendo »

Más que aldea global, metrópolis

Seguir leyendo »

El feminismo como moda: confundiendo marketing y realidad

Seguir leyendo »

Cuando la distopía tecnológica es una realidad. ¿Cuentos chinos?

Seguir leyendo »

¿Falla el código penal o la sociedad que lo sustenta?

Podría hablar de cómo me horroriza la aplicación e interpretación de las leyes en este país. De como por ejemplo que el agredido sea un guardia civil es un agravante, pero de como si es agresor no lo es, de cómo el magistrado Ricardo González va soltando afirmaciones como “nos ha quedado claro el dolor que no sintió” y cree realmente que cinco tipos que parecen abusar de mujeres de forma sistemática a través de la sumisión química (aunque no cuenten como prueba hay wasaps y otras acusaciones) son inocentes insinuando que ella podría haberlo disfrutado.

Pero de lo que de verdad me gustaría hablar es sobre esa diferenciación que hace que esos sujetos nos vean como puros objetos y sean incapaces de ponerse en la piel de “Ella”. Frases como “si empiezas algo lo acabas”, “estaba colocada” o “no se resistió” son vergonzosas. Este tipo de frases son en las que se apoya la sentencia y por los que los jueces no pueden percibir/demostrar que hubiera violencia o intimidación (lamentablemente  para el estado español el sexo no consentido no es igual a violación)… ¿Cómo alguien que nunca se ha sentido intimidado por el simple hecho de ser percibido como objeto puede entender lo que ello significa? ¿cómo se puede juzgar que no es violencia sino deja marcas cuando estamos en un tiempo que reconoce que “lo que más duelen no son los golpes”? y sobre todo ¿quién puede pensar que no resistirse a una violación masiva es algo diferente a una cuestión de supervivencia? Se olvidan de los chistes y las películas de terror donde en tono jocoso alguien suelta “cállate y no conviertas esta violación en asesinato”. En una violación siempre es necesario probar que no estabas realmente de acuerdo. Haber sobrevivido a ese momento traumático habla en tu contra, es como si te dijesen “si realmente no querías ¿por qué no te defendiste violentamente?” (que se lo digan a la pobre madre de Nagore) mientras  su construcción social de la feminidad te dice todo lo contrario. Hagamos lo que hagamos siempre somos culpables de lo que nos hacen.

Seguir leyendo »