eldiario.es

9

Marta Ferrero

Estudié Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra y me he especializado después en Periodismo Digital y comunicación en Redes Sociales. Mi vida profesional está ligada a la radio, a Onda Regional de Murcia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 17

“Los niños se aburren tremendamente siguiendo un libro de texto”

La Puebla es una pequeña diputación de Cartagena donde hay un Colegio Público también pequeño, con una línea por cada curso. Se llama Santa María del Buen Aire y allí es tutora del primer tramo de Primaria desde hace tres años Marina Tristán, que es especialista en Música. En su especialidad, durante los ocho años que dio clase, no empleaba libros de texto y trabajaba por tareas, así que cuando llegó a la tutoría de primero de Primaria pensó que para sus alumnos sería mejor que continuara haciéndolo así. Trabaja por proyectos y le hemos pedido que nos cuente cómo lo hace.

¿Por qué decidiste trabajar por proyectos?

Seguir leyendo »

"El niño debe ser el centro de todo"

Salomé Recio lleva 28 años trabajando como maestra de infantil. Eso significa que cada tres cursos ve entrar por la puerta de su aula a un grupo nuevo de niños de 3 años que por primera vez tendrán que someterse a la rutina de un horario y a un espacio tan intimidante como un colegio, lleno de niños mayores, timbres para el recreo, pasillos largos y un montón de normas. A veces se nos olvida lo difícil y extraña que debe de ser una escuela para alguien que viene de estar toda la mañana jugando y rodeado de personas conocidas.

El Colegio Cierva Peñafiel de Murcia está enclavado en pleno centro y es un edificio que hace poco cumplió 100 años. Sin embargo, la clase de Salomé tiene dos pizarras digitales (la que le corresponde a su clase y la que ganó en un concurso de Telefónica), ordenador, tableta, letras, números y dinosaurios que caminan por el suelo. Salomé es también pedagoga y está terminando su tesis sobre cómo se usan las TIC en la región.

Seguir leyendo »

Gracias, Adriano

Desde que empezaron en serio las excavaciones en el yacimiento de Los Torrejones, en Yecla, allá por los años 80, los arqueólogos pensaron que se trataba de un asentamiento residencial de la época romana: una villa rústica. Pero en noviembre del año pasado apareciste tú, Adriano, y lo cambiaste todo.

Ahora ya no hay que imaginar a una familia rural romana, sino a unos señores patricios, quizá hasta familia del propio emperador, que era de origen hispano, o al menos lo suficientemente trepas o pelotas como para gastarse un dineral en hacer traer de Roma -o incluso de Grecia- un busto muy bien hecho de mármol blanco que debió costar una fortuna. La otra posibilidad es que la escultura del emperador se encargara para adornar un edificio público, pero esta teoría me gusta menos.

Seguir leyendo »

Éste es año de procesionarias

Siempre me ha llamado la atención la oruga procesionaria, un gusano cubierto de pelos y que se desplaza con la boca pegada al culo de la oruga que le toca delante. Dicen que no es una plaga demasiado dañina para los pinos donde habitan, pero hay que tener cuidado con ellas porque solo acercarse un poco a sus pelos, provoca unos picores terribles. Suelen salir a finales de marzo y comen y devoran como locas hasta que vuelven a construir sus capullos apaciblemente en las ramas. No sé cuál será la explicación científica, pero hay años en los que apenas vemos a las procesionarias y otros, en los que parecen estar en todas partes.  Conduciendo por carreteras rodeadas de pinos, me di cuenta de que éste va a ser año de procesionarias, de oruguitas medio ciegas que lo único que tienen a la vista es el culo de su compañera, excepto la oruga líder, que imagino que es quien todo lo ve. Si intentas partir la procesión, hay unos minutos en los que parece que se han dividido, que ha salido una segunda oruga líder y va a buscar un camino por su cuenta. Pero no, enseguida forman de nuevo el desfile silencioso siguiendo a la oruguita que todo lo ve. 

Seguir leyendo »

Los terribles pasillos de color rosa

¿Qué haces cuando quieres ser una madre responsable y elegir juguetes que fomenten la igualdad entre los sexos, eduquen y además, gusten a tus hijos? ¿Qué puedes hacer cuando quieres todo eso y llegas a los grandes almacenes y te abruman los pasillos de color rosa?

