eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Joan Font Fàbregas

Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universitat Autònoma de Barcelona (1993, Premio Extraordinario de Doctorado) y Master en Ciencia Política por la University of Michigan. En la actualidad es investigador científico y director del Instituto de Estudios Sociales Avanzados. Sus áreas de investigación se centran en la intervención de la ciudadanía en la política y las políticas públicas. Su interés principal en la actualidad se centra en cómo incorporar las preferencias de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones colectivas y las ventajas y problemas de cada uno de los procedimientos para hacerlo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 50

Las listas electorales o por qué la gente odia la política

“Todos sabemos qué hacer para votar un representante, pero si estamos a disgusto con él, muy pocos saben cuáles serían los mecanismos que el ciudadano podría poner a funcionar para intentar cambiar eso”. El problema, como muestra este extracto extraído de un grupo de discusión entre simpatizantes de partidos de izquierda, tiene que ver con la organización del sistema político. Para la mayoría de la gente, los sentimientos negativos que inundan sus conservaciones sobre el sistema político tienen que ver con el modo en que los políticos se organizan. La imagen que se extrae de esa organización es una en la que nadie puede entrar. “Es un sistema político por y para los políticos, el sistema es hermético”, dicen expresamente en un grupo de personas de clase media alta. Para uno de los participantes, simpatizante del partido popular, los partidos “funcionan como una secta”.  

Tenemos elecciones próximamente y los partidos han diseñado sus listas electorales de la peor forma posible desde el punto de vista de la gente. A diestro y siniestro, se piensa que el gran problema de la desconexión entre la política y la sociedad es la forma en que los partidos confeccionan sus listas: “El problema empieza con la lista electoral, que son diseñadas por el jefe. Ser político depende de tu obediencia al líder del partido. Esto es despotismo político, pero no por los partidos, sino por la gente que hay en ellos”. Esto lo decía un participante en un grupo de discusión formado entre simpatizantes de los partidos de izquierda en el año 2011. Pero es algo que se repite constantemente en una investigación que ha repetido los mismos ocho grupos de discusión (por toda España) en tres momentos distintos: marzo del 2011; marzo del 2012; y febrero del 2015.

Seguir leyendo »

¿Nos gustaría tener un gobierno de expert@s?

Semana de formación de gobierno. Vaivén de nombres y criterios. Representación de territorios, géneros, corrientes ideológicas,…. Uno de los debates importantes que se produce también en estos casos, y que también ha sobrevolado los acontecimientos de estos días, ha sido el de si los nombramientos debían recaer en personas con conocimientos y experiencia profesional en los ámbitos en los que van a trabajar. En resumen, ministros políticos o ministros técnicos. Un debate concreto que ilustra un dilema social más amplio: ¿qué papel queremos reservar a l@s expert@s, sus conocimientos y sus criterios en nuestro proceso de toma de decisiones? Este es uno de los temas que abordamos en nuestro libro ¿Por qué la gente odia la política? y sobre el que podemos destacar tres grandes conclusiones.

L@s expert@s, nos ponen. La primera reacción cuando preguntamos a la gente por el papel que deberían jugar l@s expert@s en las decisiones políticas es siempre positiva. Por ejemplo, si ponemos por delante dos frases como dar mucho protagonismo a “expertos independientes y no a los políticos o la gente”, frente a “dejar que los gobernantes tomen las decisiones”, la primera siempre recoge un nivel de apoyo mayor. L@s expert@s tienen un atractivo singular porque mucha gente percibe que tienen justo aquello que les reclaman a l@s polític@s: preparación  técnica y capacidad de guiarse por criterios objetivos antes que por lealtades partidistas. Y aunque parte de este atractivo se da en muchos otros países, este es muy especialmente destacado en el caso español, con niveles de apoyo a esa idea muy por encima de los que encontramos en otros países (como se muestra, por ejemplo, aquí)

Seguir leyendo »

No está bonito

Todos hemos visto esas imágenes de tortugas atrapadas entre los aros de plástico que mantienen unidas las latas de cerveza en nuestro frigorífico. Y también esas otras en las que grandes bloques de hielo se deshacen como azucarillos en las aguas de los polos, cada vez más cálidas. Por eso, si una periodista o un encuestador nos pregunta con qué frecuencia reciclamos, es muy probable que respondamos que lo hacemos siempre y con todos los tipos de residuos aunque no sea del todo cierto. Porque a estas alturas pasar del medio ambiente no está bonito.

Tener muchas parejas es algo que está más o menos bonito según seas hombre o mujer. Por eso en las encuestas de hábitos sexuales las mujeres tienden a declarar un número menor de parejas de las que realmente tuvieron. Todo lo contrario de lo que hacen los hombres, que parece ser que en esto hacen como en el parchís: que se comen una y cuentan veinte.

