eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

David Llistar

Membre de l'Observatori del Deute Global (ODG)

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 18

Apagón en el Mar Mediterráneo

El Gobierno del PSOE sustenta el peor argumento humanitario que se recuerde después de aquellos del aznarismo que justificarían la ocupación de Irak. Se trata de impedir la salida del barco de Open Arms desde el Puerto de Barcelona hasta su zona de acción. Nos referimos a las aguas del Corredor Central del Mediterráneo delante de la destrozada Libia, gigantesco área del Mar Mediterráneo donde los países europeos están imponiendo un inquietante apagón informativo, impidiendo operar a cualquier embarcación humanitaria, incluso a Frontex.

¿Cuál es el argumento? El Gobierno no permite el despacho del barco de salvamento hacia las aguas SAR de Libia porque la embarcación no dispone de una licencia para el transporte de pasajeros. ¿Cómo? Un corolario del mismo teletipo dice: los gobiernos de Italia y Malta (los más próximos a la zona de rescate) impiden (contra el Derecho Internacional Marítimo) el desembarco en sus puertos de los migrantes y solicitantes de asilo. De lo cual se deduce que los barcos tendrán que dirigirse a puertos ibéricos o franceses en travesías largas de varios días. El Gobierno desea considerarlas como inseguras, unas operaciones de transporte de pasajeros que no puede autorizar.

Seguir leyendo »

La sorprendente negativa a los Acuerdos de Paz en Colombia

Quién lo iba a decir. Después de 52 años de guerra y violencia insoportable entre las FARC, el ELN, el Estado colombiano y los paramilitares, con las FARC dispuestas a dejar las armas y la selva, y el Gobierno ofrecerles garantías en Colombia... ¿Cómo puede ser que tanta población no votara (un 61% del censo)? Y del 39% que sí lo hizo, el 50,5% votó en contra de los acuerdos. Impensable horas antes.

Medellín ha sido la ‘capital del no’. ¿Por qué el no? Justo estos días estuvimos en Medellín en misión técnica en representación del Ayuntamiento de Barcelona, para actualizar los diversos proyectos de cooperación entre ambas ciudades, basadas en el acompañamiento técnico entre ayuntamientos y el apoyo vía ONG. Es una de las metrópolis de mundo con la que Barcelona mantiene una relación más estrecha. Medellín es la capital más dinámica de Colombia, a la vez que una de las urbes más desiguales y más violentas de América Latina. Medellín son tres medellines, tres planetas diferentes de un mismo sistema, cada uno con su órbita: los ricos y muy ricos, los muy pobres, y la clase media. La violencia, seguramente fruto de esta insoportable desigualdad pero también obviamente del martillo corrompido de la droga, y de la violencia armada, causaba en los años 90 cerca de 7000 muertes violentas al año en una ciudad del tamaño de Barcelona. Este año la violencia ha disminuido, disipando la sensación de guerra. Pero se mantenía espantosa en óptica europea, con 1.700 homicidios durante 2015: cerca de 5 asesinados o desaparecidos al día.

Seguir leyendo »

La sorprenent negativa als Acords de Pau a Colòmbia

Qui ho havia de dir. Després de 52 anys de guerra i violència insuportable entre les FARC, l'ELN, l'Estat colombià i els paramilitars, amb les FARC disposades a deixar les armes i la selva, i el Govern a oferir-los garanties a Colòmbia... Com pot ser que tanta població no votés (un 61% del cens)? I del 39% que sí que ho va fer, el 50,5% va votar en contra dels acords. Impensable hores abans.

Medellín ha estat la 'capital del no'. Per què el no? Justament aquells dies érem Medellín en missió tècnica en representació de l'Ajuntament de Barcelona, per actualitzar els diversos projectes de cooperació entre ambdues ciutats, basades en l'acompanyament tècnic entre ajuntaments i el suport via ONG. És una de les metròpolis de món amb la qual Barcelona manté una relació més estreta. Medellín és la capital més dinàmica de Colòmbia, alhora que una de les urbs més desiguals i més violentes d'Amèrica Llatina. Medellín són tres medellins, tres planetes diferents d'un mateix sistema, cadascun amb la seva òrbita: els rics i molt rics, els molt pobres, i la classe mitjana. La violència, segurament fruit d'aquesta insuportable desigualtat però també òbviament del martell corromput de la droga, i de la violència armada, causava als anys 90 prop de 7.000 morts violentes a l'any en una ciutat de la mida de Barcelona. Aquest any la violència ha disminuït, i ha dissipat la sensació de guerra. Però així i tot es mantenia espantosa en òptica europea, amb 1.700 homicidis durant 2015: prop de 5 assassinats o desapareguts al dia.

