eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ayoze Corujo

Politólogo por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster universitario en Análisis. Político por la Universidad Complutense de Madrid

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 42

Venezuela: radiografía de una división

La fulgurante aparición del chavismo en la contienda electoral en el año 1998 supuso un elemento de polarización para la sociedad venezolana. Chávez planteó un modelo en el que se mostraba como solucionador definitivo a todos los males existentes tras la degradación progresiva de la democracia en Venezuela. En esa estrategia, los diferentes grupos opositores se sumaron a ese esquema de confrontación y plantearon un escenario de cordón sanitario que no funcionaría. 

Los primeros damnificados de esta nueva división fueron los partidos de izquierda, el Movimiento Al Socialismo y La Causa R se dividieron entre partidarios y contrarios a Chávez. Los segundos que experimentaron la división fueron los propios venezolanos. A principios del milenio ya no era extraño que a la gente en Venezuela se le definiera por su inclinación política. “Este es chavista” o “este es un escuálido” no eran expresiones ajenas al día a día de los venezolanos. La creciente dinámica de polarización propiciada por el chavismo en el gobierno (los que estaban contra Chávez, estaban contra la patria) y acelerada por una oposición que no tendió puentes ni entendió a los sectores que votaban al chavismo hasta bien entrada la década, tuvieron sus expresiones más duras en la creación de una institucionalidad a imagen y semejanza del chavismo o en el apoyo de un sector de la oposición al golpe de estado de 2002. También y no por ello menos importante en el diseño de un Estado que reparte sus recursos en función de la pertenencia política.

Seguir leyendo »

La solución: una España Federal

Hace unos meses, Lluis Orriols señalaba en este blog que el problema catalán podría solucionarse a través de un nuevo encaje de Catalunya en España. A su entender, existe un cuerpo considerable de electores que está a favor de una Catalunya que continúe perteneciendo al estado español pero que, sin embargo, opta por hacerlo dentro de un encaje federal. Estos votantes, conscientes del inmovilismo reformista estatal, siempre a favor de mantener el statu quo, se habrían posicionado en torno a las premisas independentistas, al no ver viable una salida intermedia.

Asimismo, y también en este blog, Santiago Pérez-Nievas y José Rama, han señalado recientemente que los catalanes que retienen algún tipo de identificación con España, muestran, sobre todo en las últimas etapas del procés, una inclinación hacia fórmulas de organización territorial que se alejan del compromiso con España como, por ejemplo, la independencia total de la región. Lo paradójico de este hecho es que éstos son ciudadanos que no procesan una identificación exclusiva con la región catalana, sino que poseen identidades híbridas o duales.

Seguir leyendo »