Este año ha vuelto a pasarme, he vuelto a sumergirme en uno de esos terribles pasillos de color rosa de los centros comerciales. Desde el suelo hasta el techo lleno de bebés llorones (y meones), muñecas, cocinas, vestidos, cunas, libros, videojuegos, construcciones, puzzles, balones... todo de color de rosa. Y son rosas las páginas de los catálogos de juguetes dedicadas a las niñas, las cajas de cartón y el papel de regalo... todo lo que una niña puede soñar (o meter en sus pesadillas) todo es color rosa. Como si nada tuviera sentido en el mundo de una niña si no es de ese color.

Seguir leyendo »

El chico que no tenía ébola

Esta semana hemos vivido en Murcia un posible caso de ébola. Se trata de un joven de Mali, un país en el que no hay brote (tan sólo un caso aislado de una niña), pero él se presentó ante el SUAP de Jumilla con fiebre y vómitos y decidieron activar el protocolo, por si acaso. “En estas cosas más vale pasarse de prevención”, explicaba la consejera de Sanidad. En Jumilla aislaron al paciente con los medios disponibles y esperaron a la ambulancia preparada con una cápsula especial. Lo llevaron a Hospital General Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia, que es el centro de referencia, y lo ingresaron en una habitación también aislada desalojando la planta séptima. Se ha seguido el protocolo al pie de la letra, "desde los sanitarios de Jumilla hasta las enfermeras que se han encargado de cuidarle, y nos han hecho sentirnos seguros en todo momento", según el coordinador en Murcia, el doctor Herrero.

Al final sólo tenía malaria, lo que aquí se ha llamado siempre paludismo, una enfermedad que era endémica en la Región hasta hace cuatro días. Pero le decimos malaria y nos suena a algo que padecen sólo los africanos y que no nos preocupa porque no es contagioso. Puede ser mortal, pero únicamente si eres un pobre niñoafricano y desnutrido, no para los europeos que estamos fuertes y tenemos tratamientos. Mientras espero en la Arrixaca a que me atienda el doctor Herrero veo entrar a un paciente con mascarilla, no sé si para protegerse del ébola o porque falta poco para Halloween.

Seguir leyendo »

Cuidado, mi madre tiene un grupo de WhatsApp

Aunque a nuestros hijos les resulte inconcebible, hubo un tiempo en el que no existía whatsapp, ni teléfonos móviles, ni internet, ni siquiera televisión en colores (como insisten mis hermanos en recordarme). En esa infancia desconectada, los niños íbamos al cole y ese era nuestro mundo, completamente separado del de nuestros padres.  Sólo se unían en contadas ocasiones: cumpleaños, fiestas de Navidad o fin de curso o, si tenías mala suerte, cuando el colegio llamaba a tus padres para hablar con la profesora o (y eso sí que era terrible) con el director.

Tus padres no se enteraban si te tirabas de los pelos con una compañera, a no ser que tú se lo contaras. Y el conflicto tenía que resolverse pasando por el colegio porque lo normal era que tus padres y los de la otra niña no se conocieran. Pero ahora, todos están en un grupo de whatsapp.  Los grupos han alterado totalmente el funcionamiento de los centros educativos y no sé si los profesores son realmente conscientes de eso.

Seguir leyendo »

Nunca hables con extraños, no te fíes del lobo

Me fascinan los cuentos tradicionales, lo que reflejan de la sociedad de cada momento y aquello que los convierte en clásicos porque siempre está vigente.  Cuando cuento historias como las de Blancanieves o Caperucita Roja, me gusta que los niños se den cuenta de que fueron "pavas" porque no hicieron caso de los consejos de los que se preocupaban por ellas. Blancanieves abre la puerta a la bruja, aunque los enanitos le han pedido que no lo haga y Caperucita habla con el lobo y ¡le hace caso! a pesar de la advertencia de su madre.

Hace unos siglos a los niños había que explicarles los peligros del bosque: animales salvajes, hombres desconocidos, que se perdieran...  Por desgracia la cosa no ha cambiado tanto y, sin embargo, las historias que les contamos no nos sirven para que aprendan esas lecciones. Una madre de la Edad Media asustaba a su hija con el terrible lobo y una madre del siglo XXI apaga el informativo cuando hablan de pederastas porque son cosas "difíciles para explicarle a un crío" y le pone Dora Exploradora, que recorre el bosque en misiones absurdas sin que nunca le ocurra nada grave.

Seguir leyendo »