Seguir leyendo »

Sobiranisme en 3D

El nou escenari electoral demana a crits un matís. Una de les paraules que darrerament hem après a dir més de vint cops al dia és “sobiranisme” (i llurs declinacions “moviment sobiranista”, “desafío soberanista”, etc). Es refereix al moviment social de caire polític que reivindica el dret a decidir del poble català, sovint donant per entès que això passa en primer lloc per la creació d'un Estat català independent o altament autònom de l'Estat espanyol. El sobiranisme no és exclusiu de Catalunya sinó que existeix en major o menor intensitat en famílies culturals, territorials i polítiques (nacions) sense Estat d'altres geografies, Quebec, Escòcia, el País Basc, les més conegudes. Però també el Kurdistan, Palestina, Galícia, Kosovo o diferents indrets de l'Amazonia.

A la Península Ibèrica, el sobiranisme està clarament confrontat políticament a un moviment que comença a ser conegut com “unionisme”. Es pot vestir de “constitucionalisme” però en realitat sembla significar '“espanyolisme” amb accent castellà. Sovint aquest unionisme procedeix de persones conservadores, tot i que també és fàcil de percebre'l en les esquerres d'arreu de l'Estat (no totes) que veuen el sobiranisme com una manipulació de les èlits catalanes, i per què no dir-ho, també perquè desafia profundament la seva identitat de “Nación” que han après de petits. Entre els sectors progresistes que acullen millor la diversitat peninsular, el federalisme predomina com a versió més convivencial de l'unionisme.

Seguir leyendo »

Soberanismo en 3D

El nuevo escenario electoral pide a gritos un matiz. Una de las palabras que últimamente hemos aprendido a decir más de veinte veces al día es “soberanismo” (y sus declinaciones “movimiento soberanista”, “desafío soberanista”, etc.). Se refieren al movimiento social de cariz político que reivindica el derecho a decidir del pueblo catalán, a menudo dando por entendido que eso pasa en primer lugar por la creación de un Estado catalán independiente o altamente autónomo del Estado español. El soberanismo no es exclusivo de Catalunya sino que existe en mayor o menor intensidad en familias culturales, territoriales y políticas (naciones) sin Estado de otras geografías, Quebec, Escocia, el País Vasco, las más conocidas. Pero también el Kurdistán, Palestina, Galicia, Kosovo o distintos lugares del Amazonas.

En la Península Ibérica, el soberanismo está claramente confrontado políticamente a un movimiento que comienza a ser conocido como “unionismo”. Se puede vestir de “constitucionalismo” pero en realidad parece significar “españolismo” con acento castellano. A menudo este unionismo procede de personas conservadoras, aunque también es fácil percibirlo en las izquierdas de cualquier parte del Estado (no todas) que ven el soberanismo como una manipulación de las élites catalanas, y por qué no decirlo, también porque desafía profundamente su identidad de “Nación” que han aprendido de pequeños. Entre los sectores más progresistas que acogen mejor la diversidad peninsular, el federalismo predomina como versión más convivencial del unionismo.

Seguir leyendo »

La deuda es un arma política

Se cierne ante nuestras endeudadas narices un ejemplo de deuda ilegítima de libro. Parece hecho para que aprendamos. Una deuda que en opinión de muchas personas no deberíamos pagar. Un caso que además se va a replicar sistemáticamente en la UE si se toman en cuenta las declaraciones de Juncker de movilizar 300.000 millones de euros para megainfraestructuras. Se trata del Proyecto Castor, un megaproyecto gasístico que cargará a los consumidores cautivos del sistema energético con unos 4.000 grandes millones de euros de sobrecoste.  Y todo ello a cambio de nada. Durante los próximos 30 años, estos gases de la Casta nos saldrán muy caros, si es que para entonces todavía fluye gas. Hasta hace poco, este tipo de dislate podía quedar silenciado por el crecimiento de la actividad económica y de los créditos piramidales. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, sin embargo, comienzan a hacerse visibles y nos obligan a realizar una reflexión global sobre un posible no pago de la deuda.

Primera cuestión: ¿debemos tener miedo a no pagar? No si la deuda se trata desde una perspectiva política y no simplemente economicista. A lo largo de la historia se ha demostrado que la deuda es esencialmente poder, que a menudo conlleva sumisión, extorsión individual y colectiva e incluso esclavitud. Unos se endeudan y se enriquecen. Otros pagan y obedecen.

Seguir leyendo »

El sueño Barcelona

A la gente pequeña, la crisis nos provoca un hervor de sangre, hormigueo intranquilo, similar al de la tercera o cuarta dosis de cafeína. Una primera reacción de mirarse el ombligo para salvar la ropa particular que no se haya llevado la tormenta. Nos da miedo la crisis, nos deja en estado de "shock" como dice Naomi Klein. Más tarde, nos provoca un sentimiento de fatalidad y asunción cabizbaja, parecida a la que nos llega el día después de asumir una enfermedad grave. No se puede hacer nada, el mantra repite. 

