eldiario.es

9

María Jesús Ortiz

 

Periodista, especialista en comunicación y género. Desde 1999, gestiona el Observatorio de la Imagen de las Mujeres, del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades. Otros artículos: "Rigor y compromiso: los medios ante la violencia de género" (Revista Temas para el Debate, 2012); "Dieciocho años del Observatorio de la Imagen de las Mujeres" (Revista del Seminario Interdisciplinar de Estudios de las Mujeres, Universidad de León, 2012); "Las chicas de Ryanair: La cosificación de las mujeres a juicio" (Revista Pikara Magazine, 2014).

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 14

Alimento para 'Manadas'

A ‘C’ la violaron repetidas veces (yo sí te creo, hermana), entre cinco tíos, en un estrecho habitáculo de un portal de Pamplona, en julio de 2016, durante los Sanfermines. En lo que va de 2018, una joven de Molins de Rei (Barcelona) denuncia haber sido raptada al salir de una discoteca, introducida en un vehículo, violada por seis varones y abandonada en el aparcamiento de una estación de tren de Sant Boi de Llobregat; tres futbolistas británicos, de vacaciones en Ibiza, son acusados por otra chica de diecinueve años de haberla sujetado, violado y grabado tras conocerse en una discoteca; dos varones menores de edad son también denunciados, uno por violar a otra menor y el otro por no prestar ayuda a la agredida, en las fiestas de Sant Joan de Palamós, Girona; siete adolescentes acorralan a dos chicas, igualmente menores, y dos de ellos consuman la violación, ocurre durante la noche de San Juan, en el Puerto de Mazarrón, Murcia. Todos estos casos, y desgraciadamente bastantes más, están recogidos en el informe sobre Agresiones sexuales múltiples en España desde 2016, elaborado por el equipo de Feminicidio.net y publicado en Geoviolencia sexual.com.

Otro de los casos incluidos en el informe, y que ha tenido amplia repercusión en los medios, es el de los cinco chicos que drogaron, violaron y también grabaron durante la violación, a una menor de edad en una zona turística de Las Palmas de Gran Canaria el pasado mes de junio. Este grupo, a modo de apología de la violación, se ha autodenominado “la nueva manada”, por el protagonismo mediático que se está otorgando a los agresores de la manada original -horda o jauría más que manada-, y por la emulación del modus operandi de esta (drogar y grabar, con el ánimo de alardear o compartir la ‘hazaña’). O porque violar mujeres se esté convirtiendo en un fin de fiesta apto para grupos de machos. Voces como la de la profesora americana de la Alliant International University de San Diego, Karen Franklin, alertan de que la mayoría de las violaciones en grupo se producen en un contexto de fiestas, actividades de ocio o eventos deportivos. Que los momentos y lugares de fiestas son una situación de grave riesgo lo demuestra también el hecho de que en muchos ayuntamientos se están promoviendo los denominados puntos violeta, para prevenir las agresiones sexuales y, en su caso, apoyar y auxiliar a las víctimas.

Seguir leyendo »

La calefacción no es cosa de hombres

En escena aparecen dos hombres sentados en el salón de una casa. Uno da argumentos al otro sobre las ventajas de contratar un sistema de calefacción con gas natural. Se trata de un anuncio de publicidad. Para hacerlo más simpático, el dueño de la casa es representado con un carácter algo cazurro y simplón, difícil de convencer. Pero ante la insistencia y la contundencia de las ventajas expuestas, acaba asumiendo lo evidente. Eso sí, no antes de haberse convertido, poco a poco, en un muñeco de nieve a causa del frío de su hogar.

Hasta aquí otro anuncio más, una historieta para hacer más entretenida y sugerente la venta de un producto. Solo que en el anuncio aparecen más elementos: la esposa y un hijo pequeño, colocados en un segundo plano, al margen de la conversación, y por tanto, de la decisión. Sometidos a los rigores del frío hasta que el patriarca es convencido por los razonamientos del amigo inteligente. Es decir, la mujer es un cero a la izquierda a la hora de determinar las condiciones de vida en su hogar, las que son complejas como un sistema de calefacción, por supuesto. Las de la limpieza y el cuidado de la criatura, no. O sea, otro anuncio sexista más.

Seguir leyendo »