Seguir leyendo »

Cuando la abstención entra en la cocina

Una de las principales razones por las que las encuestas tienen dificultades a la hora de pronosticar resultados electorales pasa por saber quién va a ir a votar. Por supuesto, las encuestas suelen preguntar también por ello, pero nuestras respuestas a esa pregunta son tan ciertas como las que daríamos a la pregunta de si el domingo iremos a comer a casa de mamá, si el jueves iremos a clase de yoga o si vamos a ver el partido de cuartos de final de España en la Eurocopa.

Es decir, algunos no se van a perder seguro esas actividades porque son su prioridad absoluta y no faltan nunca a la cita; otras no tienen ninguna duda de que no les interesan y que por tanto no irán, pero hay mucha gente que tiene cierto interés por ellas pero terminará decidiendo si va o no va un rato antes, en función de planes alternativos, menús, cuñados asistentes y cansancios o resacas.

Seguir leyendo »

¿En qué se parece un proceso participativo y una carta a los Reyes Magos?

La participación ciudadana está de moda. En los últimos años, realidades como el 15-M, las Mareas y otros movimientos ciudadanos han puesto el foco sobre los procesos de participación política. La llegada de algunas de esas candidaturas a los gobiernos municipales ha dado nueva visibilidad a los espacios de participación ciudadana que llevan desarrollando los ayuntamientos españoles desde hace algunas décadas.

Pero ¿sirven de algo todos estos procesos? Poco se ha hecho hasta ahora por analizar de manera sistemática su impacto real sobre el diseño de políticas públicas. ¿Qué ocurre con las propuestas que surgen de estos procesos? ¿Se llevan a la práctica? ¿Por qué unas propuestas se adoptan y otras no?

Seguir leyendo »

Reforma Constitucional: el cómo sí importa

El Partido Popular empieza a quedarse solo en su negativa a abrir el debate sobre la reforma constitucional. El debate reciente gira en torno a si es el momento apropiado, a si podrían alcanzarse los acuerdos necesarios o, sobre todo, a cuáles son los contenidos a renovar, incluyendo si deben hacerse reformas muy parciales o pensar un esqueleto constitucional muy diferente.

Por el contrario, casi nadie ha explicitado como imagina ese proceso. Quizás hay unos que imaginan a los Miguel Herrero, Solé Tura y compañía del 2014, negociando y pactando en secreto en algún Parador. Seguramente otros vislumbran un amplio debate social reproducido en miles de círculos por todo el país. Pero la discusión sobre cómo debería desarrollarse ese proceso apenas se ha puesto encima de la mesa. Y, seguramente, las dos fórmulas que acabamos de caricaturizar (la que tendrían en su cabeza los defensores del régimen del 78 y el defendido por los partidarios  de crear algo nuevo) sean igual de poco factibles en el contexto actual.

Seguir leyendo »

¿Por qué ilusiona Podemos? La promesa de empoderamiento como una de las claves

Se suele poner todo el énfasis en las causas negativas de la irrupción de Podemos: la crisis económica y social combinada con un creciente malestar con la clase política tradicional. Sin embargo, esta nueva formación está generando una ilusión que probablemente incluye también una dimensión más propositiva. Aquí defendemos que uno de los pilares de su éxito consiste en su apoyo a una democracia más participativa, que entronca directamente con la convocatoria por una “¡Democracia Real Ya!” que dio origen al movimiento 15M.

Un estudio del CIS realizado solo unos meses antes de que el 15M irrumpiera en las plazas indagaba en las preferencias ciudadanas hacia la forma en que se toman las decisiones políticas. El gráfico 1 muestra que prácticamente toda la ciudadanía considera que los políticos “toman todas las decisiones”. En contraste, el deseo mayoritario es que las decisiones tomadas directamente por la ciudadanía y por los políticos deberían convivir. Es decir, la ciudadanía percibe un déficit participativo, un desfase importante entre cómo se considera que funciona la realidad política y lo que se desea.

Seguir leyendo »

¿Pueden las encuestas predecir el futuro? Elecciones europeas 2014

Las encuestas son una de las herramientas que los científicos sociales usamos para describir la realidad.

A veces, una encuesta bien diseñada nos permite no solo describir sino también comprender algún fenómeno social novedoso. Por ejemplo, el IESA hizo una encuesta postelectoral tras las municipales de 2011 que permitió entender la pequeña revolución electoral que se produjo en Córdoba, con la emergencia de una candidatura populista como segunda fuerza política y el hundimiento de IU. En una línea parecida, las encuestas postelectorales del CIS permiten alimentar esta interesante colección de libros que nos ayuda a entender mejor las dinámicas que operan a la hora de orientar el voto en las principales elecciones españolas.

Seguir leyendo »