eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Alba Del Campo

Asesora de Sí Se Puede Cádiz

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 39

¡Hay que celebrar! Mañana si eso, nos sentamos

Este domingo estuve desde las 7.50 hasta las 00.30 como apoderada de Unidas Podemos en Cádiz, en un colegio electoral de una zona tradicionalmente de derechas. Terminado el recuento, las personas de la mesa que habíamos compartido el día nos estrechamos las manos, nos sonreímos y nos dimos un afectuoso y sincero "¡hasta luego, ojalá nos encontremos en otro contexto!" Fue el broche de 16 horas de convivencia tranquila, simpática y absolutamente eficaz. 

"Así da gusto trabajar" o "yo no me cambiaría por los que hoy están en la playa" fueron algunas de las frases dichas durante la jornada. Cinco personas al azar, todo el mundo realizó su cometido, facilitó, ofreció, agradeció,... En un momento de escasa afluencia de votantes, incluso hicimos una porra (que nadie ganó, pues todos creíamos que la derecha vencería en la mesa). En nuestro colegio salió: PSOE 184 votos, Unidas Podemos y Ciudadanos empatados con 176, PP 166, Vox 74 y Pacma 12. "Si en el resto de España la cosa está así, ahora tendrán que hablar", dijo una, con el asentimiento de las demás. "A ver si es verdad". El deseo generalizado era el diálogo y el sentimiento, el cansancio. 

Seguir leyendo »

Cinco reformas urgentes del bono social que lo harían más justo y accesible

La comparecencia de la ministra Teresa Ribera de la pasada semana en el Congreso ha dejado claras dos cosas. La primera: que antes de fin de año va a meterle mano a dos de las políticas más nefastas del legado Soria-Nadal, reformando el autoconsumo y el bono social. Y la segunda: que las prometidas reformas en el sector de la energía, de momento, no plantean un ataque frontal a la línea de flotación del oligopolio.

Hay que agradecerle a la nueva ministra, ya desde sus primeras intervenciones públicas, que, a diferencia de sus predecesores, no insulte la inteligencia de quien escucha y a quien representa. Así, mientras el Gobierno de Rajoy fiaba el precio de la luz al mercado y a las circunstancias meteorológicas, minimizaba la responsabilidad del Gobierno y daba como solución a los problemas del sector la construcción de nuevas infraestructuras energéticas, Ribera aparece en la escena política sin grandes artificios, poniendo sobre la mesa un tema tan clave, como poco debatido, como el sistema de fijación de los precios de la electricidad.

Seguir leyendo »

Cinco soluciones para erradicar la pobreza energética que están en manos del oligopolio

Aumenta la pobreza energética en nuestro país, independientemente del indicador o la definición que se escoja. Hay más familias que no pueden climatizar su hogar a una temperatura adecuada, más familias que tienen que elegir entre comprar comida o pagar un recibo de la luz, y más familias que viven con la angustia de la amenaza del corte. Y tras él, las velas, el frío y el aislamiento social. La pobreza energética no está resuelta ni de lejos. 

Dice el 4º informe de la Asociación de Ciencias Ambientales “Pobreza Energética en España 2018”, presentado el lunes, que si tenemos en cuenta el indicador de gastos desproporcionados (más del 9% de su renta) y/o si se tiene en cuenta el indicador de pobreza energética escondida, en 2016 un 29% de la población del país estaría en dificultades relacionadas con el abastecimiento energético. Señala también que 6,8 millones de personas (15% de la población), estarían sufriendo temperaturas inadecuadas en la vivienda, retraso en el pago de recibos, o ambas cosas. De estas personas, 2,8 millones declararon tener dos o más retrasos en el pago de recibos en los últimos 12 meses (el 6% de la población). 

Seguir leyendo »

Las mentiras de Soria y el derecho a la energía

No dimite José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo, por sus empresas opacas en paraísos fiscales, ni por mentir, sino por haber sido pillado, y una vez expuestas sus vergüenzas a la luz pública, haber seguido mintiendo, poniendo así en ridículo a sus compañeros del Partido Popular.

Gracias a los ‘Papeles de Panamá’ Soria ha perdido el recurso más valioso y más escaso que hay en política: la confianza. No deja de ser sorprendente, que sean estas mentiras y no otras, las que hayan logrado la caída del ministro, porque ha habido muchas en la pasada legislatura, pero han sido mentiras relacionadas con un tema tan poco atractivo para la mayor parte de la población, como es la energía.

