eldiario.es

9

Gary Younge

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 30

Viaje en busca de la izquierda de EEUU: el despertar de una frágil esperanza

Unos meses después de las elecciones de 2016, Emily Marburger de 29 años publicó un mensaje en Pantsuit Nation, un grupo privado de Facebook creado para apoyar la fracasada candidatura de Hillary Clinton a la presidencia de Estados Unidos. "Como todas nosotras, el pasado noviembre, me desperté en una realidad que no sabía que existía", escribió. "Sabía que tenía que involucrarme, sentía el impulso de ayudar, pero nunca me imaginé a los 29 años me lanzaría como candidata a alcaldesa en las intensas primarias del Partido Demócrata de mi pequeño distrito de 21.000 kilómetros cuadrados (justo a las afueras de Pittsburgh)".

En ese momento, el alcalde de su pequeña ciudad de Bellevue (Pensilvania) era un simpatizante declarado de Trump. Hasta que Marburger entró en la carrera, su único rival era un pastor conservador.  "Pensé: ‘No, esto no puede suceder’", escribió Marburger en Facebook. "La crítica principal (hasta ahora) es que no tengo experiencia y esta es mi respuesta: ‘Sí, tengo la experiencia; sí, puedo hacer este trabajo’".

Seguir leyendo »

Adiós, Theresa May, tu sucesor será aún peor que tú

Theresa May lamentó en su último gran discurso el crecimiento de las opciones políticas basadas en la cultura del absolutismo. La autocrítica nunca fue el fuerte de May y sus palabras de despedida, pronunciadas en el thinktank Chatham House, no iban a ser una excepción.

En un poco disimulado ataque contra la derecha que gana terreno en Reino Unido y el extranjero, May criticó "la incapacidad de combinar los principios con el pragmatismo… (que caracteriza a los que creen) que si expresas tu punto de vista lo suficientemente alto y durante el tiempo necesario, terminarás saliéndote con la tuya". 

Seguir leyendo »

La derrota de Syriza demuestra que la izquierda necesita un plan para retener el poder y no solo para llegar a él

Un día después de que Jeremy Corbyn lograra reunir los nombres de los parlamentarios que necesitaba para concurrir como candidato del Partido Laborista en la campaña de 2015, empezó a buscar votantes. "No habíamos diseñado una campaña. No estábamos organizados. No teníamos dinero", me contó: "Todo lo que teníamos era el dinero de mi tarjeta de crédito y duró una semana".

Consiguió mantenerse de forma que al menos un candidato defendiera el argumento de que el Partido Laborista debía oponerse a los planes de austeridad y hacer un giro a la izquierda. Nadie esperaba que ganara con este argumento: él, el primero. Sin embargo, sus mítines fueron ganando fuerza, los sindicatos se unieron a su campaña y los resultados de las encuestas empezaron a decantarse a su favor. Lo inverosímil comenzó a parecer inevitable.

Seguir leyendo »

La ruptura del panorama político de Estados Unidos queda al descubierto

Tengo hijos pequeños y a menudo me sorprendo a mí mismo cuando les doy órdenes como "no juegues dentro de la secadora", "no te metas más comida en la nariz" o "intenta no hacerte caca en la alfombra". Todas las palabras, si las analizas por separado, son habituales, sin embargo, antes de ser pronunciadas nada hace pensar que juntas vayan a formar la frase que voy a soltar. Lo que es realmente sorprendente es encontrarse ante una situación en la que esas palabras tengan sentido y sean necesarias.

Si analizamos los resultados de los caucus de Iowa tendremos una sensación parecida. Para explicar por qué Donald Trump se sitúa solo por detrás de Ted Cruz en el Partido Republicano o por qué la candidata demócrata Hillary Clinton ha ganado al "socialista democrático" Bernie Sanders por un margen tan ajustado, deberíamos primero preguntarnos cómo hemos llegado hasta una situación que todo el mundo hubiera considerado imposible un año atrás.

Seguir leyendo »