eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Marta Romero

Marta Romero es politóloga. Su trayectoria profesional está ligada al ámbito de la investigación social, el análisis político y la consultoría estratégica. Ha trabajado como investigadora en el CSIC y como analista política en Presidencia del Gobierno. Actualmente colabora con varias fundaciones de investigación.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 821

Y entonces llegó el coronavirus

En estos tiempos en los que todo cambia de forma brusca y repentina, detengámonos un momento. Volvamos la vista atrás. 2019 está a punto de terminar. Junto a los balances de fin año, proliferan, en los medios de comunicación, las crónicas prospectivas. Como siempre hacemos en esas fechas, queríamos prepararnos para el año siguiente. ¿Qué cabía esperar en 2020? En el orden económico, "casi nadie otea una recesión en el horizonte; más bien al contrario", pues "los expertos auguran una aceleración del crecimiento, liderada por Europa y los emergentes, si la tensión comercial (entre China y Estados Unidos) disminuye". En el ámbito político, los analistas apuntaban, entre los temas que marcarían la agenda política global, la revolución digital y la emergencia climática. Y, en el ámbito social, se vislumbraba la continuidad de las protestas globales en un contexto caracterizado por la desorientación, la desigualdad y la desincronización.

Ya con el nuevo año comenzado, a finales de enero, los líderes políticos, económicos y sociales de los diferentes países y regiones del mundo se reunían en Davos para debatir sobre los retos que afrontaba la humanidad. Reinventar el capitalismo, para hacerlo social y medioambientalmente sostenible, era la principal conclusión de la edición del Foro Económico Mundial 2020. Una edición que se saldaba también con la previsión de un crecimiento económico mundial más positivo, de lo que había sido el año anterior.

Seguir leyendo »

El dilema de Casado: ¿halcones o palomas?

Los primeros días del nuevo gobierno de coalición entre socialistas y morados han comenzado, paradójicamente, con una buena parte del foco mediático puesto en la oposición. Y, más concretamente, en las filas populares.

Recién constituido el Gobierno, la dirección nacional del PP mostraba su enérgico rechazo a negociar, como primer partido de la oposición, la renovación del poder judicial, aunque ahora este rechazo ha sido matizado (condicionado al cumplimiento o no de una serie de requisitos por parte del Gobierno). Poco después, llegaría la decisión de no secundar las protestas sociales convocadas por Vox para dar la "bienvenida" al nuevo ejecutivo, poniendo de manifiesto su frontal rechazo a éste. Los dirigentes populares lanzaban así el mensaje de que, a diferencia de la formación liderada por Santiago Abascal, el PP iba a optar por hacer "oposición en las instituciones y no en la calle".

Seguir leyendo »

Hacia el 10N: ¿cómo se canalizará el malestar político?

Poco después de apretar el botón electoral, los partidos políticos han podido testar o, más bien, certificar el (sulfurado) estado de ánimo preelectoral. Una encuesta realizada, entre el 18 y 20 de septiembre, por la empresa demoscópica 40dB, "cuantificaba" de qué forma recibían los ciudadanos la convocatoria de nuevas elecciones. Un contundente 51,5% utilizaba el calificativo de "muy mal" y otro 17% optaba por la respuesta "mal" a la pregunta de cómo valoran la repetición electoral. Más del 50% de los ciudadanos admitía tener una peor opinión sobre el modo en que funciona la democracia, como consecuencia de lo que (no) ha sucedido en los últimos meses.

Ni siquiera la apelación de Pedro Sánchez a la necesidad de que la sociedad exprese su voluntad de forma más clara, ha resultado una razón de peso para sus propios votantes. Junto al electorado de Unidas Podemos, los electores socialistas eran los que de forma más crítica valoraban el anuncio de un nuevo llamamiento a las urnas.