Seguir leyendo »

Tsunami de olas de calor y buenas intenciones

Hablemos del presente. Madrid, 40ºC a la sombra por tercera semana consecutiva. Tercera ola de calor en un mes. A nuestra espalda los meses de mayo y junio más cálidos desde que existen registros. ¿Cambio climático? Los científicos internacionales dicen que con él las olas de calor van a ser cada vez más frecuentes. Mejor irse acostumbrando.

Seguimos en presente. Esta semana la Comisión Europea, presentaba las primeras baldosas amarillas de la Unión Energética Europea, a través de un paquete de verano repleto de buenas intenciones. En teoría, este paquete ha de aproximarnos a un horizonte donde las grandes infraestructuras del gas y la electricidad nos llevarán a un continente descarbonizado y renovable. Y todo esto antes, de que la temperatura del planeta supere los 2ºC que el panel de científicos de la ONU dice que no debemos rebasar, si no queremos vernos en un escenario climático totalmente incontrolable.

Este paquete de veranode la Comisión abarca la comercialización y los mercados de electricidad, el etiquetado energético y el comercio de emisiones. Se trata de una serie de recomendaciones que defienden, a priori, un modelo energético basado en la eficiencia y las renovables, y ponen al consumidor en el centro del sistema. Sin embargo, en él se establece ningún mecanismo concreto para que esto suceda: la Comisión se limita a recomendar a los países en qué dirección deben legislar.

Estamos en España, multitud de ciudades y pueblos superan los 40º a la sombra y subiendo. Nos conviene recordar que vivimos en uno de los países de Europa, que por su geografía, más va a sufrir el cambio climático, en especial, las sequíasy la desertificación, lo que tendrá un impacto impredecible en el sector agrícola, en la biodiversidad y en nuestra calidad de vida.

Pasado y presente. A estas alturas de la película, con el boicot a las renovables que estamos sufriendo y el retraso histórico y premeditado de los sucesivos gobiernos en la aplicación de las directivas de ahorro y eficiencia, ¿de verdad alguien cree que los partidos políticos cuya actividad legislativa nos mantiene maniatados en materia energética van a trasladar a la legislación nacional estas recomendaciones con la urgencia que nos impone el actual escenario climático?

No nos conviene olvidar que tenemos los consejos de administración de las empresas del oligopolio energético fósil plagados de ex altos cargos del PP y del PSOE ¿podemos confiar en que vayan a legislar a toda prisa en contra de los intereses de las multinacionales que les aseguran su retiro?

Seamos serias. El paquete de veranode la Comisión es precioso, pero hoy por hoy es del todo insuficiente, si no establece objetivos y compromisos a corto plazo. Al igual que cuando hay un incendio no esperamos que nos digan cómo apagarlo, sino se mande a los bomberos, hoy esperamos de la Comisión que utilice todas las herramientas disponibles para frenar el cambio climático. Esperamos directivas, no discursos.

Si bien la Comisión ha dado un salto interesante, al tomar la recomendación del Parlamento Europeo y declarar su intención de lograr en 2030 un descenso del 40% en las emisiones de carbono respecto a los niveles de 1990, no es en absoluto suficiente. Para lograr mantenernos por debajo de los 2ºC a final del siglo, necesitamos reducir las emisiones por lo menos en un 90% en 2050 en los países industrializados, lo cual significa por lo menos un 60% en 2030.

Por otro lado, la Comisión también ha revisado el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, con el objetivo de garantizar que siga siendo rentable durante la próxima década. Hay que señalar que, el comercio de emisiones ha demostrado ser una herramienta fallida para reducir dichas emisiones y se ha convertido en un mecanismo perverso, en el que las industrias más contaminantes cobran por contaminar.

Para ganar al cambio climático y salir de este sucio modelo energético en manos de unos pocos, debemos tomarnos en serio la transición energética hacia un modelo limpio, justo y sostenible. Y para ello, no nos vale el doble juego de la Comisión que dice poner al consumidor, la eficiencia energética y las energías renovables en el centro, al tiempo que invierte en grandes infraestructuras del gas, que afianzan la hegemonía energética de esta industria.

Como tampoco debemos aceptar que la Comisión negocie, a espaldas de la ciudadanía, un Tratado de libre comercio con Estados Unidos (el TTIP) que, al fomentar el transporte de mercancías transoceánico, va a a suponer un aumento sustancial de las emisiones de CO2. A pocos meses de la Cumbre del Clima de París (COP21) que tendrá lugar en diciembre de este año, defender el TTIP como la panacea económica para Europa, es una incoherencia política, estratégica y ambiental de alto vuelo.

Para construir el nuevo modelo energético, del que tanto y tan bien se habla en el paquete de verano de la Comisión, debemos reducir el consumo energético, eliminar los consumos innecesarios y relocalizar, tanto lo que consumimos, como lo que producimos.