En Barcelona, pequeña comunidad de comunidades de gente pequeña concentrada en frente de un mar pequeño y conflictivo a menudo surgen chispas grandes de creatividad insurrecta y latina. He aquí. Esta es la historia de una chispa para pararle atención. Ha brillado en la ciudad en los alrededores del junio de 2014 La llaman Guanyem Barcelona. Surge de un sueño, de una visión compartida durante unos meses de reflexión casi-clandestina. 

Seguir leyendo »

El somni Barcelona

A la gent petita, la crisi ens provoca un bulliment de sang, formigueig intranquil, semblant al de la tercera o quarta dosi de cafeïna. Una primera reacció de mirar-se el melic per salvar la roba particular que no s'hagi endut la tempesta. Ens fa por la crisi, ens deixa en estat de “shock” com diu Naomi Klein. Més tard, ens provoca un sentiment de fatalitat i assumpció capbaixa, semblant a la que ens arriba el dia després d'assumir una malaltia greu. No s'hi pot fer res, el mantra repeteix. 

A Barcelona, petita comunitat de comunitats de gent petita concentrada al davant d'un mar petit i conflictiu sovint sorgeixen espurnes grans de creativitat insurrecta i llatina. Heus ací. Aquesta és la història d'una espurna per parar-li atenció. Ha brillat a la ciutat als volts del juny de 2014. N'hi diuen Guanyem Barcelona. Sorgeix d'un somni, d'una visió compartida durant uns mesos de reflexió quasi-clandestina. 

Seguir leyendo »

Ganar la electricidad en Barcelona

El sistema eléctrico de Barcelona reposa básicamente en manos de un monopolio lucrativo transnacional, Endesa (antigua Fecsa), que en 2013 presentó beneficios netos por valor de 1.879 millones de euros. Los vecinos a los que se les corta la luz por no poder pagarla (pobreza energética) en barrios como el de Ciutat Meridiana son salvados por un muy reciente fondo público del Ayuntamiento de Barcelona dotado con 500.000 € y no por Endesa, que avisa al Ayuntamiento cada vez que alguien no paga su micro-deuda con la compañía. ¿No debería ser la empresa quien tuviera que asumir los impagos como pasivos del negocio? Se desconoce el número de cortes en la ciudad por no existir aún normativa.

Por otra parte Endesa (para quienes trabajan notables espabilados como el ex-presidente Aznar por entre 300 y 400 mil euros anuales, o los vicepresidentes Solbes y Salgado, entre otros miembros de la casta) y el resto de compañías del llamado Oligopolio, han convenido con el PP (y la abstención de CiU) el desguace de las energías renovables para salvar sus intereses fósiles, nucleares y megahidroeléctricos. Lo han hecho principalmente por medio de la retirada de las primas a las renovables –y en cambio no a las energías sucias como el gas– y por medio de la inminente imposición de peajes para instalarse en casa o en el trabajo micro-centrales de generación eléctrica (por ejemplo, paneles solares en las cubiertas de los tejados y balcones).

Seguir leyendo »

Guanyar l'electricitat a Barcelona

El sistema elèctric de Barcelona reposa bàsicament en mans d'un monopoli lucratiu transnacional, Endesa (antiga Fecsa), que al 2013 va presentar beneficis nets per valor de 1.879 milions d'euros. Els veïns a qui se'ls talla la llum per no poder pagar-la (pobresa energètica) en barris com el de Ciutat Meridiana són salvats per un molt recent fons públic de l'Ajuntament de Barcelona dotat amb 500.000€ i no pas per Endesa, que avisa a l'Ajuntament cada cop que algú no paga el seu micro-deute amb la companyia. No hauria de ser l'empresa qui hagués d'assumir els impagaments com a passius del negoci? Es desconeix el nombre de talls a la ciutat per no existir encara normativa.

D'altra banda Endesa (per a qui treballen notables eixerits com ara l'ex-president Aznar per entre 300 i 400 mil euros anuals, o els vicepresidents Solbes i Salgado, entre altres membres de la casta) i la resta de companyies de l'anomenat Oligopoli, han convingut amb el PP (i l'abstenció de CiU) el desballestament de les energies renovables per a salvar els seus interessos fòssils, nuclears i megahidroelèctrics. Ho han fet principalment per mitjà de la retirada de les primes a les renovables –i en canvi no a les energies brutes com el gas– i per mitjà de la imminent imposició de peatges per a instal·lar-se a casa o a la feina micro-centrals de generació elèctrica (per exemple, panells solars a les cobertes dels terrats i balcons).

Seguir leyendo »