Seguir leyendo »

Ante el horizonte de la repetición electoral

Los esfuerzos negociadores han resultado infructuosos, incluida una oferta de última hora para lograr un acuerdo de gobierno. El rey Felipe VI anuncia que no va a volver a proponer a ningún candidato para someterse a la sesión de investidura. El plazo constitucional para que un candidato a la presidencia del gobierno logre la confianza del Congreso expira. El bloqueo político supone la constatación de la incapacidad de los partidos para lograr acuerdos. Una incapacidad que conduce a una nueva convocatoria electoral para que sean los ciudadanos los que resuelvan, nuevamente con su voto en una especie de forzada segunda vuelta, lo que la clase política ha sido incapaz de gestionar: los resultados de unos comicios. ¿Les suena…?  Ésta fue la secuencia a la que, como sufridos electores, asistimos hace tres años. Y que podría reproducirse, con algunas variaciones, muy pronto.

Después de un verano político que ha terminado de la misma forma que empezaba, esto es, con la escenificación de los desencuentros entre el PSOE y Unidas Podemos para formar gobierno, la percepción predominante es que, salvo un acuerdo in extremis entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el país se verá abocado a unas nuevas elecciones generales el próximo 10 de noviembre.

Seguir leyendo »

Ciudadanos y su crisis

Primero, fueron los desencuentros y posterior ruptura de la dirección de Ciudadanos con Manuel Valls, por las divergentes posiciones mantenidas sobre la política de alianzas. Luego, los reproches del entorno de Emmanuel Macron, por la alargada sombra de la ultraderecha española en los pactos de gobierno alcanzados, a nivel local y autonómico, por Ciudadanos con el PP. Después, Albert Rivera se enfrentaba, por su acercamiento a Vox y su rechazo a facilitar la investidura de Sánchez, a los duros mensajes lanzados por algunos de los que son considerados fundadores de Ciudadanos (aquí y aquí). Mensajes que se unían a los que ya había lanzado previamente el sector empresarial, partidario de un pacto PSOE-Ciudadanos. Y, finalmente, llegaban las dimisiones de destacados miembros del partido, como Toni Roldán, que justificaban su adiós por el desacuerdo con el giro a la derecha dado por esta formación. Inevitable que, con el episodio de deserciones y después de tres semanas de notorias y públicas desavenencias, acabara imponiéndose la percepción de crisis interna en Ciudadanos. Una crisis que, por el momento, se ha saldado con la victoria de los "riveristas", frente a los críticos. Y sobre la que cabe plantear algunas preguntas:

1) ¿Por qué ha estallado una crisis en un partido en expansión electoral? Lo habitual es que los partidos afronten crisis internas cuando pierden apoyo electoral. Y, aparentemente, la formación naranja se halla en un ciclo electoral positivo, pues en las pasadas elecciones generales sumó 25 nuevos escaños y en las elecciones europeas, autonómicas y locales ha visto también acrecentada su base de apoyos y poder. Pero, precisamente, es en los resultados electorales, y más, en concreto, en la frustración de expectativas, donde debemos buscar el origen de esta crisis.

Seguir leyendo »

28A: ganadores, medias victorias y batacazos

Los nacionalpopulistas han invadido Europa. Incapaces de recoger el voto de los descontentos con la automatización y la globalización, la izquierda tradicional se ha derrumbado en todo el continente. Pero, en las esquinas, tanto en la península escandinava como, sobre todo, en la península ibérica, así como en la ínsula británica, los viejos partidos socialdemócratas, resisten el avance de los populistas de extrema derecha, como versiones modernas de Astérix y Obélix. En los últimos meses, el SAP en Suecia y SDP en Finlandia se han consolidado en el poder; y, en los próximos meses, se pueden consolidar el PS en Portugal y el PSOE en España. Y, cuando haya elecciones en el Reino Unido, los laboristas podrían volver a Downing Street. ¿Por qué? ¿Cuál es la poción mágica de esta neo-socialdemocracia?

La crisis económica y las políticas de austeridad pueden explicar la victoria de los socialistas portugueses y españoles. Pero no es suficiente. Otros países del sur de Europa, como Italia o Grecia, han padecido una crisis tan o más notable y, sin embargo, sus partidos socialdemócratas fueron barridos hace tiempo. Mientras, ni en el Reino Unido ni en los países nórdicos han experimentado un severo apretón del cinturón, y, sin embargo, también parecen resistir, aunque desgastados, los socialdemócratas.