Le pedimos a la Comisión que deje de engañarnos. Que ponga luz sobre el sector energético. Que la ciudadanía conozca todos los costes de cada energía y que decida qué quiere. Hay que premiar a quienes producen y consumen energía renovable, y no a las industrias sucias; favorecer la autoproducción, con medidas concretas, protegiendo a los autoproductores. Y cuando, como en el caso de España, el gobierno viola las directivas de eficiencia y renovables, la respuesta de la Comisión debe ser coherente y ágil. La justicia que no llega a tiempo de enmendar un error no es justicia. Y si no, que se lo pregunten a las 60.000 familias que invirtieron en fotovoltaica.

Y sobre todo, hay que poner los mimbres de la transición ecológica de la economía, y luchar contra el consumismo y el crecimiento ilimitado. Es necesario poner en marcha cuanto antes un cambio radical de modelo productivo hacia sectores sostenibles.

Y, finalmente, para favorecer la penetración de las renovables en el mercado de la electricidad, es imperativo eliminar YA las subvenciones y ayudas a las centrales fósiles y a la nuclear, y los subsidios a la industria petrolera.

¿Qué futuro nos espera? Depende de nosotros. Con un poco de suerte, un verano y un otoño lo suficientemente calurosos como para que nos acordemos del cambio climático cuando se acerquen las negociaciones de la Cumbre de París.

La movilización ciudadana es imprescindible antes y durante las negociaciones. En frente: los grandes poderes, el oligopolio energético fósil y su cohorte de políticos afines, que como Cañete, nos embelesan con dulces cantos de sirena, para que parezca que hay avances, mientras se protegen los intereses fósiles. Desde Copenhague, las Cumbres del clima han fracasado. Aprendamos. Nuestras demandas tienen que ser claras y firmes. Compromisos vinculantes ahora, sí o sí.

Sepa la Comisión que en muchas ciudades españolas nos estamos gratinando bajo el sol y somos los primeros interesados en frenar el cambio climático. No es tiempo de palabras, sino de acciones. Aquí el paquete de verano se llama 40°C a la sombra, 45°C al sol.

Seguir leyendo »

La revolución silenciosa del municipalismo verde

La política municipal determina de forma directa nuestro futuro en común. Y frente a una manera de hacer política en las ciudades marcada por el derroche, la corrupción, el despotismo y el endeudamiento, existe una política local distinta y concreta, en la que las necesidades de las personas y del planeta están primero. Se trata, a nuestro entender, del municipalismo verde.

En las últimas décadas Los Verdes han ido ganando terreno en las administraciones locales de pueblos y ciudades europeas y allí donde se cuela la ecología política, la ciudad se transforma. Hemos tomado tres ejemplos, entre los muchos que hay, en los que los municipios y las regiones están, bien gobernados por Los Verdes, bien por coaliciones donde esta opción política ocupa un papel determinante.

Seguir leyendo »

Ganemos también al cambio climático

¿Te imaginas Andalucía sin olivos? ¿Valencia sin naranjas? ¿o La Rioja sin viñedos? ¿Te imaginas el sur de Europa con un clima parecido al norte de África y el norte de Europa con un clima similar al que ahora tiene el sur de Europa? No es ciencia ficción: es el próximo capítulo de la historia del cambio climático, el fenómeno que, como señala Naomi Klein en su último libro, lo cambia todo.

Como presentábamos hace poco en el informe Cambio climático en Europa: Percepción e impactos 1950-2050, el cambio climático ya nos ha afectado, nos afecta aquí y ahora y nos afectará aún más mañana: a nuestra tierra, a los paisajes y ciudades que habitamos, a nuestras playas y montes, a nuestras economías, a nuestros seres queridos, en definitiva, a nuestro bienestar y al de nuestros hijos e hijas.

Seguir leyendo »

Fukushima, Cañete y el negocio nuclear español

Hace pocos días, el actual Comisario de Energía y Acción Climática de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete, defendió la energía nuclear afirmando que "la Unión Europea tiene tecnología puntera. Después de Fukushima han mejorado los estándares de seguridad. La energía nuclear contribuye a diversificar las fuentes". Por su parte, la Comisión Europea apostaba en su propuesta de Unión energética por la "producción de la energía nuclear más segura del mundo" como uno de los pilares para el "crecimiento, empleo y competitividad".

Han pasado 4 años del accidente de la central nuclear de Fukushima, el segundo peor de la historia hasta el momento, precisamente en Japón, uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo. Fukushima demostró que mientras haya riesgos que no se puedan prever, la energía nuclear será eminentemente insegura.

Seguir leyendo »