Seguir leyendo »

28A: ¿Qué harán los votantes de centro?

Elecciones anticipadas, tras una legislatura que comenzó de forma poco convencional, con la investidura de Mariano Rajoy facilitada por el PSOE.  Continuó de modo heterodoxo, con una inesperada y exitosa moción de censura de Pedro Sánchez. Y acabó de forma abrupta, con el "capítulo final" de los (no) Presupuestos Generales del Estado.

Récord de descontento ciudadano con la política y los políticos. Histórica fragmentación partidista, con la pugna de cinco candidaturas competitivas. Clima de extrema polarización ideológica e identitaria. Llamamiento a la concentración del voto, por parte de socialistas y populares, desde la apelación, entre sus respectivos electores potenciales, a evitar que el bloque de partidos antagónico sume la mayoría absoluta para gobernar. Una crispada campaña electoral, que llega al ecuador en plena Semana Santa. Pulso preelectoral reñido. Escenario postelectoral abierto. Y horizonte de gobernabilidad, incierto.

Seguir leyendo »

28A, movilización y jóvenes

Todas las elecciones son especiales. Pero cada una lo es a su manera. Las próximas elecciones generales parecen combinar, desde el punto de vista de la oferta electoral, tres "ingredientes" singulares. Primeramente, se presentan como unos comicios de elevada fragmentación política, con cinco candidaturas (PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y VOX) competitivas de ámbito nacional en liza. A lo que hay que sumar también el hecho de que, por primera vez en la democracia, una de esas candidaturas es de extrema derecha, y no sólo tiene posibilidades de conseguir representación en el Congreso, sino también de condicionar e incluso de formar parte del próximo gobierno que salga de las urnas.

En segundo lugar, pese a la fragmentación, existe una fuerte polarización política, tanto en el eje ideológico (izquierda-derecha), como identitario (nacionalismo español versus nacionalismo catalán), por lo que el elector más que elegir entre partidos, parece obligado a optar entre bloques (ya sea, y según quién lo plantee, entre progresistas-reaccionarios; dialogantes-intolerantes; moderados-exaltados; constitucionalistas-anticonstitucionalistas; españolistas-antiespañolistas). Por último, son unos comicios marcados por un nivel tan elevado de confrontación y crispación política, que el 28A parece tratarse de la primera vuelta de un "derbi" en el que dos bloques de partidos medirán sus fuerzas y ajustarán cuentas para volver a hacerlo, posteriormente, en una segunda vuelta, el 26 de mayo. Y no de una cita electoral en la que lo que está en juego, es el apoyo que consigan las formaciones políticas para llevar a cabo un programa de gobierno.

Seguir leyendo »

¿Es popular la propuesta de suprimir las autonomías?

La defensa de la unidad de España es uno de los principales y reiterativos ejes discursivos de Vox. Un eje que se materializa en su programa electoral 100 medidas para la España Viva, dentro de las 10 incluidas en el apartado “España, unidad y soberanía”.

El Estado Autonómico: un problema para Vox

Seguir leyendo »

Constitución y crisis de los 40

Es 6 de diciembre y se conmemora el aniversario de la Constitución española. “Han sido años muy positivos en todos los órdenes, aunque existen problemas graves atascados”. Es necesario reformar la Constitución para "desplegarla en todo su alcance" y "adaptarla y ponerla al día".  Estas frases pueden resultarnos, hoy en 2018, familiares. Pero fueron pronunciadas por un entonces candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, en diciembre de 2003, en el marco de un acto celebrado para conmemorar el vigésimo quinto aniversario de la Constitución.

Entonces, Zapatero propuso realizar una reforma constitucional para introducir cuatro cambios concretos: establecer la igualdad de hombres y mujeres para acceder al Trono, reformar el Senado para que fuera verdaderamente una Cámara territorial, incluir la denominación de las Comunidades Autónomas y hacer una mención a la Unión Europea. Hasta el momento, ninguna de estas modificaciones se ha llevado a cabo.

Seguir leyendo »